Netflix, Disneylandia de bobos



Lucas Carrasco-. Si el periodismo no es audacia, es un libro de actas.
La pregunta normal y normativa es quién es el audaz, no quién elige al secretario de actas.



Esculapio, el gordo boludo que además atajaba penales, fue traducida por Netflix como "L@ Personx con sobrepeso que logró superarse frente a sus dificultades" y fue un éxito mundial, demostrando que República Dominicana es sin lugar a dudas -o con todos los lugares restantes dudándolo: el axioma filosófico es igual de correcto y, oh, ¡quiere decir exactamente lo mismo!- se reafirma con esta ópera prima (reafirma/prima) como el nuevo centro internacional de series. El toque caribeño que le aporta, similar pero en temperatura inversa aunque igualmente grasa que la basura noir de Petrolandia (Suecia, Dinamarca, Bélgica, esos lugares donde hablan de ecología y se sorprenden de que aún exista la esclavitud y la trata allá en la ex Unión Soviética-sin ellos como accionistas/éticamente/con/ciertos/reparos) es el resultado del notable auge de la literatura de excelencia que existe en República Dominicana y todo el caribe. O por ahí. Lo que se dio en llamar el boom cocacoleroligth.
El thriller combina alto contenido erótico -judicializado para quienes se atrevan a no contentarse con pajearse frente a los noticieros y la prensa independiente- con escenas de violencia para los sádicos, toques políticos para los brutos con culpa porque no leen libros; y un suspenso estremecedor, que si bien hace obvio todo el insoportable estiramiento de la telenovela de cuarta, da material para que la gente sin vida propia se coma la temporada, de apenas 188 capítulos, sin parar. Solo comparable con el vino con aroma a robles de puerto viejo combinado con frutos rojos del bosque en una reserva ecológica con huertos orgánicos y pajaritos haciendo pío pío... pío pío, porque los pajaritos, cachivaches salames si los hay, solo hacen pío pío... pío pío. ¿Qué quieren esos pájaros; un nuevo Papa en el Vaticano, escribirle los guiones a los Hermanos Cuestas, ir a una psicopedagoga escolar?



Esculapio, el gordo boludo que además atajaba penales es parte de una trilogía que su vez es parte de otra trilogía al cuadrado (lo cual hace un total de 3 x 3; 9; al cuadrado, da un total de 81 series con 188 temporadas cada una, de 56 minutos, aunque los finales de temporadas tienen unos minutos más: así, se acercan al millón de minutos mirando esa cosa). La serie tiene una precuela llamada La negra tetona que es detective y alienígena, traducida por Netflix como Míster Cualquiercosa y es un apasionante drama policial en un pasado apocalíptico del futuro que combina escenas familiares de un drama profundo que sin dudas será lo mejor de la temporada dejando una huella imborrable en las familias por su mensaje final, lleno de esperanzas a pesar de que es realista y no tiene esperanzas, pero los delirantes toques de humor no le quitan el dramatismo y la seriedad para que ud no sienta que está viendo telebasura. Dura apenas 13 millones de minutos. Y posibilitó que fuera un éxito comercial el superhéroe dominicano "Soy Walt Mart y cobro barato" de un prostituto típicamente caribeño, que tiene rasgos africanos, modales europeos y sadismo asiático, para componer un personaje inolvidable que mientras corta cabezas con un tramontina oxidado rebaja los precios, hace chistes en la OTAN y se casa con la chica de la escuela, que es a su vez gran deportista como él, que conserva sin sudar un gran despliegue para la acción más allá de que es alcohólico, toma merca y desayuna beicon. Pero cuando no está disfrazado de travesti de Lanús como Batman y Robin hace impresionantes deducciones forenses mientras se sienta a hacer yoga en una casa abandonada llena de espíritus y adolescentes que gritan AYYYYYYYYY AYYYYYYYYYY antes, durante y después de ver una calavera donde antes había unas velas encendidas y una biblia. Así que descubre al culpable y lo detiene junto al FBI en una fiesta alrededor de una pileta donde adolescentes de cuarenta y cuatro años gritan iuju iuju mientras alzan los brazos porque  iuju iuju se supone que eso viene a ser una fiesta y que aullar  iuju iuju con las manos levantadas alrededor de una pileta es  iuju iuju una fiesta. Ah.
Me parece que ya la vi.
Cuando tenía siete años.


Aviso a los lectores: una vez que supere las 10.000 visitas esta nota, Netflix se comunicará con Noticias Entre Ríos y ofrecerá un acuerdo comercial. El encargado de decidir soy yo y diré que sí, que pongan lo que quieran, bah, no, que sean razonables. Pedirán a cambio que aparezcan notas comentando sus bodrios y casuales "memes" donde usan sus bodrios para hacer supuestos chistes de supuesta actualidad. Por experiencias anteriores se que la paga es buena y por experiencias anteriores, sé que aceptaré. Bah.  Ay, ay....iuju iuju. 
No.

Acá no aceptamos publinotas.
Ya hemos durado ocho años sin haber hecho jamás una sola publinota, somos un récord para el periodismo entrerriano en toda su historia.
¿Voy a abandonar ese orgullo -que se estudiará una vez yo haya muerto y no pueda seguir jodiendo a nadie- en las universidades del país como un fenómeno único de periodismo en una provincia subdesarrollada contra un periodismo extorsivo, estatal, alcahuete y peleado con la buena escritura, por tres pesos, tres pesos de Netflix por los que se sacarían las tripas toda la mersa de los empleados públicos En Situación de Periodismo que pueblan toda la desinformación provincial, haciendo mierda el concepto mismo de periodismo? 

Sí, capaz que sí.
¿Por qué no lo haría?

                                      Yo soy corrupto. Lo que pasa es que tengo estilo.