Por qué ganó Cambiemos



Ezequiel Bauman-.  Una explicación sobre el apabullante triunfo de Cambiemos en la provincia de Entre Ríos.





En la nota "El economicismo peronista" advertíamos sobre las limitaciones, especialmente en Entre Ríos, de hacer un planteo meramente economicista por parte del peronismo.  Luego de las PASO profundizamos estos conceptos. 
Las recientes elecciones de octubre del 2017, donde Cambiemos obtuvo en Entre Ríos el segundo porcentaje de votos más alto de Cambiemos en cualquiera de los otros 23 distritos del país, se explican por la vuelta de tuerca que le dio el peronismo al planteo economicista, que era contradictorio en el país y más aún en Entre Ríos.



Cambiemos supo interpretar las expectativas del electorado, sus aspiraciones y establecer un relato exitoso que explique las penurias del presente y, a la vez, muestre las coordenadas para salir de este presente de penurias.
Que uno disienta ideológicamente o que, al final del camino, los resultados sociales y económicos no sean los que se prometieron, es otra historia.
El objetivo de cualquier partido político es ganar las elecciones y en ese sentido, la formación que comanda el ingeniero Mauricio Macri se ha mostrado electoralmente eficaz, sorprendiendo incluso a propios y extraños.


El tímido y a mi juicio inconsistente crecimiento económico ha contribuido a estructurar el relato de Cambiemos. En Entre Ríos, se limitaron a dejar que el principal adversario - el peronismo reunificado- se siguiera equivocando. Prácticamente dejaron en manos de Somos Entre Ríos la iniciativa política. Tanto en temas claves como la nacionalización de la UADER y la provincialización de Salto Grande, se limitaron simplemente a acompañar al oficialismo provincial. Así como en temas como la Ley de Narcomenudeo, el Juicio Político a un miembro del Superior Tribunal de Justicia de la Sala Penal, como el negativo endeudamiento multimillonario en dólares en el exterior como la condonación de deudas a empresarios parasitarios como Miguel Marizza. Ni siquiera rebatieron el show del contador Bordet haciendo como que se pelaba con quien le habían condonado de manera ridícula y oprobiosa una deuda con el Estado, que somos todos.

Así las cosas, el camino estaba pavimentado para que Cambiemos ampliara la diferencia obtenida en las PASO mientras el contador Bordet pedía la renuncia de todos los funcionarios, luego se arrepentía, prometía bajar el precio de la luz y no lo hacía, difundía que había abierto comedores infantiles (o sea, difundía que hizo aumentar la pobreza) y los candidatos brillaron por su ausencia.
La histórica derrota del peronismo en Concordia, hecho sin precedentes en la historia entrerriana, coronó este avasallante triunfo, que solo se explica de una manera: muchos peronistas, que en las internas votaron por opciones que les parecían más atractivas que la deslucida lista oficial, en la elección general optaron por votar a Cambiemos.
Además, los nuevos votantes engrosaron los votos del frente armado por la UCR y el PRO, éste último de existencia prácticamente marginal en la provincia.

El crecimiento de los precios de los cereales, especialmente la soja y el maíz, además del trigo y el girasol, están haciendo que el gobierno pueda realizar un ajuste sin el mayor costo social que en otra ocasión distinta tendría. A la vez que, hay que sumarle factores novedosos como la salida de la crisis financiera del 2008 a través del crecimiento del proteccionamismo -con figuras como Donald Trump, el Brexit inglés, Macron, etc- y que la verdadera "pesada herencia" que recibió el gobierno de Cambiemos fue un país desendeudado en un mundo que necesita colocar créditos.