“Pink Floyd y Spinetta fueron mis primeros descubrimientos”

Rolando Revagliatti-.Marisa Negri nació el 24 de junio de 1971 en Buenos Aires, capital de la República Argentina, y reside desde 2011 en el Delta, partido de San Fernando, provincia de Buenos Aires. Es Maestra Especializada en Educación Primaria, Profesora de Castellano, Literatura y Latín, formada en Especialización en Educación por el Arte (Instituto Vocacional de Arte), con posgrado en Arteterapia (Universidad Nacional de Arte) y postítulo en Escritura y Literatura en la Escuela Secundaria. Es Bibliotecaria Escolar, cursa la carrera de Bibliotecóloga y se desempeña desde 1990 en la educación pública como Profesora de Literatura. Desde 1995 a 2005 coordinó el Taller “El Revés del Cielo” en la Municipalidad de Zárate, provincia de Buenos Aires. Junto al músico Alejandro Dinamarca tuvo a su cargo talleres de Arteterapia para adultos mayores. Desde 2010, con Alejandra Correa coordina el programa “Poesía en la Escuela”. Organizó concursos de plástica y literatura y participó en mesas …

Bordet y sus medios están enajenados




Alexis Gravier-, El grado de enajenación de los medios de comunicación de Entre Ríos es realmente sorprendente.



Hasta los medios de comunicación financiados por Cambiemos, hoy analizan que el resultado es producto de la corrupción del gobierno anterior. ¿Cómo se explica, entonces, que Urribarri haya logrado imponer a Bordet en el 2015? ¿O que en las PASO del 2017, el Justicialismo haya sacado más votos que en la general, tanto en número de votantes como en porcentaje? No lo explican, porque ya en las PASO hicieron los mismos análisis, en el mismo estado de enajenación.
El resto de los medios, financiados por el Estado Provincial al arbitrio de Bordet, hasta el domingo a las 6 de la tarde no vio venir la tendencia de la sociedad entrerriana a repudiar con contundencia el giro demagógico, bananero de la campaña electoral de Bordet, con la fabulosa mentira sobre Salto Grande, mentira que volvió a repetir -mostrando quién es el verdadero enajenado al que le hablan los medios que él financia- una vez derrotado catastróficamente, Hasta en Concordia perdió por primera vez el peronismo.
De una difernecia de 5% se pasó a 15% provincial, triplicando el triunfo.



El intendente Enrique Cresto evitó reconocer la derrota. El gobernador volvió con la demagogia bananera de esa fenomenal mentira que es provincializar una represa binacional. Los candidatos, como Juan José Bahilo, que perdió por una contundencia aplastante en el único lugar donde lo conocen, Gualeguaychú, le echó la culpa veladamente al gobernador. La señora Cresto optó por esconderse. De Zavallo no se tienen noticias de su paradero.



Nadie se atrevió a señalar lo que en esta columna señalamos apenas se fundó Somos Entre Ríos: que la provincialización de una elección para cargos legislativos nacionales era ridícula, que poner al gobernador como rostro de la campaña era un error porque el gobierno es muy mediocre, que el tipo de campaña que se diseñó no tenía Plan B en caso de perder, que amuchar fragmentos del peronismo no siempre suma, sino que a veces, como en este caso, resta.

Bordet ahora debería sentarse a pensar qué hacer en los dos años que le quedan de mandato. Qué marca dejar en la historia. Porque hasta ahora no ha hecho nada. Ni bueno ni malo, sencillamente, es un gobierno mediocre.

Es altamente probable que estalle en mil pedazos la interna peronista. Pero lo verdaderamente significativo es otra interna, la que en realidad discute el poder de cara al 2019.

Por un lado, Atillio Benedetti, desde Gualeguaychú, trató de capitalizar personalmente el resultado, con el problema de que en realidad fue elegido a dedo por Rogelio Frigerio, que si aspira a la gobernación entrerriana (cuestión aún por definirse...hoy por hoy, le conviene seguir jugando en la política grande, la nacional) lo deja sin margen a Benedetti.
Por el otro lado, Sergio Varisco, con un discurso socialdemócrata y fuertemente radical, con las consecuencias que eso implica hacia el PRO y al interior de Cambiemos.
Por ahí, como señalaron con agudeza otros autores en este sitio, pasa la verdadera discusión sobre el poder de cara a 2019.


La campaña de Cambiemos fue eficaz. Ganó la marca, no los candidatos.
La campaña de Somos Entre Ríos fue errada, ridícula, demagógica y llena de falsedades y extorsión al electorado, que castigó al gobernador claramente. Bordet no tomó nota de ese castigo y habló, enajenado, como si no hubiera sido quien se puso al frente de la campaña, como si lo ocurrido no fuera una derrota histórica.

El coro de medios de comunicación que le responde replicó los dichos de Bordet como si se tratara de un estadista. Aunque quienes hacían planes de negocios para seis años saben ahora que quedan nada más que dos años, lo que significa que para fines del año que viene tendrán que empezar a desmarcarse. La poca credibilidad que les queda los deja como actores de reparto que hacen el Diario de Yrigoyen para Bordet.