¿Dejarán de existir las villas en Entre Ríos?


Joakito.- Desde el gobierno nacional junto a organizaciones sociales se creó a partir del 2016 un Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana. Ese año, según la ONG TECHO existían 1.834 asentamientos en la Argentina, actualmente, de acuerdo al relevamiento realizado existen 4228 barrios precarios.
La intención del relevamiento es avanzar sobre una ley que permita expropiar esas tierras y dárselas definitivamente a las familias para que puedan hacer a futuro contratos de agua, luz, y cuenten con los servicios mínimos indispensables.

En Entre Ríos, los barrios populares -comúnmente denominados villas- han venido in crescendo en los últimos años. En Paraná, la capital de la provincia, Los Arenales, Bajada Grande, Croacia Sur, Villa Almendral, El Túnel, Puerto Viejo, Maccarone, San Martín, Cantera Yatay, Humito, Villa María, La Floresta, Cantera San Cayetano, Giachino, Gaucho Rivero, Anacleto Medina Sur, Itatí, Hijos de María, son algunas de las barriadas populares que en un principio supieron ser villas, es decir, asentamientos de familias sobre terrenos ocupados -ya sean privados o fiscales- con una densa proliferación de casas construidas precariamente y sin acceso a los servicios básicos como las cloacas o incluso a veces el agua potable.
Si bien ahora estos lugares ya han sido urbanizados, el crecimiento desmedido y sin planificación de la mayoría de las ciudades entrerrianas ha llevado a que se constituyan nuevas villas. Así entonces, siguiendo con el ejemplo de Paraná, nos encontramos con El Perejil (cerca de Las Piedras donde antes existían huertas y campos explotados) Itatí, Villa Hernandarias al final, y El Radar en cercanías del Aeropuerto de la capital provincial.
Tal fue el crecimiento de estos asentamiento que, incluso, casi con la misma lógica con la que culparon a los peruanos de la pobreza y el desempleo en Concordia, desde algunos sectores de poder hablaban que existía un plan sistemático de "exportar" habitantes de las villas porteñas a la provincia. Aunque no lo crean hace unos años hubo un intendente de una localidad norteña a la vera del río Paraná que culpo de la inseguridad y del crecimiento de la única villa que había a su ciudad a esa supuesta "invasión porteña".

Teorizando un poco, la antropóloga Vanina Lekerman sostiene que las villas de emergencia en la Argentina "se constituyeron a través de un proceso paulatino de ocupación del suelo urbano de diferentes grupos familiares y no como toma de tierras por medio de acciones colectivas, como en otros países latinoamericanos". En su tesis de investigación "Procesos informales de ocupación de tierras en la Ciudad de Buenos Aires. Los excluidos del sueño" la autora señala que "estos terrenos ocupados se caracterizaban (y aún se caracterizan) por un deficitario equipamiento y eran de propiedad fiscal o privada, por lo que estos pobladores fueron asignados bajo la categoría jurídica de intrusos".
Entonces a partir de esa teorización es, en un principio, bastante loable, el impulso a  una ley desde el gobierno nacional, que logre expropiar los terrenos donde están asentados estos barrios para que sean declarados de utilidad pública y puedan cederles los títulos de propiedad a las familias que allí habitan.  Si se avanza en este proyecto, además de solucionar la cuestión de higiene ambiental de las familias, se estaría avanzando en la prevención de las adicciones y sobre todo en la pelea contra el narcotráfico, ya que las "villas" además de tener una función residencial -la villa genera un sentido de pertenencia y construcción de hogar- también funcionan -lamentablemente- como un espacio productivo para quienes se dedican al negocio de las drogas.

¿Qué pasa en Entre Ríos? 

Supongamos por un momento, que la ley es tratada y aprobada, que le dan la tenencia definitiva a los habitantes de "los barrios populares" para que ya no tengan mas preocupaciones, se hace difícil en nuestra provincia, que los nuevos asentamientos (como los nombrados) dejen de ser villas. ¿O acaso han visto alguna vez algún gobierno que se preocupe SISTEMÁTICAMENTE (no ocasionalmente) por instalar cloacas o centros de atención primaria de la salud? ¿Construirá el gobierno establecimientos escolares cercanos para que los menores de estos barrios puedan tener un futuro con mas desarrollo? ¿Dejaran los empleados de desarrollo social, ANSES y demás  sus oficinas del centro y se mudaran no se, al Barrio Itatí, o a Ciudad Oculta detrás de la Escuela Hogar?
Parece poco probable.
La pobreza es un negocio para los que dicen combatirla.