La multitudinaria Fiesta del Mate


Pablo Mori.- Si uno preguntaba hace algunas semanas sobre las expectativas frente a la Fiesta Nacional del Mate, salvo por parte de los organizadores, no se veían grandes expectativas. Sin embargo la ciudad se hizo presente multitudinariamente en la única Fiesta Nacional que tiene Paraná.

Mas de 25 mil personas disfrutaron lo que fue la segunda noche de la vigésimo novena Fiesta Nacional del Mate. Emocionante era darse vuelta y ver miles de almas bailando con  Los Palmeras o con  Banda XXI, grupos populares y de público heterogéneo si los hay. Aunque la cartelera fue muy variada e incluyó figuras internacionales.



Es la primera vez desde que el Municipio se hace cargo de la fiesta, que se realiza de manera gratuita y con números musicales de calidad internacional. La gratuidad permitió que familias enteras se acerquen con sus reposeras a disfrutar del espectáculo. Esto es mas que loable porque mantiene el espíritu originario de la Fiesta, no es una fiesta comercial ya que nunca tuvo la intención de recaudar dinero, incluso cuando se cobraba la entrada los precios eran absolutamente populares.
Un dato de color de la noche del sábado es que los paranaenses pudieron disfrutar antes de Los Palmeras y de Banda XXI el show de Los Príncipes. El histórico grupo de cumbia paranaense tocó todos sus temas: los viejos y los nuevos.
La comodidad con la que se pudo disfrutar, ya sea con una reposera en las barrancas del Patito Siriri, en las tribunas tubulares que rodeaban la Plaza de Las Colectividades o sentados en las 1500 sillas que se dispuso desde la organización, para que todos la pasen bien, organizó la marea humana que se dio cita.

Durante la Fiesta uno tuvo la posibilidad de ver la diversidad del pueblo, de una comunidad en verdadera comunión conteniendo su heterogeneidad sin una identidad cerrada, donde afloran sentimientos patrióticos y sentirse  más argentinos, donde jóvenes y viejos, simultáneamente o por separados vitorean y aplauden el género popular que más los contiene (hubo tango, folclore, cumbia y rock) donde el rico y el pobre bailan codo a codo y donde todos somos iguales y ninguno es más ni menos que el otro.
Quienes se acercaron a la Fiesta no solo que estuvieron cómodos sino que también la presencia municipal hizo que uno se sienta seguro. Loable el trabajo de una docena de empleados de salud que se ubicaron a los dos costados de Rotonda del Puerto Nuevo con las ambulancias para prevenir cualquier eventualidad.

La seguridad ante un evento de esta magnitud, también es para destacar. No solo por que no se produjo ningún tipo de incidentes, sino también por el despliegue de los agentes de civil identificados con remeras del municipio de Paraná.
La cobertura de la Fiesta también tuvo su situación atípica: no solo fue transmitida en vivo por la Radio Municipal sino que mas de 200 medios acreditados -entre ellos la TV Pública Nacional que en la noche del sábado transmitió en directo. Este cronista se cruzó con varios periodistas deportivos que vinieron a cubrir el partido Patronato-River que optaron luego de disfrutar trabajando en los alrededores del escenario "Luis Pacha Rodriguez".

Para mantener la tradición de Noticias Entre Ríos de no conformarse con nada, debo decir que el aspecto negativo de la fiesta fueron los baños. que eran de muy difícil acceso (eran pocos para tanta gente) sobre todo para las personas mayores, a su vez estaban muy sucios y son cosas que hay que tener en cuenta para la próxima edición.

Lo ocurrido este fin de semana fue un hecho histórico, ya que la Fiesta Nacional del Mate fue vivida por todas y todos en un marco de paz y alegría como hacía mucho tiempo no se veía.
El pueblo de Paraná y sus alrededores, se lo merecía. Y merecía que la continuidad de la única Fiesta de carácter Nacional de la capital provincial se renueve, renueve su público y a la vez conserve su mejor tradición e historia popular. A mi juicio, eso se logró.