“Pink Floyd y Spinetta fueron mis primeros descubrimientos”

Rolando Revagliatti-.Marisa Negri nació el 24 de junio de 1971 en Buenos Aires, capital de la República Argentina, y reside desde 2011 en el Delta, partido de San Fernando, provincia de Buenos Aires. Es Maestra Especializada en Educación Primaria, Profesora de Castellano, Literatura y Latín, formada en Especialización en Educación por el Arte (Instituto Vocacional de Arte), con posgrado en Arteterapia (Universidad Nacional de Arte) y postítulo en Escritura y Literatura en la Escuela Secundaria. Es Bibliotecaria Escolar, cursa la carrera de Bibliotecóloga y se desempeña desde 1990 en la educación pública como Profesora de Literatura. Desde 1995 a 2005 coordinó el Taller “El Revés del Cielo” en la Municipalidad de Zárate, provincia de Buenos Aires. Junto al músico Alejandro Dinamarca tuvo a su cargo talleres de Arteterapia para adultos mayores. Desde 2010, con Alejandra Correa coordina el programa “Poesía en la Escuela”. Organizó concursos de plástica y literatura y participó en mesas …

La cultura under es careta

Joakito.- Las bandas, aunque se pretenda invisibilizar, o peor aún, armar un "circuito oficial" desde las oficinas públicas atado a los subsidios- siguen de pie y lo hacen de la mejor manera: Tocando gratis, sin pedir nada a cambio, saliendo de los clásicos lugares -que en Paraná son pocos.

La esencia autogestiva por estos lados está al borde de la extinción, sin embargo las bandas de punk y de metal -tal vez por quedar excluidas de ese "refinado gusto musical" que siguen las mayorías- mantienen la esencia y organizan sus propios festivales, llegando así, "sin querer queriendo" a tocar en los polideportivos y en las plazas barriales.
Son bandas que mes a mes, se reinventan y en sus festivales (el último lo realizaron a la entrada del mítico Barrio Belgrano conocido como la Pasarela, y está en agenda uno en el Polideportivo de Parana XIV) demuestran que el cambio de paradigma en la producción de espectáculos culturales es totalmente posible.



¿Cual es el paradigma imperante en el arte paranaense? El que busca siempre un sponsor, el que pretende instalar la idea de que el arte o la producción cultural son algo "vendible" o "comprable". Pensar de esta manera llevó a creernos que en vez de ser artistas, hay que ser gestores y convertir la producción cultural en un bien de mercado. Entonces, se dejó de hablar de obra de arte, para acuñar el concepto de "bien cultural".  Desde este paradigma y como consecuencia de la división del trabajo, el artista es pensado como un productor de bienes simbólicos quien, para subsistir de su propia producción, necesita insertarla en un circuito de distribución y consumos específicos.
Este paradigma solo es puesto en duda, o mejor aún, dejado de lado, por lo que conocemos como cultura autogestiva.
Si tenemos en cuenta que las actividades culturales son parte del entretenimiento o del ocio, entonces, desde la autogestión se piensa que las actividades artísticas son actividades ajenas a la producción y la creación de valor económico, por lo tanto, en su esencia, son definidas en oposición a la actividad laboral. Es decir que el realizar un evento artístico autogestionado, escapa a la lógica del mercado.
Fogoneado fundamentalmente por el movimiento punk  a mediados de los noventa surge lo que se conoce como "hazló tu mismo" abreviado como HUM, HTM, HVM o DIY (de sus siglas en inglés Do It Yourself). El "Hazlo tu mismo" como filosofía de vida, sumado a los avances y el acceso masivo a internet facilitaron el desarrollo de la cultura autogestiva. Cada día, -por suerte- podemos encontrar muchos eventos autogestionados por artistas que reivindican y sostienen la cultura.

De todas maneras es necesario revisar ciertos conceptos para entender, cómo el propio mercado nos atrapa y aleja de lo que llamamos cultura autogestiva.
Hoy en día no es lo mismo hablar de cultura under que hablar de cultura autogestiva, ya no son sinónimos.
El under, que es también un concepto importado pero no por eso malo, nació con la necesidad de ocultarse de los poderes, nació con la intención de generar cultura al margen de la actividad pública cultural, de ahí, la necesidad de ocultarse.



Traído a nuestros días, es muy común que se designe under a fiestas, varietes, o recitales, que se hacen en casas particulares, pero el under ya no es pensado como una manifestación contracultural o de resistencia, sino mas bien lo contrario. El famoso "dire x privado" de los eventos, no es hoy para ocultarse de la policía o por miedo a la clausura, sino mas bien, es un miedo a "la negrada", a la masividad.

Por el contrario pensar los espacios de arte de manera autogestiva, es pensar en la posibilidad de incorporarse al debate sobre la situación del arte paranaense  y a su vez, es una forma de posicionarse en el juego propuesto por el campo artístico local.
Pierre Bordieu decía que "el microcosmos social en el que se producen las obras culturales, campo literario, campo artístico, campo científico, etcétera, es un espacio de relaciones objetivas entre posiciones –la del artista consagrado y la del artista maldito, por ejemplo– y sólo se puede comprender lo que ocurre en él si se sitúa a cada agente o cada institución en las relaciones objetivas con todos los demás." De ahí, la necesidad y el desafío a que el arte autogestivo sea cada vez mas popular. El arte autogestivo, ya no necesita esconderse, y por suerte, ya no es algo que llega a solo unos loquitos sueltos, sino que está llegando a lugares donde antes era impensado hacer un recital o una variete de circo.

La cultura autogestiva necesita mostrarse, necesita que cada vez sean mas los que ven las producciones y el esfuerzo que significa hacer arte sin necesidad de un mecenas o de los gobiernos.