"Hacerles decir a las palabras más de lo que éstas pueden decir"

Rolando Revagliatti-. Antonio Ramón Gutiérrez nació el 29 de mayo de 1951 en la ciudad de Santiago del Estero, capital de la provincia homónima, y reside en la ciudad de Salta, capital, igualmente, de la provincia homónima. Obtuvo su título de Psicólogo en 1982 por la Universidad Católica de Salta, donde además de desempeñarse como profesor en diversas cátedras ha sido Profesor Titular de la Cátedra de Psicolingüística, y es Profesor Emérito desde octubre de 2017. Es docente del Centro de Investigación y Docencia (CID) del Instituto Oscar Masotta dependiente de la Escuela de Orientación Lacaniana de Psicoanálisis. En esta materia es autor de “La precipitación de lo real” (2005), “Lingüística y teoría del significante en psicoanálisis” (2010), e integra el volumen “Soledades y parejas. Luces y sombras” (2017). Además de concedérsele en 2012 el Premio al Mérito Artístico por su trayectoria literaria, otorgado por el gobierno de la Provincia de Salta, recibió, entre otros, el Primer Pre…

Sentido pésame al partido fascista de Bordet



Pablo Mori-. Un sentido pésame al partido de la xenofibia creado por Gustavo Bordet.




Es altamente probable que el gobernador de Entre Ríos desconozca los significados que en cualquier parte del mundo tienen las consignas xenófobas y de odio que lanzó para lo que imaginó sería un exitoso plebiscito de su gestión. Por suerte, fracasó.
Aunque en el año y medio de mandato haya viajado más que el resto de los gobernadores entrerrianos anteriores juntos, es probable que Bordet no sepa lo que hizo. Es la versión más ingenua y donde queda mejor parado.



 Cualquier italiano, canadiense, estounidense, español, griego o francés entendería rápidamente que un partido llamado "Somos Entre Ríos" en una provincia homónima es un grupo de ultraderecha. Si viera los lamentables spot xenófobos contra trabajadores con acento distinto denominados genéricamente "los porteños" culpándolos de todos los males, la ecuación le cerraría perfectamente: es uno más de los grupos neonazis marginales que pululan por Europa y los países anglosajones avanzados. Lo sorprendería que alcance más del 30% de los votos, aún cuando perdiera. Y que ex gobernadores moderados, que nunca tuvieron ideas xenófobas o de ultraderecha como Busti y Urribarri, estén apoyando un engendro semejante.



A esos extranjeros habría que matizarles la cuestión. Para empezar, el propio gobernador vive en Buenos Aires y si bien es despreciable su demagogia del odio, nadie lo toma en serio. Especialmente los votantes. Y si, llamarse "Somo Entre Ríos" es indudablemente fascista pero el gobernador fue ultrakirchnerista, ultramacrista y ha navegado en todos los oportunismos ideológicos que le vinieron en gana, pero siempre dentro de la democracia, y su principal característica como hombre de estado es la ineficacia. No se le conoce un solo logro relevante como ministro, intendente y lo que lleva de gobernador. De manera que los enunciados de un político que en general es visto como la nada misma, no tienen el peso que despertaría todas las alarmas en el mundo civilizado. Sus "propuestas" bordean el delirio pero al otro día de las elecciones el propio gobernador las archivará y, junto a una prensa condescendiente, pasará página de lo sucedido.
En segundo lugar, las tonterías de "provincializar" una empresa binacional fue apoyada por el Ministro del Interior del país, Rogelio frigerio, básicamente porque ambos pescan en el agua del oportunismo y la demagogia y nada de lo prometido se hará. Es un enunciado más, una mentira de políticos sinverguenzas, pero en esta provincia nadie los toma en serio. No pagan costos. Por eso dicen cualquier cosa. Nadie cree realmente que Frigerio y Bordet traten de convencer al Congreso Nacional de ceder Salto Grande a una provincia (dejando afuera a dos provincias más que son también quienes reciben regalías por esta empresa binacional) y traten de explicar a Uruguay y el Mercosur que necesitan de su apoyo y comprensión para llevar el tema a la Organización Mundial de Comercio. Es un delirio, por supuesto.
Sobre todo si se hace con la promesa de bajar la tarifa de la luz, cuyo monto lo decide el propio Bordet ya que la empresa de energía es provincial, estatal y se maneja arbitrariamente.




La derrota de este engendro va a ocasionar una diáspora en muchos políticos hipócritas que bajo las arcas del Estado dieron su apoyo a algo en lo que nunca creyeron. La flamante formación ya estaba muerta antes de nacer: en las primarias cosechó una derrota catastrófica que llevó a que los propios candidatos se escondieran de su campaña. Incluso, tanto el gobernador como los candidatos de esta Lega Nord Chamarritera no se pronunciaron por Santiago Maldonado, el joven desaparecido en el sur, durante los 80 días que duró su desaparición. El hallazgo de un cuerpo sin identificar hizo que Bordet suspendiera la campaña electoral: al parecer, en secreto, estuvieron muy conmovidos estos 80 días, aunque colaboraron en la creación de pistas falsas mandando la policía a un barrio de Gualeguaychú para informar al gobierno nacional que "todos los habitantes del barrio se parecen a Maldonado". Además de colaborar en el guión de la película Clase B de que Maldonado fue llevado por un camionero en Ceibas que hizo la denuncia en Hernandarias y así.
Una vez consumada la previsible derrota electoral, "Somos Entre Ríos" se disolverá en menos de 24 horas. Será un mal recuerdo nada más.

Aunque los mismos protagonistas seguirán vigentes en las elecciones de 2019, para ese momento ya habrán adoptado un ropaje ideológico diferente, nuevos jefecitos y nuevas profundas convicciones.

Con un poco de suerte, para el 2019 se pone de moda la democracia y hasta, con mucha suerte, se pone de moda que los políticos digan cosas que tengan algo que ver con la realidad y no solo con sus ensoñaciones.