La Unisectorial selfie contra el tarifazo

Pablo Mori-. Con la humildad -de convocatoria- que los caracteriza, se realizó en la Plaza 1º de Mayo de Paraná una concentración para manifestarse en contra de los aumentos en los servicios públicos.

La política de la desigualdad



Joakito.- Macri cada vez que viene a la provincia, elije -vaya uno a saber por qué- los lugares mas pobres. Uno de esos lugares es Concordia. Esta ciudad, al igual que en el resto de la provincia, carece de representantes que hayan surgido desde un seno popular, o por decirlo conceptualmente, que pertenezcan al sector mas vulnerable de la sociedad.

Los sectores mas vulnerables, los pobres, carecen de voz en la discusión de cualquiera de los asuntos comunes. Tienen DNI y votan, pero, en la práctica, la poca información, el escaso tiempo libre y la falta de espacios de expresión que tienen limita seriamente, hasta convertirla  en una película de ficción, su participación y su incidencia en las decisiones que nos afectan a todos, pero fundamentalmente a ellos.



Es importante tener en cuenta que la desigualdad económica se traduce también en desigualdad política ya que la influencia política de cada ciudadano aumenta según incrementa su ingreso. ¿ O alguien conoce algún gobernante o dirigente político "pobre" o que cobre un salario mínimo? Y me refiero solamente a la desigualdad en términos económicos, ya que la llamada "desigualdad" de género, por lo menos en lo que a la ley respecta, en la Argentina se ha revertido y existe paridad entre hombres y mujeres en la elección de cargos
En la medida que los gobernantes no pongan recursos humanos y financieros para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos, pero principalmente, la de los habitantes que viven en la pobreza, la democracia va a seguir peligrando, por mas que vayamos  a votar cada 2 años.

Para que haya una democracia plena es necesario que exista lo que el politólogo norteamericano Roberth Dahl llamó igualdad política. La igualdad política es una premisa fundamental de la democracia aunque, sin embargo, no se ha entendido bien ni su significado, ni su relación con la democracia. Dahl en su visión positiva de la política sostiene que "ninguna persona está sin duda mejor calificada que otra para gobernar como para que se le deba encomendar el gobierno del Estado con autoridad absoluta y definitiva."

Hasta hace muy poco tiempo, las democracias modernas se sostenían en base a una clase media bastante fortalecida, cada uno tenía que recrear con trabajo, estudio y esfuerzo los logros que había obtenido su familia, existía una presión para actuar en sociedad, un compromiso de participación política y confianza de vivir en un mundo de relativa seguridad, de perseguir su propia felicidad. La democracia moderna funcionaba y se alimentaba así de las clases medias. Esto es lo que hoy está en crisis, ya que existe una élite política que ya no habla el mismo lenguaje que los ciudadanos de a pie (la clase media) y presta poca atención a sus problemas reales (aumento de la pobreza y de los índices de desocupación) generando un divorcio entre el poder y la política. ¿Cual es la diferencia? El poder es la capacidad de hacer cosas, y la política es la capacidad de decidir qué cosas hacer, de elegir.
Los gobiernos tienen políticas, programas, pero no el poder para aplicarlos. Ya que la política sigue teniendo un carácter local mientras que el poder se ha globalizado.



Si se quiere discutir una reforma política, entonces es necesario que la discusión no apunte a sostener la élite política, sino que tenga el concepto de igualdad política como pilar. Es decir, generar proyectos que permitan oportunidades de participación política sin discriminación, una verdadera democracia interna en los partidos, un real acceso a la información y a la capacitación política sin exclusión alguna.