La Paz: discriminación y esperanzas



Eduardo M Romero-. Nos quejamos durante años de los pequeños montos de inversión, realizados por el gobierno nacional y el provincial, en La Paz pero pareciera que este año 2018 viene con posibilidades de que observemos montos más importantes según los anuncios y las licitaciones operadas.




Como siempre ocurre, observamos el crecimiento de otras comunidades de nuestra provincia donde a diferencia de lo que ocurre en la nuestra los montos de inversión y las importancias de las obras tienen una menor significación creando una desigualdad inentendible en muchos casos.
La Paz a diferencia de otras localidades de la Provincia, incluso de características similares, siempre recibió sumas menores para infraestructura y en muchos casos fue largamente postergada como recordamos el recurrente caso de la ruta 6; situación de desatención que resulta en algunos casos inexplicable habida cuenta que el departamento La Paz, del cual es cabecera la ciudad de La Paz, siempre fue un bastión del peronismo y esta fue la agrupación política que gobernó la Provincia al menos desde 1983 con la sola excepción de los dos períodos en que gobernó Montiel y además siempre nuestra ciudad contó con Legisladores y hombres muy cercanos al poder provincial y a pesar de ello la postergación es clara y manifiesta.

Es cierto que se han hecho obras pero son de muy poca monta, en comparación a otras realizadas en la Provincia, y lo que es más aun en varias oportunidades se han efectuado promesas de obras que quedaron inconclusas y en otros casos no fueron realizadas; solo basta recordar el autódromo o el asfaltado de ingresos por Cuarteles.

Esta falta de inversión fundamentalmente en infraestructura y la mejora de las que corresponden a otras localidades nos pone en inferioridad de condiciones para requerir obras que hagan al crecimiento de nuestra región y la postergación se manifiesta cada vez con mayor impacto atento a que el crecimiento de otras localidades nos deja fuera de competencia incluso con relación a la inversión privada.

Pareciera que en este 2018 se visualiza alguna esperanza en torno a mejorar esta postergación y se anuncian, se licitan, se inician obras, que si bien no significará ganar el terreno perdido imponen una nueva dinámica de la obra pública en nuestra ciudad lo que, si se cumple y se materializa, podría mejorar el futuro inmediato en cuanto al crecimiento.

En primer término se ha avanzado con la culminación del plan PROMEBA propuesto para el Barrio Belgrano y el que estuvo paralizado por muchísimo tiempo y que comprende desde viviendas hasta infraestructura para un barrio con necesidades manifiestas en nuestra ciudad; es de esperar que se culmine con esta propuesta que como he dicho fue largamente postergada y que muchos esperan con ansiedad ya que dará techo a muchos que hace largo tiempo esperan sus viviendas y mejorará servicios en la zona.
La otra obra de Nación es la denominada “100 viviendas” que viene a dar inmuebles a quienes fueron afectados por las últimas inundaciones, debemos recordar que se inicia una primera etapa que no comprende las 100 viviendas pero que el objetivo es la materialización de las 100 al culminar la obra y la misma es un avance sobre todo para lograr erradicar los que viven en zonas inundables a los efectos de evitar que futuros eventos generen pérdidas cuantiosas desde lo material, tanto a los afectados como a la comunidad que tiene que aportar en su ayuda; así mismo debemos recordar que como toda obra pública genera mano de obra y reactivación del comercio de la ciudad.

En otro de nuestros barrios, La Milagrosa Sur, también el gobierno nacional radicó el plan “HABITAT” por el cual se mejoran los servicios tanto de calles asfaltadas, como cloacas, luz y agua a un importante sector de nuestra ciudad y que comunica este barrio con el ingreso al Barrio Feria; esta importante obra mejorará la calidad de vida de muchos conciudadanos y servirá para conectar barrios a nuestra planta urbana vieja.

Como todos recordamos hace años el colector cloacal “oeste” sufrió una avería que no pudo repararse y se terminó trasladando en un tramo del viejo colector los líquidos cloacales a cielo abierto e ingresando al río sin tratamiento alguno; hace poco se licitó la obra que comprende el primer tramo de dos tramos a realizarse en este colector conjuntamente con una estación de bombeo y tres módulos de tratamiento de efluentes cloacales antes de su ingreso al río; obra que terminará con uno de los más antiguos e importantes daños ambientales y nos permitirá recuperar espacios públicos; paseos y playas costeras luego de concluida esta obra con un importante presupuesto.

La Paz reclama desde hace muchísimo tiempo mejorar su servicio de agua potable logrando extraer agua dulce de nuestro río y luego de su posterior tratamiento de potabilización lograr que la población acceda a una calidad de agua muy superior a las duras de napas muchas altamente contaminadas; en el mes de Enero con la presencia del Sr. Gobernador se produjo la apertura de la licitación para la planta potabilizadora y optimización del servicio de agua potable también con una significativa inversión y todos conocemos la sentida necesidad de esta obra por la mejora en el servicio, abaratar costos y garantizar la fluidez ininterrumpida del servicio.

El Gobernador Bordet en el acto de apertura de licitación señaló que esto es obra del esfuerzo en conjunto de Nación destinando fondos y Provincia acompañando la ejecución de proyectos inaugurando –lo que llamó- una nueva forma de trabajar en política; en reunión posterior con el intendente prometió estudiar el proyecto de mejorar el ingreso a nuestra ciudad ya sea mediante el asfaltado del ingreso por Cuarteles o alguna otra alternativa y también se comprometió a estudiar la ampliación de la escuela de Prefectura en nuestra ciudad.

Me alegra que a solo un mes de iniciado el 2018 tengamos estas expectativa, será una nueva forma de hacer política o una forma de gestión distinta o un reconocimiento a la postergación de nuestra ciudad o los tiempos nuestros; en verdad no lo sé pero es cierto que este es un 2018 con expectativas.