Llamado de emergencia

Joakito.- Lorena Leonhardt, es de Gualeguaychu. Su hermana falleció el año pasado sin que exista un diagnóstico certero que explique el proceso de deterioro de su cuerpo a lo largo de un mes de internación.

¿Ideologías en crisis?



José Luis Regalado-. Por el avance de la edad de sus portadores, el arraigo ideológico parece perderse.



La poca oferta de partidos tradicionales lleva a la juventud, con una practicidad acorde a los tiempos que transitamos, a no abonar a ideologías arraigadas por años en la sociedad. Sin referentes y guías creíbles, hoy esperan la visualización de proyectos concretos y ven en la capacidad de gestión un motivo para un posible encolumnamiento. No alcanza el carisma ni la antigüedad partidaria plagada de promesas y valores basados en ideologías aparentemente poco practicadas para hoy convencer a una gran parte de esta sociedad. La crisis de los estamentos políticos más antiguos, radicales, peronistas, de derecha, de izquierda y demás, los pone en alerta, algunos basan su estructura en el verticalismo  y liderazgos, y se pierden en la carencia de los mismos, ya que hoy la sociedad no es proclive a generar esta clase de personajes.

Hoy muchos están en crisis por no contener sus bases que buscan con desesperación un liderazgo como el de los últimos tiempos fue el de los Kichner, que los llevó por más de una década a comandar el país.
El radicalismo que parece no tener una buena convivencia coalicionista, también sufre esto. Su temor de perder identidad dentro de la coalición Cambiemos lo pone en una aparente crisis, y trata de poner en escena en sus distintos estamentos partidarios su base ideológica, como dudando de sus propias raíces y desconociendo aparentemente,  los cambios de las distintas estructuras sociales. 

Entre Ríos  no es ajena a estas crisis, el peronismo segmentado no encuentra hoy un líder que los aliñe, tienen algunos referentes fuertes con graves problemas en la justicia, pero con algunos referentes jóvenes, que aparentemente tratan de despegarse de la vieja política partidaria peronista.
El radicalismo con cortocircuitos en su interior, con líneas indefinidas ideológicamente, solo algunos sosteniendo principios basales de un partido centenario, tratan de encarrilarse para sostenerse en el  futuro.
Los intereses personales y las ambiciones desmedidas de muchos dirigentes empañan la imagen de estos  partidos. Distintos dirigentes entrerrianos hoy están más preocupados por una permanecía en el poder o el manejo de grandes sumas en contratos, de uso indiscriminado a veces, y lejos de la gestión, para lo cual realmente fueron votados o nombrados. Cuando esta clase realice una autocrítica verdadera, se agiorne a los tiempos que transitamos  y aporte a la sociedad la credibilidad que la misma exige, avalada por actos y acciones, se generará el verdadero cambio que todos estamos esperando.