Soy Superman y me chupan la pija

Lucas Carrasco-. Llevo muchos años aguantando golpes de la corporación política y periodística.  Y sin embargo, resucito y resucito. Nací para romper las pelotas.

Opinión: Está en danger la libertad de expresión



Lucas Carrasco-. A la depresión de Eskenazi hay que sumarle que Luis Miguel Etchevehere se encuentra atravesando un período de tristeza. El pronunciamiento de ADEPA sobre la libertad de expresión.






El periodismo entrerriano está de luto. Sebastián Eskenazi está deprimido, Etchevehere está triste y hasta Bordet podría caer en un estado de insolvencia.
El asunto preocupa a la Academia Nacional de Periodistas, ADEPA y la Cámara de Contratistas del Estado. Son tiempos difíciles para la República, las Instituciones, el Periodismo Independiente, la Paz Mundial y la conservación de los Osos Pandas.
Prácticamente no queda garca entrerriano sin sentir tristeza, lo que llena de lágrimas los sensibles corazoncitos de quienes controlan la moral ajena. Que esta situación se esté dando en momentos donde uno de los nuestros, Gente Bien, está al frente del gobierno nacional, es inconcebible.
Un país sin libertad de expresión, sin esclavos en los campos y sin coimas para el sistema financiero, es un país que puede caer bajo las garras del populismo o algo peor, alguien que quiera cobrar impuestos.
Ante esta grave escalada de tristeza entre la Gente Bien, todos los ciudadanos debemos manifestarnos masivamente en la calle: está en juego la democracia, la República, el sistema bancario, la colaboración que Argentina, como ejemplo de solidaridad mundial, ha realizado con las petroleras extranjeras. Está en riesgo, en suma, el periodismo independiente. Y la Comisión de Homenaje Permanente a Mí Mismo.
Una sociedad sin periodistas independientes es una sociedad sin destino, a la deriva de las garras de cualquier aventurero fiscal. El mejor virus contra este potencial hitlerismo fiscal en el que podría degradarse nuestra democracia, es la intervención urgente de los Estados Unidos para preservar el Estado de Derecho y sobre todo, la estabilidad emocional de nuestros máximos próceres del malandraje entrerriano. Porque como dijo Bertolt Brecht:
-Primero extorsionaron a los terratenientes, pero yo no me preocupé porque no tenía ni eslavos.
-Después extorsionaron a los dueños de los bancos privatizados, pero yo no me preocupé porque no tenía ni tarjeta de Carrefeour,
-Después me vinieron a cobrar impuestos por el yate, pero ya era tarde. 

La democracia está en peligro. Hay que denunciarlo a los cuatro vientos. No puede ser que se ventilen las coimas y negociados de los patriotas entrerrianos, que tanto han hecho por el federalismo, que son los únicos que trabajan, que se levantan temprano, que no toman mate. Asediados por subversivos que quieren cobrar sus sueldos, gobiernos que no son lo suficientemente sumisos, rumores dañinos sobre competencia espuria en el mundo del raterismo vip, todo esto daña la democracia, la República, los Derechos de la Gente Bien, el Mundial de Rusia y el prestigio del Ballet de Chivilcoy. Son asuntos de una gravedad extrema, ante la total indiferencia de la Organización Mundial de la Salud: Eskenazi y Etchevehere casi ni pudieron dormir. Quince minutos, eternos. ¿Acaso eso no está dentro del Protocolo Contra la Tortura? ¿No viola las Convenciones de Ginebra? ¿No le quita alcohol a la Ginebra?
No merecemos haber nacido si esta gente pasa el mínimo de tristeza. Es una injusticia. Por eso esta noche habrá un masivo caerolazo para protestar contra este ataque al corazón de las instituciones: entristecer nuestros cacos de Alto Guiso es un delito de lesa vulgaridad. Imprescriptible. Propio de ordas de fanáticos, planeros, subversivos, trabajadores, gente sin doble apellido y esclavos. Del RAM. Gente tan vulgar que vive de su trabajo nomás, en vez de heredar fortunas para dilapidarlas, como hacen nuestros próceres del timo.
Si dejamos que la chusma invada nuestras sagradas tradiciones de rendirle pleitesía a nuestros monarcas financieros, no solo está en peligro el periodismo independiente, sino y fundamentalmente, el destino de la Nación. No se qué es peor.
Como dijeron los señores Ortega y Gasset :
"Entrerrianos, hacer sentir triste, así sea media hora, a  vuestros más afamados bandidos vip, es conspirar contra el destino de la humanidad"
Sabias palabras. Habría que hacerle caso a estos señores, Ortega y Gasset.