¿Qué gana Entre Ríos con Rusia?



O. Rivarola Salduna-. Los beneficios para la provincia de Entre Ríos del pragmatismo en la política exterior de la administración Macri. Las materias pendientes para un desarrollo sustentable de la provincia.





Se le ha cuestionado al Presidente Macri la supuesta ideologización de las relaciones internacionales. En especial en el caso donde Entre Ríos perdió un mercado para exportar pollo y arroz: la Venezuela del déspota Nicolás Maduro, cuya deriva hacia la violencia ejercida desde el Estado es incalificable, al igual que sus vínculos con el narcotráfico. Se le cuestiona que se ideologice la vinculación comercial entre ambos países y sin embargo se siga dependiendo de las exportaciones a China, donde el férreo control del Partido Comunista -que en su versión local apoyaba a Cristina Kirchner, no hay que olvidarlo- conjuga políticas de mercado y librecambio con un antiliberalismo dictatorial no menos feroz que el Venezolano. E incluso, peor.
Esta crítica podría ser válida si la realidad no fuera demostrando un pragmatismo de la administración Macri que a la luz de los hechos va definiendo otro contorno caracterizado por el pragmatismo y el realismo en materia de política exterior. Lo cual termina beneficiando de manera directa e indirecta a la provincia de Entre Ríos.Veamos algunos ejemplos concretos.

La administración de Macri forjó una fuerte alianza con el Presidente Obama, del Partido Demócrata de los Estados Unidos en buena medida sorprendiendo a la opinión pública local, quien ubicaba al PRO, más que a Cambiemos,, como cercanos al Partido Republicano. Sin embargo en Argentina se estaba atento a la deriva populista del Partido Republicano y las consecuencias que un triunfo de éste, especialmente del entonces candidato marginal a la Presidencia, Donald Trump, podrían tener en el mundo en general y en Argentina en particular.
Las previsiones salieron mal porque aunque la candidata Hilary Clinton fue la más votada por el curioso sistema electoral estadounidense terminó siendo Presidente el peligroso populista Donald Trump. Así que Argentina tuvo que salir a buscar nuevos horizontes, especialmente luego de que le cerraran el mercado del biodisel (que impacta de manera decisiva en la economía entrerriana).
Entre Ríos es la segunda provincia en producción de limones, que sí tendrán acceso al mercado estadounidense. Nuestro país lidera la producción de limón y jugo de limón en el mundo, especialmente por la producción tucumana. Aún así, tangencialmente se ve favorecido Entre Ríos compensando en parte lo que pierde por la suba de los aranceles hasta el punto de lo prohibitivo para el biodisel en el mayor mercado del mundo, que son los Estados Unidos. Argentina elevó una protesta formal contra EEUU en este punto en la Organización Mundial del Comercio. es decir dejó en orsai a quienes creían que la administración Macri reanudaría las "relaciones carnales" del peronismo de los noventa con los Estados Unidos. 

Argentina consiguió que China abriera aún más su mercado para la carne ovina y vacuna, siendo esta última un producto que se produce en Entre Ríos.
Aunque no sea mérito argentino, la recuperación de Brasil siempre es una buena noticia para nosotros. Cada tres puntos de crecimiento de Brasil, significa un punto de crecimiento para la economía argentina. Fue un acierto de la actual administración argentina continuar con la política de estado de marchar junto a Brasil, incluso en las negociaciones con la Unión Europea. Negociaciones que, vale recordar comenzaron cuando Néstor Kirchner y Lula Da Silva eran presidentes de Argentina y Brasil, respectivamente.
En ambos casos, la cuestión de Brasil y China, son políticas que tienen méritos los dos últimos presidentes. Tanto Cristina Fernández de Kirchner como Mauricio Macri.
Un ejemplo de ésto es que las reservas se fortalecieron por el swap chino conseguido por Cristina, que se materializó en el 2017.

Por otro lado, en el tercer mundo, China y una activa Rusia ocupan posiciones que la administración de Trump con su nacionalismo retrógrado deja vacantes. En buena medida eso influye en el clima de la visita del Presidente Macri a Rusia, acompañado entre otros gobernadores por el entrerriano Gustavo Bordet.

Esto demuestra una plasticidad y pragmatismo que vale la pena tener en cuenta pues repercute de manera directa en la economía entrerriana, que sigue necesitando desarrollarse y crecer a partir de sus condiciones naturales, a las cuales hay que agregarles valor y así generar empleo decente para tener un mercado interno que vaya alcanzando mayores grados de especialización y diversificación a la vez. Esta es una tarea pendiente y fue una promesa de casi todos los gobernadores incluido el actual. Sigue siendo sin embargo una materia pendiente.

Las relaciones internacionales no deben ser exclusivamente comerciales porque Argentina tiene una tradición diplomática desde el retorno democrático de aportar a la paz y la democracia. Debe continuar en esa senda y esto incluye protestar por lo que sucede en Venezuela pero también en Perú y Estados Unidos, donde los gobernantes son populistas de derecha.