Soy Superman y me chupan la pija

Lucas Carrasco-. Llevo muchos años aguantando golpes de la corporación política y periodística.  Y sin embargo, resucito y resucito. Nací para romper las pelotas.

RAM, esos servilletas.

 Juanele-. Todos "servicios" es lo primero que te dicen cualquiera que vive en la patagonia.





Mi amigo Agustin y su novia farmacéutica viven en Junin de los Andes, provincia de Neuquén. Provincia gobernada desde que existe por el  mismo partido político: el MPN (movimiento popular neuquino) y donde los policías están mas que acostumbrados a tirar a matar.
A su vez tambien comentan de como este asuntito de la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) sirvió para militarizar aún mas la región. Proceso de militarización -con gendarmes principalmente- que empezó y se fortaleció durante la presidencia de CFK.  De todas maneras, a partir de este gobierno de Macri comenzaron a crecer las cajas del milicaje sobre todo con los informes de inteligencia falsos. Informes ridículos que hablan de la existencia de una guerrilla indígena, de  grupos de personas armadas que ejecutan crímenes clandestinamente sembrando el terror y la angustia en la población. Todo esto es mentira. Y cualquiera que haya vivido en la patagonia o converse con cualquier persona de a pie lo sabe. La RAM no existe, se trata de una maniobra que al gobierno le vino bien para invisibilizar y deslegitimar un reclamo territorial mapuche que es sostenido desde hace varios años y que durante la "década ganada" se dejó de hablar debido a las políticas estatales de compras de voluntades y puestos jerárquicos en el estado (principalmente en Neuquén, una de las provincias con mayor población y desarrollo de la patagonia).

Al macrismo y las grandes empresas periodísticas -siempre desde sus oficinas en Buenos Aires, obvio- les vino bien el invento de la RAM, fundamentalmente para ocultar la pelea de las comunidades indígenas y de los sectores mas pobres por la tierra. Tierra por cierto absolutamente improductiva, es decir que se trata de un reclamo en última instancia por la vivienda.  Desde el gobierno de CAMBIEMOS lo que se busca es perseguir ese reclamo y para eso inventaron un falso enemigo interno: La RAM.
Con la RAM y con la detención de Facundo Hualas, construyeron un andamiaje sin pruebas fehacientes y reales, para adjudicarles a las comunidades mapuches, una variedad de delitos, adjudicación que sirvió -insisto- para reforzar la militarización de la zona.

Todo esto es sostenido también por las grandes corporaciones mediáticas. Valga como ejemplo, los producciones tanto televisivas como escritas en un diario porteño que a pocos días de iniciado el reclamo por Santiago Maldonado decía que la RAM es un grupo terrorista que “desde 2013 realizó  77 atentados  en Río Negro, Chubut y Neuquén: incendios, amenazas, secuestros, abigeato, destrucción de maquinarias, etc.” y agregando que  “Facundo Jones Huala, (el único mapuche que habló sobre la existencia de la RAM. Resulta que el gran diario argentino y sus empresas satélites no encontraron un solo miembro de la comunidad mapuche que hable de la existencia de la RAM, raro ¿no?), es uno de los ideólogos del grupo. Según el Ministerio de Seguridad la RAM mantiene reuniones cotidianas con La Cámpora y la Universidad de las Madres, y recibe financiamiento y apoyo logístico de las FARC colombianas y grupos extremistas kurdos de Turquia” Un disparate absoluto.



Lo real es la falta de políticas estatales para tomar seriamente el reclamo de las comunidades indígenas, reclamo que no empezó con este gobierno sino que viene desde hace tiempo y que busca la reparación histórica a todos los Pueblos Originarios que conviven en la patagonia, y que concluya  el relevamiento territorial de la Ley 26.160, haciéndose cargo de entregar los títulos de Propiedad Comunitaria a los pueblos preexistentes.
Tampoco desde el estado se ha intentado resolver el conflicto político territorial que se tiene con el pueblo/nación Mapuche, pero sí moviliza recursos, fuerzas armadas, jueces y fiscales y muchísima tinta de los medios empresariales para iniciar una caza de un fantasma irreal. Fantasma llamado "Resistencia Ancestral Mapuche”.

En fin, la RAM no es mas que un invento del gobierno, que le sirvió para aumentar la capacidad represiva.