Masiva movilización en defensa de Ezkenazi



Lucas Carrasco-. Se realizó en Paraná la Marcha del Orgullo Coimero.

Encabezados por la plana mayor de la dirigencia política entrerriana de todos los partidos, seguido por periodistas que temen perder las coimas que antes entregaba el gordo que trabajaba de Hijo De Bachetti (hoy se desempeña como mucamita de Bordet) y ahora se encargan otros ex funcionarios de Urribarri, se realizó en Paraná la Marcha del Orgullo Coimero.



Con lágrimas en los ojos, velas encendidas y banderas de Argentina y algunos paraísos fiscales, estuvieron presentes lo más granado de la delincuencia empresarial española.
Eskenazi, que no se molestó en asistir al evento de sus súbitos, envió una delegación con valijas.
El político sin votos Sebastián Eskenazi obligó a la prensa oficialista entrerriana a publicar una fábula donde alguien le habría competido en su rubro -la extorsión-. En la fábula de Eskenazi, el delincuente hizo publicar que fueron detenidos sus competidores y que están presos. Si bien el hecho es falso (obvio), los dirigente políticos y sus operadores de prensa fueron obligados a llorar a lágrima viva hasta el punto de buscar resucitar el espíritu de Oliverio Girondo.
Llorando por chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología,
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.

Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo...
si es verdad
que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.


Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.
Por el cajero automático.

Llorar de amor,
de hastío,
de alegría,
de dólares.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
de gordura.
De hijo de Bahetti.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio petrolero y todo el día bancario!

Los prensa oficialista de Entre Ríos había fabulado que los competidores de Eskenazi estarían presos por competir en extorsión contra Eskenazi. Todo falso, naturalmente. Se trata del hijo de Aldo Ducler y dos abogados, quien según las mentiras de Sebastian Eskenazi, que trabaja de hijo del testaferro K, estarían cumpliendo cadena perpetua por intentar competir en el rubro de la extorsión contra el experto en la materia, que además goza del monopolio de la extorsión en Entre Ríos. Los audaces competidores serían sometidos a la pena de muerte en breve por tamaña osadía, según las fabulaciones de la prensa oficialista.


Luego del discurso del fan de Wanda Nara, contratado para animar la movilización y darle un toque combativo, se lo vio arrodillado y pidiendo perdón por haber nacido en un mundo tan injusto a Diego Valiero, quien tuvo que ser llevado por la prensa mercenaria hasta una ambulancia, donde le hicieron reanimaciones de urgencia, mostrándoles los cheques firmados por Roberto Shunk, hoy trabajando de lustrabotas de Eskenazi. Los cheques tranquilizaron inmediatamente al pobre Diego Valiero, quien dejó de llorar en el momento y blandiendo las coimas se dirigió, como una especie de ídolo popular, a la multitud:
"La casa está en orden, felices pascuas" gritó, emocionado.
Las autoridades del Ministerio de Economía salieron a calmar a la Justicia, la prensa y los políticos entrerrianos, asegurando que Eskenazi seguirá gozando del monopolio de la coima.
El alivio corrió inmediatamente por las redacciones.
Mientras tanto, el pobre Eskenazi tuvo que ser atendido por un cuerpo de psicólogos mientras estaba arrecostado sobre una camilla improvisada -el Hijo de Bachetti se puso en cuatro patas para que el coimero pueda arrecostarse sobre esa amplia humanidad- y se le administraron calmantes hasta que se le logró explicar que sus competidores, si bien no están presos como fabula la prensa entrerriana, no tienen cabida en el lucrativo negocio de ser kirchnerista y macrista a la vez, simbolizando la Unidad Nacional por encima de La Grieta, que tanto preocupa a Puerto Madero, Barrio Parque y otras barriadas populares.