Curiosidades del tero

Ezequiel Bauman-. Los teros suelen aparecer en los jardines de nuestras casas, en plazas y parques Es un ave de América del Sur, que representa, por ejemplo, a la Selección Nacional de Rugby de nuestra vecina República del Uruguay. Este pájaro siempre estuvo rodeado de leyendas y metáforas.





En una nota anterior, utilizábamos la metáfora del tero para graficar un diagnóstico de la economía. Utilizábamos la metáfora de que "el tero pone el huevo en un lado y grita en el otro". Es una vieja metáfora, que utilizaban nuestros abuelos, los cuales sin embargo, apreciaban la presencia de teros pues estos andan siempre en bandadas y se alimentan mayormente de insectos, los cuales son dañinos para los cultivos. También, aunque se conoce menos, se alimentan de carroña: ya sea aves o mamíferos muertos. La presencia de los teros alimentándose de carroña puede prevenir la aparición de otros animales de carroña que atraídos por el olor y andando en manadas, pueden luego resultar un peligro para las aves de corral o en algunos casos, para el ganado.

La metáfora en cuestión es cierta, porque los teros son uno de los pájaros más hábiles para cuidar su nido. Utiliza varias estrategias y una de ellas es la de la metáfora en cuestión, aunque la forma en que utiliza esta estrategia es mucho más sofisticada.
Una de las particularidades del tero es que siempre anda en tríos. Con lo cual, es probable que uno de los teros se quede a cuidar el nido mientras otro de los teros vuela a una distancia considerable y empieza a cantar y volar de manera rara fingiendo estar herido, para hacer creer al depredador natural que el nido está ahí y que su defensor está débil. Mientras tanto, otro de los teros va en dirección contraria y trata de situarse encima del depredador, como intentando que no se acerque al tero herido porque así protege sus crías. Es todo un montaje digno de observar, pues el nido nunca está en donde parece.
El tero que hace de atacante del depredador puede llegar incluso a atarcarlo físicamente, aunque lo supere en tamaño y fuerza, como en el caso de los animales de la familia felina, que son carnívoros.
Al armar tríos en el cuidado de los nidos, también fomentan una mayor reproducción, por lo tanto tienen más huevos para cuidar.



Hace varias décadas circulaban innumerables leyendas populares sobre los teros. Mezclas de fantasías de época con historias míticas que provienen de los pueblos originarios mestizados, los teros fueron una parte importante de la infancia de muchos entrerrianos.
Poco a poco, el crecimiento de las ciudades, el aumento de las posibilidades de información y los cambios de época naturales fueron dejando en el olvido estas historias mitológicas.