La despenalización del aborto

Joakito.- Con la excepción del entrerriano Rogelio Frigerio que sostiene una visión medieval sobre el tema, nadie desde el gobierno nacional se atreve a hablar, ya sea a favor o en contra. ¿Vendrá el Cambio esta vez?



El aborto es uno de los asuntos donde todos suelen tener un bando marcado, pocos son los indecisos.
Por un lado, están los que se denominan “provida”. Dicen que intencionadamente nunca está justificado el aborto y por otro lado, están los que se llaman a sí mismos los partidarios del derecho al aborto “pro-elección” y consideran al aborto intencional como aceptable en algunas circunstancias.

El Aborto se puede definir como la culminación de un embarazo antes de que el feto pueda vivir de forma independiente fuera del vientre de la madre. La Organización Mundial de la Salud (OMS) hace una definición de una forma de aborto denominado inseguro y lo califica como un procedimiento para terminar un embarazo realizado por personas que carecen de las habilidades necesarias o en un ambiente que no esté en conformidad con los estándares médicos mínimos, o ambas cosas. La propia OMS sostiene que existe una forma segura y otra insegura. En algunos países, si ocurre antes de las 24 semanas de embarazo, por causas naturales, es considerado espontáneo y se le denomina involuntario. El llamado aborto espontáneo es la expulsión o extracción de un feto o embrión que tenga por peso menos de 500 gramos o unas 22 semanas de embarazo. También queda dentro de la definición cualquier producto de gestación de edad o de peso de embarazo que no sea viable, como un huevo no embrionado, una mola hidatiforme u otras. Esto sin importar si es deliberado o no,incluso si hay vida.


El aborto y su discusión no es un debate de este siglo, de hecho en 1965, una Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Población Mundial en Belgrado, sostuvo que “el aborto era el principal método de control de natalidad en el mundo en ese momento”. Algunos médicos argumentan que debe ser parte de la política de anticonceptivos de un país.
En nuestro país, la interrupción del embarazo es delito excepto en casos de violación y de peligro para la vida o la salud de la madre.


Los que se oponen a que el aborto sea penalizado y pueda practicarse libremente sostienen que la vida se inicia en el momento mismo de la concepción. Este argumento es el que reina en la mayoría de los diputados, los senadores y hacia el interior del gobierno nacional, aunque no se atrevan a hacerlo público, como lo hizo el propio Ministro del Interior al sostener que esta en contra del aborto y a favor de la vida. Filosóficamente, sin embargo hay quienes sostienen que un feto no es humano porque no tiene sus características, se hace humano al nacer y ser criado como tal.

Los abortos están prohibidos, sin embargo, según cifras del Ministerio de Salud en el año 2016 hubo un promedio anual de 43 muertes maternas por abortos (entre inducidos y espontáneos), en el año anterior ese mismo indicador era 55 lo que entraña una reducción del 20%. Lo cierto es que se mueren muchos mas mujeres por desnutrición o porque se suicidan que a consecuencia de una aborto provocado, pero una cosa no quita la otra: la ilegalidad del aborto es un problema social, que atañe a las mujeres más pobres.
Quienes se manifiestan a favor de la despenalización del aborto sostienen que aunque lo prohíba el Código Penal, los abortos se hacen igual y que es necesario legalizarlos para evitar el riesgo de muerte de la madre al que es sometida por abortar en lugares inseguros.

A favor o en contra, el debate sobre la despenalización del aborto es parte de la discusión política, al punto tal que Amnistía Internacional en su reporte 2017/2018 sostuvo que en nuestro país las mujeres y las niñas siguen afrontando obstáculos para acceder a un aborto legal cuando el embarazo pone en peligro su salud o cuando es consecuencia de una violación  (tal como sostiene el código penal).

Nadie aborta alegremente, es algo que a todo el mundo lo conflictúa. No estamos hablando de un tema feliz. El debate esta abierto, y ojala el congreso nacional lo ponga en agenda inmediatamente, ya que nadie se muere alegremente y estamos hablando de decenas de muertes evitables por año debido a abortos realizados clandestinamente.