Pierden los jubilados, gana la Sociedad Rural

Salustriano-. Nunca quedó tan clara la política de la derecha reaccionaria que nos gobierna.




Cuando la policía, junto a la Gendarmería, golpea a diputados opositores en la puerta del Congreso de la Nación, los supuestos portavoces de la República, el respeto a las instituciones y demás, hacen silencio desde sus usinas mediáticas hegemónicas.
Los mismos medios hegemónicos que a la represión le llaman "incidentes", a las protestas opositoras "caos en el tránsito" y al cercenamiento de derechos de los jubilados "reforma previsional".

Muchos, hasta diría la inmensa mayoría de los jubilados que verán sus haberes rebajados por el actual gobierno, votaron a Cambiemos en el 2015 y lo ratificaron en 2017. Una vez pasadas las elecciones donde depositaron un voto de confianza al macrismo, les podan sus haberes para cumplir con el FMI y llenar el hueco que dejará la nueva quita de retenciones a las exportaciones de soja. El Presidente de la Sociedad Rural y Ministro de Agricultura, no tiene nada que envidiarle en cuestión de sospechas de corrupción y conflictos de intereses a Juan José Aranguren, el CEO de Shell que como Ministro de Energía se dedica sistemáticamente a favorecer desde el Estado a la compañía donde tiene acciones societarias. A la vez que desata ajustes salvajes con los tarifazos sistemáticos que desde su área se autorizan, para que el dinero de los trabajadores vaya a las grandes multinacionales de la energía, el petróleo, el gas, etc.

Exacatmente el mismo monto que el gobierno le robará a los jubilados, 70.000 millones de pesos, es lo que recibirán los afiliados de la Sociedad Rural como subsidio, tras la rebaja de un 5% del Impuesto a las Exportaciones de Soja, que se concretará en enero de 2018. Una transferencia de ingresos de los más pobres a los más ricos. Que además sustraerá 2.000 millones de pesos al mercado interno entrerriano para dárselo a los amigos del entrerriano Etchevehere, cuyo destino es sabido termina en paraísos fiscales y no en el pago, ni siquiera, de los peones que tiene en negro en condiciones de esclavitud. Esclavitud en el siglo XXI: al emblema dele sclavismo se lo premia con un Ministerio que debe regular sus propios negocios. ¿No será demasiado?

Exactamente el mismo monto que se les sacará a las Asignaciones Universales por Hijo, ya castigadas por una inflación galopante incentivada desde el Estado con tarifazos y demás medidas. Mientras tanto, el gobierno de los CEOs multiplicó la plantilla de funcionarios políticos, gastos reservados y compras a proveedores que son, a la vez, funcionarios. Pero los corruptos son los opositores que están presos sin condena, en un escenario inédito desde el retorno de la democracia en 1983. Paralelo a un cercenamiento de los medios de comunicación y periodistas que no son adictos al gobierno. Algo que a los radicales debería darles verguenza, porque perdieron su espíritu anticoporativo, vendieron su alma al diablo y se quedan callados ante la exhibición obscena de  opositores obligados a posar esposados, con cascos y chalecos antibalas como si se trataran de terroristas de la ETA o capos del cártel de Medellín o Sinaloa.



Mientras tanto, el Ministro de Agricultura, sigue sin pagar los salarios en El Diario de Paraná, donde le rinden pleitesía como si se tratara de una persona honorable y no un hombre con evidentes conflictos de intereses, negocios incompatibles con la función pública y líder de los sectores más ricos del país, cuyas opacas fortunas son sistemáticamente fugadas al exterior, como hace el mismísimo Presidente de la Nación y su familia.