El debate sobre el aborto salio del closet



O. Rivarola Salduna.- Si bien, la bandera abortista fue siempre tomada por el movimiento feminista, hoy el debate sobre la despenalización del aborto sale del closet en el cual estuvo encerrado durante años.



El anuncio del presidente en la Asamblea Legislativa sobre la necesidad de discutir el tema hizo no solamente que el movimiento feminista crezca y sea mas abierto a la discusión institucional -hasta no hace mucho era impensable ver un proyecto de ley firmado entre todas las fuerzas políticas- sino que también posibilitó que aquellos que están en contra y que siempre estuvieron en las sombras se expresen y manifiesten sus posiciones.

Hablar sobre el aborto no es fácil para nadie, no es el tema que ocuparía la entremesa, sin embargo este año es el tema que marca la "grieta": por un lado quienes quieren que se despenalice su práctica y por otro quienes no quieren saber nada y se manifiestan "a favor de la vida".

La intención de este artículo no es demostrar quien tiene mas derechos (que al parecer por ahí viene la mano de la grieta) si las mujeres que deciden abortar o el embrión, sino que intenta resaltar como determinada agenda sobre las libertades civiles salieron a flote con la llegada al gobierno del PRO.

Objetivamente hay que decir que las marchas "pro vida" se hicieron siempre, lo distintivo este año es que por primera vez en años la Iglesia Católica toma un rol protagónico en la convocatoria llamando a que sus fieles en este Domingo de Ramos a la tradicional ramita de olivo le agreguen la leyenda “Vale toda vida”  y a su vez la marcha no se reservó solo a las "viejas de la liga de madres" sino que contó con un papel activo de la juventud.
Algunos pueden pensar que Cambiemos es oportunista y que al no poder mostrar logros económicos pone la discusión del aborto como una cortina de humo, otros en cambio, creen que al gobierno de Cambiemos - a diferencia de los gobiernos anteriores- le interesan las libertades individuales siempre y cuanto no afecten el orden de las instituciones. Si uno ve la composición de uno u otro lado de la "grieta" puede ver que a Cambiemos no le cambia su caudal de votos si el tema del aborto se aprueba: no busca llevarse bien con el Papa como si lo ha hecho el kirchnerismo cuando sistemáticamente hacía caer en las comisiones el proyecto de ley presentado por la "Campaña Nacional por el Aborto legal", al contrario, en todo caso, Cambiemos lograría un pie en esos sectores progresistas que no hubiesen imaginado nunca que lo que ellos llaman "la derecha" tome en sus manos iniciativas de este tipo.
Sea cual sea el motivo, lo cierto es que, hasta hace unos años era imposible ver tanta gente movilizada con respecto al tema, ya sea a favor o en contra. Lo que Cambiemos logró con esta iniciativa fue sacar a los legisladores de su zona de confort, y lograr que las marchas (sean a favor o en contra) sean cada vez más nutridas, sobre todo las que defienden la vida del embrión.


Saludable es la movilización de los distintos sectores para expresar su posición, ahora solo falta que los legisladores no miren hacia otro lado y se puedan ejercer políticas públicas  donde lo que prime sea lo objetivo sobre lo subjetivo: es decir que en el debate participen todas las opiniones, todos los credos, todos los fundamentos científicos y se logre la sanción de una ley que pueda equiparar las distintas concepciones que se tienen sobre el tema.