"Tenemos un radicalismo muy fuerte"


Julio Reibel-. Sergio Kneeteman preside el bloque de Cambiemos en la Cámara de Diputados provinciales, es Secretario del Comité Provincial de la UCR y jefe de la campaña de Cambiemos en Entre Ríos.


Viajando constantemente por su tarea proselitista, este martes estuvo en Paraná para sesionar en la Cámara Baja y atendió a Noticias Entre Ríos en su oficina de calle Sante Fe, en la que expone una fotografía del hito reciente más importante en la historia del partido en el que también su padre y su abuelo transcurrieron sus carreras políticas, en su Larroque natal: la Convención Radical de Gualeguaychú, donde triunfó la propuesta de Ernesto Sanz por la que la UCR sellaría su alianza con el Pro y la Coalición Cívica.

Pasados unos minutos de las diez, Sergio atiende un llamado telefónico en su escritorio mientras, en la antesala, lo espera su entrevistador y cinco diarios nacionales y provinciales que tal vez no logre ni hojear. El Clarín abierto en un artículo acerca del Che Guevara, seguramente manipulado por alguno de los ayudantes que van y vienen por las distintas habitaciones del departamento. Cinco minutos después sale a buscarme con su metro sesenta y pico y un gesto afable.

¿Cómo evalúa el rol de la Legislatura en la provincia?

En la Legislatura, durante los últimos gobiernos justicialistas y sobre todo durante los últimos dos períodos del kirchnerismo, hubo una hegemonía tan marcada, con apoyo popular, que llevó a que las cámaras fueran meras escribanías; la de senadoras ni hablar porque entre los diecisiete senadores no habían representantes de la oposición, y en la cámara de diputados habían muy pocos. Con lo cual lo que se hacía era recibir los pedidos del ejecutivo, tratarlos en un plazo muy corto y aprobarlos casi sin discusión. Hoy el rol del legislativo es absolutamente distinto, por suerte; somos muchos más los legisladores opositores, doce diputados de Cambiemos y siete senadores ―Cambiemos obtuvo ocho pero uno de los senadores se fue del bloque [Héctor Blanco, de Tala]. Hoy hay un ambiente distinto, de diálogo, de búsqueda de acuerdos. Nos han aprobado muchos proyectos que considerábamos importantes y nosotros también hemos acompañado proyectos que son importantes para la gobernabilidad. Y espero que ese rol del congreso, que es el de proponer, controlar, denunciar, para bien de la democracia entrerriana, vaya mejorando la calidad institucional cada vez más. Todo lo que tiene que ver con organismos de control en la provincia es una cuenta pendiente; la idea es que eso vaya cambiando con el cambio paulatino que está haciendo la provincia y creemos que eso se va a consolidar en el 2019.

La influencia de Rogelio Frigerio parece despertar preocupación en ciertos actores políticos de Entre Ríos e incluso ha suscitado críticas de integrantes del frente Cambiemos, ¿qué opinión le merece su participación en lo que respecta a la política provincial y al funcionamiento de Cambiemos?

Frigerio es un actor fundamental de la política, no solo entrerriana sino también nacional. Es un ministro político del gabinete del presidente Macri que por suerte para los entrerrianos ―así lo considero yo― es entrerriano y eso en general redunda en un enorme beneficio, no solamente para Cambiemos sino también para toda la política de la provincia. Los intendentes que no son de Cambiemos, que son justicialistas o vecinalistas, también me parece que se ven beneficiados con esta relación directa que pueden tener con el principal ministro del gobierno nacional. Eso se ve reflejado en obras permanentemente, los casos de Concordia y Concepción del Uruguay son dos muestras claras. Por lo demás hoy está claro que sus decisiones o sus posiciones tienen muchísima incidencia en Cambiemos a nivel nacional y en la provincia también. De todas maneras en Entre Ríos también tenemos un radicalismo muy fuerte, un partido que gobierna la capital de la provincia y tiene la mayoría de los intendentes y de los legisladores del frente en la provincia. Entonces, por suerte, en Entre Ríos se da un equilibrio natural entre la fuerza y el predominio que tiene una figura como la de Frigerio en la provincia y un radicalismo muy fuerte, y eso creo que ha servido mucho para el crecimiento de Cambiemos y para los resultados electorales que se están logrando, que desde el 2015 vienen siendo buenos. Así que todo lo que hay para decir de Frigerio, en general, para mí como entrerriano, es que colabora, que ayuda, que sirve para la provincia de Entre Ríos más allá de que sabemos que él representa un espacio político dentro de Cambiemos y nosotros representamos otro, pero hasta ahora lo que se ha logrado es complementar y avanzar. Yo valoro muy positivamente tener a Frigerio como un referente de la provincia de Entre Ríos

¿Qué resultado esperan el 22 de octubre?

Nosotros no tenemos encuestas nuestras, sabemos lo que hemos visto que se ha publicado en distintos medios y sabemos que nos va muy bien. En general a Cambiemos le va a ir mejor que en las PASO en todo el país y creemos que eso también va a pasar en Entre Ríos. Nosotros tuvimos una diferencia de casi seis puntos y entendemos que esa diferencia se va a sostener y tenemos mucha expectativa de que la podamos mejorar en un puntito. Así que somos optimistas.

¿Qué temas anticipa que van a ser los más relevantes en la agenda legislativa del país y de la provincia?

A nivel nacional yo no quiero meterme porque es una dinámica muy específica y propia de nuestros legisladores nacionales. Puedo decir que, de lo que estoy viendo, una de las grandes discusiones que se vienen es la reforma impositiva y laboral, que son de los temas que va a priorizar seguramente la nueva legislatura nacional. Respecto de la provincia tenemos varios temas que, más allá de que algunos también han sido temas de campaña que intentó poner en agenda el gobierno provincial, a nosotros nos parece que son importantes y deben abordarse responsablemente, como venimos reclamando, algunos desde el mismo día en que asumimos: la ley de narcomenudeo, la reforma electoral, la carta orgánica del Tribunal de Cuentas, la conversión de las juntas de gobierno en comunas, por hablar de algunos. Pero tenemos muchos temas que son muy importantes y que van a empezar a discutirse a partir de que termine este proceso electoral. Obviamente tenemos también el presupuesto provincial, que lo vamos a discutir una vez que el ejecutivo lo envíe. Para mí hay varios ejes fundamentales. 

¿Por ejemplo?

Lograr una ley de consorcios para caminos rurales en la provincia para que se pueda mejorar una situación que hoy es nefasta; alguna forma le tenemos que encontrar y nosotros hemos propuesto crear consorcios camineros, integrados a partir de la asociación público-privada. Después tenemos la responsabilidad de cumplir con nuestra Constitución reformada en 2008 que, entre otras exigencias que no se cumplieron, está la de que las juntas de gobierno pasen a ser comunas y con eso tengan autonomía y puedan tener presupuesto propio, nombrar personal, funcionar más como un municipio, recibir coparticipación, subsidios y viviendas, todo lo que no pasa porque hoy son meras delegaciones del ejecutivo. La ley de narcomenudeo para nosotros también es muy importante, si se hace bien es un complemento entre la Justicia federal y la provincial, y entre la Policía federal y la Policía de Entre Ríos, para que la policía y la justicia provinciales puedan dedicarse a la investigación, la represión y el control de la venta de droga en menor escala, complementando la tarea de competencia federal, y el ejecutivo la ha impulsado a través de una presentación que ha hecho el gobernador, pero nosotros tenemos proyectos propios; yo particularmente tengo un proyecto presentado y, bueno, esperemos poder avanzar. También debería aprobarse la ley orgánica del Tribunal de Cuentas, que hoy tiene un presidente provisorio que tendríamos que reemplazar, como lo dice la Constitución en cuanto a cómo se tiene que conformar, con representación también de la oposición, que hoy no está. También tenemos que tratar una reforma electoral integral; la ley Castrillón es una ley deficiente, ha sido una sucesión de parches, y el gobernador también se comprometió pero hasta ahora no hemos podido avanzar. Esos son algunos de los ejes legislativos que me parece que vamos a tomar para la agenda de estos dos últimos años de gestión. Esperemos poder avanzar, de nuestra parte hay predisposición para trabajar en colaboración con el gobierno provincial porque se trata de temas que son centrales para los entrerrianos.

Usted es un hombre de la cultura: es actor y escritor. ¿Qué le parece la política cultural del Estado provincial?

Yo creo que es una de las tantas áreas en que no hay una política ni clara ni activa. Nos pasa en otras áreas también, en las que somos muy críticos de la función que está cumpliendo el Estado, como es salud, educación y seguridad. Pasa lo mismo. En Entre Ríos hay un potencial cultural enorme, de trabajadores de la cultura en distintas áreas artísticas. Falta una clara política cultural y obviamente falta presupuesto para llevar adelante las políticas necesarias. Me parece que de lo poco que se vio de las gestiones anteriores estuvo la decisión de importar espectáculos, como pasó en el verano. Me parece que falta promoción de los enormes valores que tenemos los entrerrianos, tanto en el teatro como en la música, la danza, la literatura; hay muchísimo por hacer. Me parece que hay que crear espacios para que los mismos trabajadores de la cultura puedan aportar y traernos ideas. Está todo por hacer en lo relativo a una verdadera política de desarrollo y promoción del arte y la cultura.

¿Cómo puede suplirse ese déficit?

A mí me parece que hay que determinar una clara política cultural que rescate la identidad entrerriana. Hay una rica historia en todos los aspectos de la cultura en esta provincia y me parece que hay que ir a rescatarlo y ponerlo en valor. Hay mucho trabajo de muchos jóvenes artistas de la provincia que están haciendo eso justamente, una fusión entre distintas expresiones artísticas y distintas concepciones, de distintas épocas, tanto en la música como en el teatro, que son los que yo he visto más. Lo mismo pasa en la danza. Me parece que, como todo lo que estamos planteando en Cambiemos, hay que ver cómo hacemos para integrar el Estado con las iniciativas independientes, de las ONG, las comunidades, que no están dentro del Estado pero que sí tienen muchísimo para aportar en la medida en que podamos poner en la misma linea de trabajo a esas iniciativas independientes y al Estado. Tenemos grupos que están trabajando muy bien y el Estado tiene que hacer posible que se sigan desarrollando, que sigan trabajando, investigando y promoviendo y a la vez sean referencias claras de nuestro arte y nuestra cultura.

¿Cree que el problema deriva de una partida presupuestaria insuficiente o se debe a otros factores?

Está claro que no hay una decisión del gobierno provincial de ponerle el dinero que necesita la promoción de la cultura en la provincia. Tengo un ejemplo de algo que me pasó. Nosotros con un grupo de teatro fuimos seleccionados, creo que en el 2012, en una muy buena propuesta que tenía el gobierno provincial a través del Ministerio de Cultura que era un teatro viajero: se hacía un concurso de obras de teatro de toda la provincia y las seleccionadas eran subvencionadas por el Ministerio, para poder participar en distintas ciudades de la provincia llevando esa obra. Nosotros fuimos seleccionados y sin embargo nunca se pudo concretar, en otros años se pudo hacer pero ese año no lo pudimos hacer. Eso evidencia una decisión de no aportar los recursos necesarios para potenciar las iniciativas de los grupos independientes y el potencial artístico y cultural que tiene la provincia. Eso está pendiente. Desde Cambiemos vamos a hacer propuestas para que integren la propuesta electoral para el 2019, vamos a trabajar en lo que va a ser nuestra propuesta cultural y artística, así que esperamos poder trabajar con los grupos independientes y las iniciativas de las ONG de la cultura como para llevar una alternativa novedosa y transformadora. En la Legislatura hemos trabajado en proyectos, más que nada en comisiones, pero no hemos estado a la altura en ese sentido, aunque en definitiva, como en otras áreas, la decisión de las políticas depende del ejecutivo.