Soy Superman y me chupan la pija

Lucas Carrasco-. Llevo muchos años aguantando golpes de la corporación política y periodística.  Y sin embargo, resucito y resucito. Nací para romper las pelotas.

Pero le ganó



Manuel Ibiza-.



Herido,
contra la calumnia,
decidió pelearle.
Sabiendo que perdería.

Así como decidió toda la vida
ganarle a las derrotas,
boxear en el ring de las casualidades
con su ética golpeada,
su ética de nariz quebrada.

Así como perdió hasta la verguenza,
así como cayó, abatido,
así como se burlaron y se burlaron tanto de él
así como así

decidió pelearle
de sorpresa
Decidió pelearle hasta perder
a la calumnia.

Pero.
Le ganó.
Le costó. Mucho.
Muchísimo. Todo.
Lo vamos a extrañar.
Pero le ganó