El INDEC derrapando


Salustriano.- No se saben si los números de desocupación y pobreza son reales,  hay un fuerte debate estadístico alrededor del asunto pero ¡ojo! de denuncias por delitos no hechas, eso sí lo saben.



 Parece un chiste pero es real. El INDEC mostró datos sobre satisfacción o insatisfacción con las respuestas dadas ante la denuncia de algún delito cometido. Sí, no es joda. Estos datos los recaba el INDEC a través de la llamada Encuesta Nacional de Victimización.
¿Cuál vendría a ser el parámetro de la satisfacción? Sea cual sea, la respuesta es subjetiva: no es para todos el mismo parámetro, porque no es para todos la misma idea de satisfacción.

Tenemos las ciudades con mayor desempleo del país (Concordia y Paraná), con mayor tasa promedio de enfermos por cáncer (San Salvador), sin embargo, el gobierno provincial mediante el periodismo bruto se alegra de que estamos en el tope de un ranking sin rigor científico alguno demostrable, donde dicen que el 60% de los encuestados en Entre Ríos se mostró “satisfecho” o “muy satisfecho” con las respuestas que le dieron organismos provinciales a sus denuncias. ¿Quueeeeé? Me estas diciendo que de las denuncias que se hacen solamente se resuelven 6 de cada 10 casos. ¿No es que teníamos una de las mejores policías del país?.

A armar estas encuestas pedorras y difundirlas se dedica el INDEC de los republicanos. Antes lloriqueaban por que se maquillaban los números. Ahora, publican cualquier idiotez y encima el periodismo bobo les cree y por orden del gobernador difunden que somos una provincia segura. Lo que omiten decir, es que las cifras sobre los hechos criminales las realiza el Sistema Nacional de Información Criminal dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación recopilando las actas de las policías de las 23 Provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y las actas de la Policía Federal Argentina, la Gendarmería Nacional, la Prefectura Naval y la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Es decir, que solamente sabemos de los delitos que son denunciados. Quedan afuera de las estadísticas la mayoría ya que en estos tiempos que corren, los ciudadanos de a pie han optado por otros medios para hacer visibles sus denuncias, fundamentalmente, el uso de las redes sociales, a tal punto que en la provincia de Buenos Aires tuvo que implementar una aplicación on line  para realizar denuncias, incluso hasta le permite a los que utilicen la aplicación la posibilidad de subir fotos, vídeos y audios. ¿Para qué voy a ir a la comisaría a hacer la denuncia si después no se llega a nada? Ese es el razonamiento de la mayoría de quienes han sido víctimas de un robo, de un accidente vial o de una golpiza.



Los datos publicados quedan cortos ya que no solamente dejan afuera los delitos que no fueron denunciados sino que no hablan de la sensación de inseguridad como fenómeno. la percepción de inseguridad es la sensación de una amenaza que puede ocurrir de manera azarosa, es decir, es la convivencia con el sentimiento de que en algún momento te va a ocurrir algo.
La publicación de este tipo de datos solo se entienden cuando van acompañados de una política de seguridad, que en el caso de la nación, ha dado un brusco giro y está cambiando de paradigma: el caso de Rafael Nehuén fusilado por la prefectura nacional en la patagonia y el caso de Chocobar que acribillo a un ladrón y luego fue respaldado por el presidente, son dos ejemplos de este cambio. Sería interesante que realmente los datos recabados sirvan en serio para la elaboración de estudios rigurosos para poder entender los patrones del crimen, y esencialmente para evaluar las distintas acciones contra la inseguridad, y no solamente para añadir mas dinero destinado a armas y patrullas a las fuerzas de seguridad solamente.