La Unisectorial selfie contra el tarifazo

Pablo Mori-. Con la humildad -de convocatoria- que los caracteriza, se realizó en la Plaza 1º de Mayo de Paraná una concentración para manifestarse en contra de los aumentos en los servicios públicos.

Estado Ludópata



Sebastián P. - En los pueblitos del interior entrerriano se ve mejor: durante la madrugada, no se oyen ni los ladridos de los perros, hay poca iluminación en las calles, en la plaza principal no hay nadie, los bares y bodegones están cerrados, los policías de la comisaría duermen en las celdas desocupadas. Lo único abierto es el prostíbulo (en la barra), agencia de crédito ilegal (en los baños) y casa de apuestas: un antro de mala muerte que, increíblemente, regentea el Estado entrerriano. En el lugar, además, se puede conseguir mejor droga que en ninguna otra parte, y prácticamente, durante las 24 horas.

Aunque las ganancias del juego están privatizadas en buena medida, en contra de lo que dice la Constitución, como los adjudicatarios de las prebendas compran medios de comunicación -canal 9 es eso: una cobertura política para que ningún juez se atreva a recordar que es incostitucional privatizar el juego- la impunidad es el sello de fábrica.
El Estado Bobo paga los sueldos, hace las inversiones, enferma a la población, invierte en infraestructura, paga la publicidad, paga todo lo que hay que pagar pero no gana nada: las ganancias van a manos privadas.
Eso sí, el chanchullo se llama Instituto de Ayuda Financiera para la Acción Social. El cinismo es imparable.



Según el Centro de Asistencia Terapéutica de Barcelona, las consecuencias de la ludopatía son:

Psicopatológicas: En el ámbito personal la persona  presenta tristeza, ansiedad, depresión, irritabilidad.

Familiares: En el entorno familiar y de pareja empieza ha existir una desatención familiar, falta de comunicación, alteraciones en la sexualidad, etc.

Laborales/ Académicas: En la situación laboral u académica disminuye su rendimiento en el trabajo, desmotivación, faltas injustificadas, lo que puede propiciar el abandono del trabajo u estudios, despidos, etc.

Sociales: En el entorno social hay desatención de las amistades, disminución de las actividades de ocio, pérdida de relaciones significativas, etc.

Consumo de sustancias: En algunos casos uso y abuso de tabaco, alcohol, cocaína entre otras sustancias psicoactivas.

Legales: En las relaciones con la justicia, frecuentemente problemas por motivos de estafas, robos y otras actividades delictivas.

Económicas: En el plano económico hay deudas y problemas de dinero relacionadas al juego.

Todo esto promueve el Estado Bobo y Ludópata. Pero si uno escucha los discursos de los gobernantes, dicen todo lo contrario. No hay que escucharlos, hay que verlos actuar. Y su actuación es ésta: fomentan lo peor del ser humano y silencian a la prensa, a través de la pauta del IAFAS para que de estos temas no se hable.



Cuando los constituyentes del 33 dispusieron que solo estaría permitido el juego en manos del Estado, pensaban en regularlo, acotarlo e invertir sus ganancias en la acción social. De hecho, así fue durante décadas, hasta hace poco.
En la reforma constitucional del 2008 se dejó el espíritu original de la reglamentación, aunque ya era un engendro de corrupción, no financiaba nada de acción social y era manejado por testaferros que compraban medios para hacer propaganda a favor del gobierno.

Ningún partido político incluye en sus plataformas el respeto de la Constitución en cuanto al Estado Bobo y Ludópata. ¿Será por puro olvido? ¿Habrá otras razones, como lo caro que son las campañas? ¿Será el miedo a ser difamado en Canal 9?