Cosa de brujos



Ricardo Leguízamo-. Cosa de brujos





Mi primo cirujano me contó hace un tiempo que operó durante 7 horas a un hombre que había sido varias veces acuchillado. Durante esas 7 horas hizo de todo, paraba hemorragias, suturaba, etc., etc. Siempre de pie y sufriendo el combate.
Su trabajo finalmente fue un éxito. Cuando el paciente abrió los ojos por primera vez dijo:
 “¡Yo sabía que el Gauchito Gil me iba a salvar!”.
Mi primo me confesó que, por primera vez, tuvo ganas de tirarse de un balcón…
Pienso que lo mismo sintió el pobre Messi después que corrió, robó pelotas, hizo tres goles, nos clasificó a Rusia y le dijeron que ganamos el partido por un brujo.
Si viviera el abuelo Coco, diría: “¡nos ganó la barbarie!”.