Ajuste Universitario ¿Que puede pasar en la UNER?

Joakito.- Desde la Secretaria de Políticas Universitarias de la Nación se anunció en el conclave del Consejo Interuniversitario Nacional (instancia que nuclea a todos los rectores de las universidades públicas argentinas) un recorte en el presupuesto para las mismas de 3 mil millones de pesos, así como también el congelamiento en el dinero destinado a obras e infraestructura. ¿Como podría afectar a la UNER?
Este año es particular para la Universidad Nacional de Entre Ríos ya que se llevaran adelante las elecciones de nuevas autoridades, en ese marco, el recorte anunciado desde la nación para las universidades podrá afectar las obras que ya fueron anunciadas como así también, el desarrollo de nuevas actividades ya sean de extensión o de investigación -dejamos afuera las de docencia, ya que el financiamiento de las mismas se realiza de acuerdo a convenio y paritarias.

En principio una de las obras que se seguramente será afectada va a ser la ampliación del nuevo edificio de la Facultad de Bromatología, destinado para la construcción de un comedor universitario.  El financiamiento de estas obras se viene realizando con fondos asignados por el Programa Nacional de Infraestructura Universitaria, programa congelado para este 2018 según los anuncios, a espera de nuevas negociaciones. Quedará por verse también como continúan las obras para el edificio definitivo de la carrera de Kinesiología que se dicta en la ciudad de Villaguay: solo se ha avanzado en la construcción de un par de aulas -en el mismo predio donde va a funcionar el Consejo Superior.
Otra de las áreas que podrían verse afectadas es la de extensión. Este año la UNER realizó el llamado para que las facultades presenten Proyectos de Desarrollo Tecnológico-Social, que tienen un financiamiento de hasta 80 mil pesos. Habría que ver luego de este anuncio de la Secretaría de Políticas Universitarias, si la UNER cuenta con fondos propios para hacer frente a esta nueva convocatoria.

Mas allá de cada programa en particular hay que tomar en cuenta que casi el 90 por ciento del presupuesto de las universidades es salario, el ajuste va a repercutir fuertemente en los gastos de funcionamiento, en las becas estudiantiles, y en los programas especiales.