Perspectivas para el mercado internacional de harinas vegetales



Emilce Terré y Julio Calzada-. Para Argentina, el mercado de harinas vegetales es clave por ser el principal producto de exportación del complejo sojero, que a su vez provee un tercio de las divisas que entran al país por exportaciones. ¿Qué cabe esperar para la nueva campaña, que se debate entre una oferta bien abastecida y los efectos de un año Niña?






Analizamos en esta nota la situación actual del mercado mundial de harinas oleaginosas. Es un mercado sumamente importante para Argentina, ya que nuestro país es el principal exportador mundial de harina de soja, proveyendo alrededor del 50% de las ventas totales del producto. Argentina obtuvo este lugar por ser un trascendente productor mundial de poroto de soja y por contar con uno de los complejos industriales oleaginosos más modernos y avanzados del planeta para moler oleaginosas: el del Gran Rosario. A su vez, la Harina de soja que surge de dicha industrialización es el principal producto de exportación de nuestra República.

Tengamos presente que el 33% de las exportaciones de Argentina son generadas por el complejo oleaginoso. Es decir, uno de cada tres dólares que entran a Argentina por exportaciones, lo aportan la soja y el girasol. Nuestro país exportó en el año 2016 cerca de 57.737 millones de U$S, en tanto que las exportaciones del complejo oleaginoso (soja más girasol) ascendieron a 19.300 millones de U$S. De ese total de 19.300 millones, las exportaciones de harina y pellets de soja representaron casi U$S 10.000 millones. Esta última cifra equivale al 17% de las exportaciones totales de nuestro país.

La harina de soja supera en facturación al resto de los productos del complejo sojero. Las ventas al exterior de “aceite de soja en bruto” en el 2016 generó casi 4.000 millones de U$S de exportaciones, poroto de soja 3.200 millones de U$S y Biodiesel 1.239 millones de U$S. Estos cuatro productos sumados (harina, poroto, aceite y biodiesel de soja) representan en el 31,8% de las exportaciones totales de Argentina.

El complejo agroindustrial-portuario del Gran Rosario (GR) muestra un liderazgo tanto en el crushing de oleaginosas en Argentina como en volúmenes exportados gracias a su complejo de 19 terminales portuarias ubicadas en 70 Km de costa sobre el Río Paraná y sus 20 fábricas aceiteras. En el 2016, el GR despachó más del 97,3% del total exportado por Argentina en aceites vegetales y el 99% del aceite de soja que nuestra nación despachó a otros países. A continuación analizamos el mercado mundial de harinas oleaginosas integrado por los siguientes productos: harina de soja, de colza, de girasol, de algodón, de almendra de palma, de maní, de pescado y otras de menor relevancia.



1) ¿Cuáles son las proyecciones para la producción mundial de harinas oleaginosas para la campaña 2017/18?

Las previsiones de Oil World para la campaña 2017/2018 en el mes de setiembre de este año mostraban que la producción mundial de harinas oleaginosas -medida en toneladas- podría registrar un aumento del 3,4% respecto de la campaña anterior. Como puede observarse en el cuadro N°1, en la campaña 2016/2017 la producción mundial habría alcanzado las 340 Mt (millones de toneladas). Para la actual campaña (2016/2017), Oil World esperaba que la producción mundial pueda llegar a 352 Mt, casi 12 Mt más que en el ciclo anterior.



Hace cuatro años atrás (en la 2013/2014) la producción mundial de todas las harinas oleaginosas era de aproximadamente 306 Mt. En consecuencia, en la presente campaña y de acuerdo a la medición realizada en Setiembre 2017, a nivel mundial podríamos llegar a tener casi 46 Mt anuales más de producción que hace 4 campañas. Y es precisamente la harina de soja la responsable de esta mayor producción de harinas oleaginosas que se observa en el mundo ya que contribuye con esas 46 Mt (el 100% de este incremento en 4 años). Las estadísticas marcan que habría un 15 % más de toneladas de harinas oleaginosas que hace 4 años atrás. Este indicador de sobreoferta es importante para entender porque se mantienen relativamente estables los precios de la harina y pellets de soja a nivel internacional en los últimos tiempos. Más producción mundial de soja y por ende de harina, implica un límite para la suba de precios.

También crece la participación de la harina de soja en el total de harinas oleaginosas. Pasa del 61% en el ciclo 2013/2014 al 66% en la 2016/2017. Es el resultado de la mayor producción de poroto de soja y de su industrialización. En el presente ciclo 2017/2018 se mantendría ese porcentaje.



2) ¿Qué decía la Hoja de Balance de las harinas oleaginosas a nivel mundial en la última estimación de Oil World en Setiembre 2017?

En el cuadro N°2 vemos la hoja de balance de las harinas oleaginosas en forma agregada a nivel mundial. Allí consignamos los datos de las últimas cuatro campañas más la proyección de lo que –según Oil World a setiembre de este año- podría llegar a suceder en el presente ciclo 2017/2018.

Comparando lo sucedido en la campaña 16/17 con lo que podría pasar en la actual 17/18 vemos que la producción mundial podría llegar a crecer de manera muy similar a los consumos: 3,4% versus 3,9%. De las 12 Mt de harinas oleaginosas que habría de más este año en materia de producción, se consumirían exactamente la misma cifra. El hecho de contar con casi 12 Mt más de mercadería este año –una oferta en aumento- ya es de por sí era un indicador que no ayuda al alza de los precios de la harina de soja.

Por otra parte, Oil World estimaba que al finalizar la campaña 2017/2018 se registraría una leve baja en los stocks finales mundiales, pasando de 11,48 a 11,43 Mt. 




Reiteremos algo importante: la sobreoferta mundial de harinas oleaginosas es generada –de manera excluyente- por la creciente molienda de soja. El resto de las harinas aportan muy poco a la oferta mundial. La supremacía en este mercado la tiene la harina y pellets de soja.


3) ¿Pero cuáles fueron las novedades de las últimas semanas en estos mercados?

En un marco donde se esperaba que el aumento en la producción de harinas vegetales apenas siga el ritmo del crecimiento en el consumo, las noticias que el año Niña podría repercutir negativamente en la producción de soja argentina apuntalaron fuertemente la volatilidad del mercado en las últimas semanas.

Como hemos dicho al inicio, Argentina es el principal abastecedor internacional de harina de soja, por lo que cualquier evento negativo en la producción de poroto afectaría notablemente la disponibilidad de oferta global.

Así  en la última quincena de noviembre el precio del futuro de harina de soja subió casi 35 dólares de US$ 350/t a US$ 385/t, su valor más alto desde febrero y casi US$ 200/t por encima del mínimo relativo que tocó en febrero de 2016; para luego bajar hasta US$ 362/t al 15 de diciembre, siempre según la percepción de los operadores de lo que ocurriría con las lluvias en la principal zona productora argentina.







4) ¿Qué países intervienen en este mercado de harinas oleaginosas? ¿Cómo podrían ser los números en la actual campaña?




A nivel productivo, hay cinco principales países industrializadores y productores de harinas oleaginosas: China, Estados Unidos, Argentina, Brasil y la Unión Europea. Nuestro país ocupa el tercer lugar en el ranking mundial. Produciría en la actual campaña cerca del 10% del total mundial, unas 33,2 Mt. Recordemos que estamos computando la totalidad de las harinas oleaginosas que incluyen a la harina de soja, colza, girasol, algodón, almendra de palma, maní, pescado y otras de menor relevancia. El principal productor, China, estaría generando cerca de 88 Mt, lo que representa cerca del 25% de la producción mundial de harinas oleaginosas.

En otro orden, China es el principal consumidor mundial de harinas oleaginosas. Ostenta el 25% del consumo doméstico mundial. Con casi 89 Mt de uso doméstico de harinas oleaginosas estimadas para la presente campaña, China estaría utilizando cerca de 16 millones de toneladas más que en la campaña 2013/2014 (consumió allí casi 73 Mt). Este indicador de mayor demanda permite alentar esperanzas de que seguirán firmes las compras de poroto de soja de China y el consumo interno de harina de soja por parte de este gran país. Esto podría dar firmeza a los precios.

Recordemos que en la campaña 2013/2014 China había importado cerca de 70 Mt de poroto de soja para moler con sus fábricas y obtener harina de soja (Datos USDA). Esa mercadería provino principalmente de Estados Unidos, Brasil y Argentina. En tanto que en la campaña 2016/2017 las importaciones Chinas subieron a 93 Mt de poroto de soja, casi 23 Mt más que tres años atrás. Estos indicadores son muy positivos para Argentina.

Si miramos las importaciones de harinas oleaginosas, el actor clave es la Unión Europea. El 28% del comercio mundial lo ostenta este conjunto de 28 países. En la actual campaña, la UE28 podría demandar a otras naciones casi 27,4 Mt sobre un total de 97 Mt de importaciones. Este bloque ostentaba el 30% de la demanda mundial en años anteriores. Para la actual campaña se espera una leve baja hasta ubicarse en el 28%.

En materia de exportaciones de harinas oleaginosas, Argentina seguiría siendo en la 2017/2018 el principal exportador mundial. En la presente campaña se espera que - con 33 millones de toneladas- nuestro país pueda llegar a alcanzar una participación del 34% en el comercio mundial de harinas oleaginosas. Le seguirían Brasil con 15 Mt y luego Estados Unidos con 13 Mt.