Los principales historiadores de la izquierda liberal




Gonzalo García Garro-. Si nos ajustamos a la producción histórica de esta corriente “mitromarxista” (dicen lo mismo que Mitre pero con términos de Marx), podemos decir que hoy ya no tiene vigencia alguna, en la misma medida en que los partidos políticos a los que pertenecían los historiadores, después de sucesivas crisis y diásporas, hoy prácticamente no existen. No obstante mencionaremos a los referentes más significativos de esta corriente.






a) José Ingenieros (1877-1925). Nació en Italia, su verdadero nombre era Giuseppe Ingenieri. Fue médico, psiquiatra, escritor, docente y filosofo. Fundador y miembro del Partido Socialista. Sus obras como “El hombre mediocre” o “Hacia una moral sin dogmas” hicieron escuela en la enseñanza universitaria durante décadas.
Su personalidad inquieta fue motor de grandes tentativas culturales, las que llevó a cabo con éxito considerable, pero quedó atrapado en los preceptos de su época; en materia histórica se aferró a un positivismo cientificista de contenido ecléctico para escapar de una sociedad colonial que no comprendía y lo perturbaba. Fue el último intento de positivismo no ortodoxo en Argentina.
Juan José Hernández Arregui y Rodolfo Puiggrós fueron los dos pensadores del campo nacional que estudiaron mas en profundidad y críticamente la producción historiográfica de Ingenieros. Rodolfo Puigrós, en relación al libro “Evolución de las ideas en la Argentina”, apunta”: “La obra de Ingenieros carece de una filosofía coherente y en ella se cosecha marxismo y positivismo, metafísica y realismo ingenuo, irracionalismo nietzscheano y cientificismo, humanismo y racismo, admiración a la revolución proletaria y apología emersoniana del gran hombre, materialismo e idealismo, sin dar una interpretación clara y verdadera de las causas internas de nuestro desarrollo social. Solo queda en pié, como afirmación axiomática que “el atraso de estas desventuradas comarcas proviene de la conquista española”.



b) Alfredo Palacios (1880-1965). Abogado, legislador, docente, y político con particularidades de líder carismático, adhirió desde su juventud al Partido Socialista. En 1904 fue elegido diputado por la Capital Federal y se convirtió de esa manera en el primer legislador socialista argentino y de América. En relación a la política tuvo en algunos momentos la visión de una especie de socialismo nacional para Argentina, lo que le valió muchos ásperos enfrentamientos dentro de su partido.
Jorge Abelardo Ramos cuando trata la tragedia de esta generación del 900, al referirse a Palacios expresa: “Eterno Hamlet, le faltó coraje para romper definitivamente con la Casa del Pueblo (sede del P.S.) y ha concluido al servicio de la oligarquía”.
De su producción historiográfica se destaca “Esteban Etchevarria, albacea del pensamiento de Mayo”, donde reivindica la figura de Bernardino Rivadavia como un estadista progresista y visionario por la sanción de la Ley de Enfiteusis, que según la concepción de Palacios sería una aplicación del socialismo agrario de Henry George. Eso dice todo, ¿no?



c) Por último destaco a la figura del historiador Milcíades Peña (1933-1965). Este pensador es tal vez el más importante historiador de la izquierda marxista (no liberal) en la Argentina del Siglo XX. Fue un hombre de militancia trotskista en la fracción que conducía el dirigente Nahuel Moreno.
Es el miembro de esta corriente con mayor capacidad crítica y rigor científico. Es muy superior a los otros historiadores referidos. Igualmente su rigor crítico lo pone en otro lugar respecto al marxismo ingenuo y moralista que profesa Palacio por ejemplo. Pero, su obra, en general, está en coincidencia con el esquema de la historia liberal aunque desde una óptica marxista.
Sus trabajos mas importantes son: “Antes de mayo (1500-1810)” que lleva el subtitulo de “Formas sociales del trasplante Español al Nuevo mundo” trabajo éste realizado entre los años 1955 y 1957 y en el que se estudia la formación y perspectivas de las clases sociales en la historia argentina. “El paraíso terrateniente (1819-1850)”. “La era de Mitre”, “De Mitre a Roca”. (1870-1885) y “Alberdi, Sarmiento, el 90” (1885-1890). Debido a la prematura muerte del autor en 1965 los textos originales fueron corregidos en el aspecto externo, respetando su contenido, por el escritor Luís Franco.