“Pink Floyd y Spinetta fueron mis primeros descubrimientos”

Rolando Revagliatti-.Marisa Negri nació el 24 de junio de 1971 en Buenos Aires, capital de la República Argentina, y reside desde 2011 en el Delta, partido de San Fernando, provincia de Buenos Aires. Es Maestra Especializada en Educación Primaria, Profesora de Castellano, Literatura y Latín, formada en Especialización en Educación por el Arte (Instituto Vocacional de Arte), con posgrado en Arteterapia (Universidad Nacional de Arte) y postítulo en Escritura y Literatura en la Escuela Secundaria. Es Bibliotecaria Escolar, cursa la carrera de Bibliotecóloga y se desempeña desde 1990 en la educación pública como Profesora de Literatura. Desde 1995 a 2005 coordinó el Taller “El Revés del Cielo” en la Municipalidad de Zárate, provincia de Buenos Aires. Junto al músico Alejandro Dinamarca tuvo a su cargo talleres de Arteterapia para adultos mayores. Desde 2010, con Alejandra Correa coordina el programa “Poesía en la Escuela”. Organizó concursos de plástica y literatura y participó en mesas …

Recetas para disfrutar las tardes de Semana Chanta




Antonella Della Marisa-.La semana santa para los entrerrianos como para la mayoría de los argentinos que profesan la fé católica es ideal para juntarse en familia y con amigos y reflexionar por todo lo que nos sucede. Generalmente, estas fechas, los cristianos por cuestiones de religión no consumen determinados productos alimenticios, entonces, en estos días voy a estar compartiendo con ustedes, recetas y orígenes de las mismas y su vinculación con nuestra provincia. Hoy les comparto la historia y la receta de la famosa Rosca de Pascuas.
Nuestra provincia tiene una gran comunidad de inmigrantes italianos, en este sentido vale la pena recordar que la rosca de pascua nació en Italia, más precisamente en  Bolonia, con el fin de complementar al ya tradicional huevo de pascua.  Los reposteros italianos retomaron estas tradiciones antiguas nunca  perdidas del todo para "competir" con la también antigua tradición del  huevo.
Para su confección utilizaron productos simples: leche, huevo y harina. Y  de esta manera nació la "Rosca de Pascua".
Otra de las  historias de la Rosca de Pascuas, se remontan al año 476, cuando un  rey bárbaro había sitiado la ciudad de Pavia, en Italia. En ese lugar, un humilde pastelero preparó un postre con forma de paloma para la Pascua, símbolo de paz y amor y se lo regaló al monarca. Tan conmovido quedó el rey, que en prueba de amistad levantó el sitio de la ciudad y liberó a la población. Con el correr del tiempo, fue cambiando la forma del postre, hasta llegar a la rosca tan conocida, que representa con un anillo el amor y la amistad que unen los pueblos.

Para preparar las roscas vamos a necesitar:
Harina, 500 g
Leche, 50 cc
Huevos, 4 (3 para la masa y 1 para pintarla antes de llevar al horno)
Azúcar, 100 g
Sal fina, 1 cucharadita al ras
Manteca, 100 g
Levadura en pan, 50 g (un cubito)
La cáscara de ½ limón rallada
Esencia de azahar o de vainilla, una cucharada.
Almendras,150 g
Crema pastelera
Mezclamos en un tazón ¾ de taza de agua tibia (no caliente) y dos cucharaditas de azúcar. despúes le incorporaramos el cubito de levadura, sin mezclar.
Tapar el tazón con un platito y dejar en lugar tibio que la levadura fermente, se deshaga y duplique su volumen (unos 15 minutos.)
Tamizar la harina junto con la sal y ponerla en la mesada en forma de corona. En un bol, mezclar: los huevos levemente batidos con un tenedor, la leche , el azúcar, la ralladura de cáscara de limón, la escencia de vainilla o de azahar y la levadura ya disuelta.
Colocar esta mezcla de a poco en el centro de la harina e ir tomando todo con un tenedor primero y con las manos después. Le agregamos la manteca de a pedacitos y amasar hasta obtener una masa muy suave. Tapar la masa con un paño y dejarla levar hasta que duplique su volúmen ( más o menos una hora).
Desgasificar la masa amasandola, pegándole con los puños y golpeándola contra la mesa.
Separamos la masa en dos bollos y colocamos cada bollo en una asadera enmantecada y enharinada.
Aplastar cada bollo hasta que quede con forma circular y de unos 6 cm.de alto. Con cortapastas de unos 8 cm de ancho retirar la parte central de la masa.
Enmantecamos la parte exterior de los cortapastas y  los dejamos en los centros.
Los huecos centrales de la rosca también se pueden hacer con las manos. Dejar levar las roscas hasta que dupliquen su volúmen.
Pincelar con huevo batido, decorar con la crema pastelera, las almendras picadas groseramente y llevar (una por vez) a horno moderado hasta que esté dorada.

Bueno, a disfrutar y reflexionar en familia y con amigos y si quieren darle un toque distintivo pueden hacer la receta inclusiva