Soy Superman y me chupan la pija

Lucas Carrasco-. Llevo muchos años aguantando golpes de la corporación política y periodística.  Y sin embargo, resucito y resucito. Nací para romper las pelotas.

Falleció Lucas Carrasco



 Manuel Ibiza-. Poema para la masacre que las almas débiles e idiotas desean. Todo el miedo de los políticos, los medios entrerrianos, los alcahuetes, todo lo que se callan, porque les incomoda, se lo planteamos de una vez, para que sean felices y se masturben un rato, con el pensamiento falso de alguien que es nuestro amigo y uds odian mucho y lejos está de morirse. Desde TN hasta el diario UNO. tantos han dado -la noticia deseada- de Carrasco, por fin, muerto y enterrado así no jode más a la gente. Lo han deseado tanto que, bueno, ahí va.  (Vivirá hasta los 90 años, jodiéndole la vida a todos los periodistas y escritores mediocres) Nos enterrará a todos. Incluso a quienes le llevamos 30 años de vida.



Joakito deja un cartel
escrito a mano, en la oficina.
Dice, básicamente dice,
que compró todo el alcohol
disponible en el supermercado.

Y se fue.

Parecerá una exageración
una licencia poética
pero es verdad, sencilla y contundente:
milicos literarios, sepan que somos altos borrachos.

El supermercado Día de calle San Luis
en Paraná. fue saqueado, pagando todo, en bebidas
Le pusieron tope de compras,
las dividieron con Santiago.

El historiador, rosarino, de paso
alma borracha y rebelde
que aún tiene la paciencia
de mandar a todos a la mierda.

Lucas y yo volvimos
con grapa. Un par de risas insobornables.
En la puerta estaba Osvaldo.
Estamos todos.

Nadie quiere tocar el tema delicado:
Lucas Carrasco, hecho mierda por todos los medios.
De derecha o de izquierda.
Sin complot ni conspiración.

¿Qué hacemos, muchachos?
ahora que tantos consiguieron laburos
prestigiosos laburos por estar
bajo las órdenes de Lucas Carrasco

¿Nos callamos, negamos la verdad,
nos sumamos al coro fascista o,
como propone Martín Vázquez: redoblamos las cosas, nos la jugamos más
y a fondo, que sea un grupo grande?

-¿Grupo grande de qué?
preguntó Joakito.
De nada. Le contestaron.
No hay nada allá afuera.

Lucas Carrasco pone música clásica,
después se acuesta a dormir.
Quizás nunca despierte. O sí.
Odia tanto a la gente que quiere verlo muerto...