Broté



Roberto Cignoni-.



Broté

en lo más íntimo de una palabra y forma.

Escuché a lo que prometía estrellas, lejos

y lejos de los cielos.

A lo que sonreía muerte en hospicios de Dios.



Nadie me supo.

A través de una ausencia tuve que pasar.

Para que una palabra, donde el amor se hace señas,

pasase también

extraña y libre a los duelos del aliento.




Cien veces vacié el lugar,

vacié la palabra;

nos propinamos mutuamente blancura y serenidad.

Radiantes

se habitaron las cosas, las sosegadas

de todos los pensamientos. ¡Tanto

lindaron los abismos con la luz del mundo!




Nuestra vida,

nuestra muerte, pero ¿qué

remontan ellas

hasta honrar la palabra?