Todos somos populistas


Daniela Sánchez-. Como nunca queda claro qué es el populismo, todos en algún momento y por cualquier opinión seremos acusados de ser populistas. Para peor, hay quienes consideran que populismo no es un insulto, sino un elogio. Con lo cual se vuelve todo más confuso. Al final, nadie saben bien qué es el populismo y por qué se usa como adjetivo y no como concepto.




Con unos amigos hablábamos del despido de Víctor Hugo Morales de C5N. Sin conocer mucho, omití una opinión. Me acusaron de populista. 
¡Qué horrror!

¿Qué debe contestar una cuando te acusan de algo que una ni siquiera sabe bien qué es?
Es como que te digan que sos una cafre. ¿Me estás diciendo "negra africana" o torpe? (Tuve que buscar el significado, pero es una palabra que puede ser amable usada como gentilicio o peyorativa, depende del contexto y de quién la diga).


Dicen que Cristina es populista. Lo dicen quienes quieren denostarla pero también algunos que quieren defenderla. Dicen que Podemos, en España, es populista. Y ellos así mismos se reivindican populistas. Dicen que el Papa Francisco es populista, lo dicen sus enemigos velados. El Papa no sé si responde a esa acusación porque los papas responden siempre con evasivas y supuestas metáforas para que cada cual sienta que es música para sus oídos y todos queden conformes. Yo nunca entiendo las encíclicas ni esas metáforas. Para mí es lo mismo que si me hablaran en latín, como se decían antes las misas.
Dicen que Donald Trump es populista. Y Evo Morales también.
¿Qué tienen en común Cristina Kirchner, Donald Trump, Podemos, Evo Morales, la revolución bolivariana? ¿Es lo mismo Húgo Chávez que Nicolás Maduro? Chávez me emocionaba. Maduro me hace reír.
Y ¿qué tiene que ver con Víctor Hugo Morales todo eso?


Gogleé el término "populista". Apareció un artículo de Laclau. La verdad, no se le entiende mucho. Hay algunos reportajes donde es comprensible, pero no queda claro. Vargas Llosa está obsesionado contra el populismo, pero también, como Laclau, dice que puede ser de izquierda o derecha pero a diferencia de Laclau lo equipara con la demagogia.
Los artículos en inglés lo definen más bien como una especie de socialismo, con la acepción que esta palabra tiene en el mundo anglosajón. Una acepción maldita.


Quedará para personas con mayor versación desgranar el concepto. El punto es que ese concepto opera como un adjetivo, descalificatorio según quién y dónde lo diga, o positivo en otros circuitos minoritarios y exclusivos. Ese adjetivo invalida o glorifica la opinión sobre cualquier tema de la realidad. Con lo cual, una empieza a dudar de su eficacia. O mejor dicho, de las intenciones de quien te aplica ese adjetivo.
Cuando Laclau dice que es un "significante flotante" dice que luego se llena de contenido, que tal contenido puede ser de izquierda o derecha, que el populismo es una forma no un contenido.
Entonces todos fuimos, somos o seremos populistas o acusadas de populistas en algún momento, por opinar sobre cualquier cosa. Lo cual empobrece la discusión, en vez de enriquecerla a través de conceptos complejos.
No estoy diciendo que la culpa la tengan los estudiosos del populismo, sino quienes popularizaron el término para aplicarlo a cualquier cosa y vaciarlo totalmente de significado. Haciéndolo un adjetivo. Una etiqueta. Y cuando te ponen ese San Benito es como que tu opinión vale menos, o es demagoga.
Así que mi propuesta es que cuando una esté discutiendo algo, se apure a acusar primero al otro de populista y así quedar inmune a esa acusación. Total, nadie sabe qué es el populismo y populistas somos todos.