Ánimo que aunque hayamos envejecido, siempre el dolor parece recién nacido



Manuel Ibiza-. Felíz día, capitalista
Tenemos miedo.
Al despido.
A la represión.
A la soledad.
A la pobreza.
Al ninguneo cruel.
A la intemperie.
A la vejez.
Al gobierno.
Tenemos miedo.

Somos trabajadores de la palabra.

Mientras la muerte nos sonríe.
Mientras construimos edificios.
Mientras vendemos porquerías.
Mientras limpiamos pisos
Mientras diseñamos monumentos.

Somos trabajadores de la palabra.
Más de la palabra que del trabajo.

Hemos visto, en nuestro oficio
de trabajador de la palabra
que los mejores se suicidan
mueren pobres, acabamos, olvidados.

Que no le importamos a nadie.

Mientras la vida sigue.
Y los trabajadores de corbata
y los trabajadores de casco amarillo
y los trabajadores de overol naranja
y los trabajadores de mono marrón
y los trabajadores de cofia
y los trabajadores sin sotana
y los trabajadores sin trabajo,
mientras todos los trabajadores duermen
nosotros salimos a comer pedazos de árboles caídos
estrellas, relámpagos, sombras.
Somos lo siniestro.
Somos el misterio.

Y somos la rueda infeliz que le da cuerda
al pájaro que hace mover el mundo