Llamado de emergencia

Joakito.- Lorena Leonhardt, es de Gualeguaychu. Su hermana falleció el año pasado sin que exista un diagnóstico certero que explique el proceso de deterioro de su cuerpo a lo largo de un mes de internación.

La industria nacional


Enrique Mario Martínez-. La experiencia de YPF demostró, a pesar de sus fuertes limitaciones por no superar la tendencia a asociarse con multinacionales y obtener rentabilidad a través de prácticas de dominio del mercado comparables a las de cualquier monopolio, que una empresa liderada por el Estado puede construir una política, puede definir horizontes estratégicos en un sector.

Eso se puede extender a la energía renovable; las comunicaciones; el transporte aéreo, ferroviario o naval y su industria proveedora; el diseño automotriz o electrónica que permita contar con nodos hegemónicos en sus respectivas cadenas de valor. En cada caso hay que armar alianzas entre el sector público y privado, sumar a organismos del sistema de ciencia y técnica y complementar la inversión pública con el aporte confiado y de largo plazo de millones de ahorristas nacionales de cualquier dimensión, que encuentren en las propuestas las alternativas de conservación de valor que han buscado en las divisas o en la especulación inmobiliaria. YPF pudo y puede ser el caso bandera y detrás pueden ir todos los demás, con proyectos transparentes, difundidos, auditados técnica y económicamente por organismos de prestigio mundial, que convenzan a la clase media para sumarse.
Quienes trabajen en empresas de este tipo también habrán cambiado el sentido del trabajo. Lo harán para su comunidad e importará su producto en tal sentido, no para la acumulación de renta.
Estas dos grandes líneas, a su vez, abren espacios de reflexión y de negociación sobre la forma de reorientar la industria nacional actual, sin fantasías de transferencia de manos, sino eligiendo espacios donde su desempeño mejorará su utilidad social. Por caso y a solo título de ejemplo: Si la agricultura familiar asegura la producción para el consumo interno de pollos y cerdos, las actuales empresas de estos sectores pueden ser ayudadas para convertirse en corporaciones exportadoras a todo el mundo, reduciendo y hasta eliminando su participación en el mercado interno. Siempre sentido común, nunca transferencia de poder abusiva.
 Concepto resumen
  • El paradigma del capitalismo se muerde la cola y conduce a crisis reiteradas, todas iguales a la anterior.
  • Cambiar la administración del sistema no es actual sobre la causa central – el lucro como fin superior -. Ni siquiera se ha demostrado válido transferir la propiedad y la administración del excedente a funcionarios en nombre del pueblo.
  • Fomentar un sistema de atención de necesidades básicas a cargo de unidades productivas comunitarias implica instalar un ámbito de referencia para contrastar al actual formato y superarlo, en las cadenas de valor pertinentes, que son muchas.
  • Propiciar unidades mixtas para las grandes inversiones, con participación masiva de los ciudadanos en su financiación, construye otro espacio transformador, para competir y cotejar con el capitalismo concentrador.
  • El resultado esperado: un país productivo al servicio de un futuro común, que no espere el derrame ilusorio.