La canción de los buenos borrachos


Manuel Ibiza-. Emborracharse


Beber.
Una copa. 
La última.
La única. 
Una más. 
Y nos vamos.

Los alcohólicos nos graduamos
en la graduación del alcohol
en la Universidad de la Mentira
que son los bares.
En la Residencia, en la practica
confusa
de ir perdiendo
poco a poco
mucho a mucho,
al compás de la blasfemia
la familia.

Siempre estamos por dejar.
Siempre dejamos de dejar.

Una copa.
La última.
La única.
Descreerse.
Caerse.
Despreciarse.
Reírse, tristemente.
Llorar, tristemente.
Ganar problemas.
Perder soluciones.
Inventar métodos.
Para dejar.
Reinventar métodos.
Para dejar de dejar.

Una copa.
La última.
Beber.
Beber y beber.
Mientras el mundo se hunde.
Mientras la última bomba atómica
es relatada por youtubers.
Mientras la única verdad
está mal explicada por youtubers.

Sabiendo,
mientras el perro se acurruca en la esquina
asustado de mí,
harto de mí,
cansado, como yo, de mí
sabiendo,
que nuestra única última copa será
antes de acostarnos a dormir
para siempre
en una caja de madera.

Nos velarán con la mano levantada
y una copa olvidada en la esquina del ataúd
nuestra última mesita de luz
donde nos quedaremos dormidos
para siempre.