"Yo nunca fui cortesano"


Lucas Carrasco-. Preside el Instituto provincial de la vivienda. Es docente. Audaz pero mide cada palabra que dice.



Lucas Carrasco (L.C.): ¿Es verdad que tenías una banda de rock en Macia, en los 80?
Marcelo Casaretto (M.C.): Claro...

L.C.: Debe haber sido un quilombo ¿o no?
M.C: Si, nosotros teníamos un grupo que se llamaba Crash. Rompíamos todo. Después teníamos otro grupo que se llamaba Magia Negra...

L.C.: ¿O sea, metal, que era la ruptura en aquel momento?
M.C.: Poca solvencia musical, pero mucha voluntad.

L.C.: No es necesario que digas lo de poca solvencia musical, en esa época no había posibilidad de archivo como ahora...
M.C.: En un momento no teníamos donde ensayar y ensayábamos en la sacristía de la iglesia. Nuestro debut fue en la Fiesta Patronal de Maciá, donde nuestro vocalista, no sé, quiso tocar algo y rompió todo y dice: "Disculpen señoras y señores, pero se nos hicieron mierda los equipos".

L.C.: ¿y vos que tocabas?
M.C.: Tocaba el bajo

L.C. ¿Seguís tocando?
M.C.: No, ahora ya no toco más. Mi hijo sí toca. Toca el bajo, guitarra. teclado, todo. Tiene una banda que se llama Prisma. Pasa que yo lo llevada a los recitales de AC/DC cuando venían a la Argentina. De jóvenes nosotros íbamos siempre a los recitales. Teníamos un grupo de amigos que íbamos siempre. Me acuerdo los BARock de 1982, tenía 15 años en esa época.





L.C.: V8 se escuchaba mucho en esa época
M.C.: V8 sí, después fuimos a ver Van Halem cuando vino. Ahora soy vicepresidente de Echague pero en esa época yo conocí el Echague cuando vino a tocar Pappo con Riff, año 81, 82.

L.C.: ¿Y en política de joven con quien estabas?
M.C.: Políticamente a mí me tocó crecer durante el Proceso, en el 83, yo tenía 16 años, o sea que no llegué ni a votar. Me vine a estudiar en seguida a Paraná y empecé a militar en el Centro de Estudiantes.

L.C.: ¿Con el peronismo?
M.C.: Había un frente que se llamaba Frente Amplio de Ciencias Económicas, que éramos peronistas, intransigentes y demócratas cristianos, lo que después fue el FREJUPO. Me presenté a elecciones, salimos terceros, al año siguiente salimos segundo y después ganamos...

L.C.: Y cuando fuiste Ministro de Economía ¿cuántos años tenías?
M.C.: Yo hice mi carrera estudiando, trabajando -trabajaba en el IOSPER como pasante y en un estudio contable. En el 90 me recibí y empecé a trabajar en el ministerio de economía de la provincia.

L.C.: O sea que antes de ser ministro ya estabas en el ministerio
M.C.: Si, mucho antes. Yo arranqué en el 90 cuando Rodolfo Tomasole era director de análisis económico  -yo era ayudante de él en la cátedra de Finanzas Públicas en la facultad. Era el primer gobierno de Busti. Después seguí como contratado en el CFI en el gobierno de Moine. Ahí me presenté a un concurso, me acuerdo de que Gustavo Beliz era Ministro, que hizo el Régimen de Funciones con cargo ejecutivos, concursé y me fui como director al Ministerio de Economía de la Nación, en relación con las provincias: ocupaba el cargo de Director Nacional de Relación con las provincias. Mi función era hacer informes políticos y económicas de todas las provincias. Tenía 25 años en ese momento. Era quinta linea. Y en la transición atendía a los gobernadores, a los ministros de economía. En esa época, yo fui a Santa Cruz y lo conocí a Néstor y a Cristina, o iba a Misiones y me reunía con Puerta, después iba a La Pampa con Marín.

L.C.: ¿Qué te pareció en esa época Nestor Kirchner?
M.C.: Era inimaginable que llegara a ser lo que fue. Yo tenía relación mas que nada con De Vido que era Ministro de Economía. En esa transición iba Moine, que era gobernador, e iba Busti que era candidato y después fue electo en mayo. La asunción fue en diciembre del 95, así que me dice "venite a la provincia" y renuncié al cargo con estabilidad que tenía por concurso en la Nación.

L.C.: ¿Con que edad asumiste?
M.C.: Yo tenía 28 años y asumo como Secretario de Hacienda y Subsecretario de Inversiones. Y después de dos años renuncia el Ministro, en el año 97 y asumí yo como el Ministro mas joven de la historia.

L.C.: ¿Y que sentías?
M.C.: Una gran responsabilidad. Vos fijate que en el gobierno nacional ahora hay 22 ministerios. Acá eramos tres. Estaba Faustino Schiavoni, que era Ministro de Gobierno, que se ocupaba de temas políticos, estaba el de Economía que se ocupaba de la administración, y el de Acción Social. Tenía prácticamente la responsabilidad de manejar la provincia. En ese entonces me presenté de candidato a Senador, gane la interna.

L.C.: ¿Cómo era la relación con los empleados o con los otros dirigentes teniendo 30 años?
M.C.: Para mí era fácil porque siempre me tocó la responsabilidad de la conducción. Yo tenía 18, 19 años y manejaba una asamblea con 600 alumnos cuando estaba en el Centro de Estudiantes. Me paraba arriba de un escritorio y tenía que hablar de todo, porque era Consejero Directivo, después Consejero Superior en la Universidad. Es decir que siempre tuve responsabilidad. 

L.C.: ¿Después fuiste presidente del bloque en el Senado?
M.C: Claro, ahí en ese momento, cuando todo el peronismo pierde, en el 99 a mí me toca ganar. La boleta la cortaban, votaban a De La Rúa y sus diputados, me votaban a mí y después votaban al intendente con Montiel de Gobernador. Fue el peor momento del peronismo desde el punto de vista de la representación en el senado, eramos solamente 6. Me toco conducir la oposición y plantear desde el primer día las equivocaciones y los errores que estaba cometiendo Montiel, de hecho fui el que inició el Juicio Político con todos los fundamentos, después lo retomó el FRENAPO(Frente Nacional contra la Pobreza) y no le dieron curso al mío por una cuestión política, pero los otros lo que hicieron fue tomar todos los argumentos que yo había presentado.

L.C.: Además eran pocos ustedes en el Senado...¿Después volviste a ser profesor?
M.C.: Termino ese ciclo y me largo como candidato a gobernador en la interna contra Busti, al principio eran 6,7 candidatos que se fueron bajando y quedamos 2. Gané en varios departamentos. Saqué el 23 por ciento en la provincia o sea que ganaron senadores de mi lista, intendentes, concejales y yo perdía. Saludé al que había ganado, comprometí todo mi apoyo y así fue que el peronismo ganó en el 2003 y consiguió volver. Aquel cántico del 99 de los radicales en la casa de gobierno que era "se van, se van y nunca volverán" no prosperó, cuatro años después estábamos en el poder nuevamente.

L.C.: ¿No te arrepentís de haber hecho esa interna?
M.C.: De ninguna manera, porque eso es lo que está marcando la pauta de los problemas que tiene el peronismo de buscar siempre acuerdos de cúpulas. Todos quieren ser candidatos, si lo bendice la varita mágica o divina, del que manda. Nadie está dispuesto a construir un espacio político y presentarse, a riesgo de ganar y a riesgo de perder. Todos quieren quedar por seguro, entonces la política entrerriana se ha resumido a tratar de estar en algún lugar seguro dentro de la lista de diputados para entrar si se gana o se pierde. Lo mío ha sido ser candidato a senador, en la cual tenía que ganar la interna y ganar la general, y después candidato a gobernador, que tenía que ganar la interna y ganar la general.

L.C.: La pregunta apuntaba a si hubieras esperado otro momento mas propicio...
M.C.: Nunca se hubiera dado ese momento, porque -te digo una verdad de poligrillo- cuando el peronismo está en la oposición es el momento para provocar una ruptura y para provocar una renovación, cuando se está en el gobierno es muy difícil, porque digamos que el peronismo tiene una tendencia -irresistible- a acudir inmediatamente en ayuda del vencedor.

L.C.: Eso se aplica en la provincia o lo decís en el peronismo a nivel nacional.
M.C.: Es la política argentina. En ese momento el peronismo estaba en la oposición, era la posibilidad de construir una alternativa, después de ahí en adelante siempre el oficialismo provincial arma su estructura y en cada elección que a mi me tocó presentarme, compañeros que te juraban lealtad eterna, rápidamente ante un cañonazo presurosamente cambiaban de bando. Saqué el 23% después de la defección de muchísimos compañeros. En el 2005 me presenté como candidato a diputado nacional, en ese caso también por fuera de la lista oficial, ahí tuvo ribetes escandalosos el proceso, en el cuál los integrantes de mi lista, semanas antes de comenzar los operaban ofreciéndole cargos, alguno de ellos fue Ministro de Acción Social, alguno de ellos fue Presidente de Vialidad, alguno de ellos fue Presidente del IAPV o tuvieron cargos importantes y se bajaron de mi lista, así que contribuí a la carrera política de varios. Ello también conllevó, en mi caso, el decir, bueno, pasó el momento, el peronismo está en el poder, y me dediqué mas a la actividad académica, profesional, deportiva, a otras cosas y no a protagonizar candidaturas.

L.C.: Lo del 2005 lo recuerdo porque era la avalancha kirchnerista ¿Por queénunca te sumaste al kirchnerismo?
M.C.: Los conocí a Kirchner, a Cristina y a De Vido antes de que lleguen al poder. De hecho, te cuento algo que algunos saben y otros no: Cuando yo era pre candidato a gobernador en el 2002, antes del 2003 me llaman a la Casa de Santa Cruz Nestor, Cristina y Julio De Vido y me ofrecen ser el representante de ellos acá y yo les dije que no.

L.C: ¿Por qué?
M.C.: Porque no me sentí identificado por lo que eran esos postulados y esos valores que ellos presentaban...

L.C.: Otra persona hubiera dicho porque no medían y etcétera etcétera, te creo lo que decís porque vos apoyaste a De La Sota que tampoco medía. ¿Vos pensabas que él iba a hacer el tipo de gobierno que hizo?
M.C.: Te termino la anécdota. Yo le digo que no -está de testigo Raul Balbi, que viajó conmigo a esa reunión- poquitos meses después gana Nestor la Presidencia y viene a Paraná a calmar el quilombo docente. Estaba la dirigencia del peronismo: Busti, Guastavino y demás. Yo era Presidente del Bloque de Senadores y estábamos recibiendo al Presidente de la Nación. Así que vino, saludo a uno, saludo al otro, de los 10,15 que estábamos ahí, el último era yo, viene, me hace como una palmadita y me dice: "Casaretto,¿viste que soy Presidente?". En los 12 años que estuvieron en el poder, yo nunca lo llamé, ni a Nestor, ni a Cristina, porque yo no los apoyé. Reconozco las cosas buenas que hicieron por la Argentina, pero nunca me sumé. No fui menemista, ni kirchnerista, ni bustista, por que no voy detrás de los personalismos, tampoco soy bordetista. Creo en los valores del peronismo y creo que en cada período si te convocan tenes la chance de aportar lo tuyo. Los liderazgos son siempre circunstanciales. Quien hoy aparece en la gran escena, resulta que los que eran de su entorno mas íntimo capaz que después ni lo saludan. Fijate sino en Menem, que va al Senado y ni los colegas de bancada lo saludan o lo estas viendo con los Kirchner. Entonces como nunca pertenecí a ningún círculo de poder y de confianza, no tengo problemas. Yo he trabajado en 8 períodos de gobierno y no conozco ni se cuántos son los hijos ni de Busti, ni de Urribarri, ni de Bordet, nunca fui a jugar al fútbol, nunca fueron a mi casa tampoco.

L.C.: Y eso que muchas veces los Ministros se eligen jugando al fútbol o en un asado...
M.C.: Pero yo nunca fui cortesano. Siempre tuve relaciones políticas. Con todos he discutido, con todos me he enfrentado -aún electoralmente- y de la misma manera si representan la mayoría uno tiene que reconocerlos desde ese punto y respetar la conducción.