Los medios y el caso Maldonado




Hugo Presman-. El tratamiento de la desaparición de Santiago Maldonado por la mayoría de los medios de comunicación, abarcó un abanico que va de lo pésimo a lo canallesco.


El diario Clarín se hizo eco, las impulsó y en algunos casos posiblemente originó las versiones más inverosímiles: desde un hombre que aseguraba que “lo llevó en su camioneta”, hasta “la aparición de un video donde Santiago estaría de compras en un negocio”; desde un sacerdote que lo vio en Mendoza donde se le acercó un joven con “ojos similares a los del artesano”, a una columna de Eduardo Van Der Kooy con el título “El artesano se hizo humo”; desde “Analizan muestra de ADN para saber si Maldonado fue herido en una estancia”, a “Vecinos denunciaron al 911 haber encontrado un cuerpo en Epuyén”.
Pero donde lograron un récord de infamia fue cuando publicaron una nota en donde escribieron: “Hay un barrio en Gualeguaychú en donde todos se parecen a Santiago”.
 Ahí puede leerse: “Tenemos cuatro personas que dijeron haber visto a Santiago Maldonado cerca de Gualeguaychú. Una es una mujer que dice que lo vio en un colectivo de la línea Santa Rita, el martes. A raíz de esta denuncia, se hizo un allanamiento en el Barrio Ecológico, en Pueblo Belgrano, entre las 17 y las 21 del miércoles. Los efectivos ingresaron en siete domicilios y encontraron 14 hombres que son parecidos a Santiago. Parecen hermanos gemelos todos en Barrio Ecológico. Y si bien vamos chequeando cada dato que nos llega, empezamos a creer que podría no estar en la zona, explicó a este diario Cristian Hormachea, subjefe de la departamental de Gualeguaychú”.

Pero la cadena de desaciertos no le impidió al editorialista Ricardo Roa publicar en la página 2 del jueves 14 de septiembre bajo el título “Cómo no tratar una desaparición”,  lo siguiente: “La seriedad del caso contrasta con la falta de seriedad con que se lo trata. A Maldonado se lo sigue maltratando como se maltrata a la sensibilidad de muchísima gente”.



Posteriormente a esta columna editorial, Clarín siguió mostrando “Cómo no tratar una desaparición”. El 30 de septiembre, no por casualidad, un día antes de una marcha convocada por Santiago Maldonado a iniciativa de su hermano Sergio, Clarín publicó una foto con una mano en amarillo con una bajada que dice debajo de la misma: “El índice apunta a la figura que podría ser la de Maldonado en El Bolsón, según la foto que circula”. Luego bajo el título “Una foto ubicaría a Maldonado en El Bolsón a fines de julio”, detalla: “Una foto que ubicaría a Santiago Maldonado en una fiesta realizada en El Bolsón el 29 de julio, tres días antes que se denunciara su desaparición, comenzó a circular en las últimas horas a través de las redes sociales. “Estaba impecable, perfecto”, le dijo a Clarín María Eva Babarini de FM Alas, la entidad que hizo la convocatoria al Mamá Killa Hip Hop, donde se tomó la imagen en la que aparece un joven con los rasgos del tatuador. Lleva puesta una gorra y una campera oscuras. Usa una barba y atrás el pelo largo. No se alcanza a distinguir si son rastas. Con todo, los encargados de estos encuentros no acercaron aún a la Justicia fotografías del tatuador participando de las actividades. Tras el revuelo que generó en la zona cordillerana la aparición de la imagen, se conocieron mensajes poniendo en duda sobre la fecha en que fue captada. Algunos creen que pudo ser bastante anterior al 1 de agosto, fecha de la protesta mapuche en la que según los denunciantes desapareció Maldonado. Hasta ahora ha sido difícil encontrar fotos o videos recientes con la cara del artesano.” Obsérvese que lo que se pone en duda es la fecha, para lo cual no se necesita ser Sherlock  Holmes porque la ropa que usan los convocados no es compatibles con la temperatura de El Bolsón en el mes de julio. Ese mismo día se conoció la desmentida por las redes sociales del productor cinematográfico Alejandro Israel, bajo el título “Gravísima denuncia” donde dice “Allí se expresa (nota de Clarín) que ha aparecido una foto de finales de julio en El Bolsón en la que aparece Santiago Maldonado. La realidad es que nos encontramos ante una doble falacia, dado que esa foto no fue tomada en julio, sino durante el mes de marzo. Y puedo dar fe de ello ya que en la foto aparecieron claramente varios miembros del equipo técnico del rodaje de la película “El otro nombre” de la cual soy productor. La segunda falacia, mucho más grave aún, es que la persona indicada como Santiago Maldonado, no lo es, sino que se trata de Diego Fernández, asistente de dirección de la película. No hay mucho más que agregar.”

El lunes 2 de octubre Clarín potencia contra todas las evidencias, a dos meses de la desaparición, la hipótesis gubernamental, de la que es vocero y que se reduce a “descartar la desaparición forzada y subrayar que sólo quedan dos hipótesis fuertes y razonables sobre la mesa: o Maldonado se ahogó aquel mediodía y su cuerpo no fue encontrado o nunca estuvo” .                 

“La Nación” también hizo lo suyo y como botón de muestra, en su canal de televisión, en el programa de Carlos Pagni, entre otras perlas se preguntó: ¿“Qué pasa si a Santiago no lo mató la gendarmería sino un mapuche”?  Incluso el 3 de octubre, a más de 60 días de la desaparición de Santiago Maldonado, en la tapa del diario fundado por Bartolomé Mitre puede leerse: “Gendarmería duda de que Maldonado haya estado en el Lof. Su presencia en el campamento no está aprobada, afirma”  .


UNA  PELEA CON ANTECEDENTES

En por lo menos dos ocasiones el periodista Eduardo Feinmann tuvo expresiones o actitudes desconsideradas con la colega Romina Manguel en la mesa de operaciones de Alejandro Fantino denominada “Animales Sueltos”, en un meritorio ejercicio de autocrítica.
Pocos conocen un antecedente de trece años atrás. En el libro “Vale todo. Biografía no autorizada de Daniel Hadad” escrito por Romina Manguel y Javier Romero, se puede leer: “Hay dos Feinmann. Uno que escribe libros…..y otro que los quema. Jorge Lanata comparó así al filósofo y escritor José Pablo Feinmann con el periodista Eduardo Feinmann, el más radical de los integrantes de la corte de Daniel Hadad…..Acérrimo defensor de la pena de muerte, implementó la modalidad de festejar (primero en la radio y después en la televisión) la muerte de los delincuentes. “Perdón, Dios. Pero uno menos….” dice, tan cínico como compungido. Algunos oyentes de Radio 10 aplauden con rabia el estilo. Él dice que es “sólo un periodista”. Sus múltiples enemigos aseguran que fue “pluma” de la Policía Federal durante su juventud y hacen cuentas que nunca terminan de cerrar. ¿Cómo explica el barco que compró en doscientos mil dólares o el Mercedes Benz en el que se desplaza?, preguntan sobre el auto que maneja montado sobre un pequeño almohadón. Y suman los sueldos a lo largo de su paso por el periodismo: un trabajo en Radio Antártida sobre fútbol y deportes, un móvil en Radio del Plata y su incorporación a Radio Mitre, donde protagonizó con Antonio Fernández Llorente una sonada pelea, en la que sobraron puteadas y golpes de puño……Una tarde, después de trabajar, el abogado de la esposa de uno de los ex gobernadores más importantes del norte argentino se encontró con Edu en el bar La Rambla, en diagonal al Hotel Alvear. Según el abogado, Feinmann le habría pedido diez mil dólares mensuales para no hostigar al marido de su cliente, que en ese momento estaba pasando por una complicada situación judicial. Finalmente habrían arreglado en cinco mil, que durante tres meses llegaron a las manos de Edu.  En cuanto dejó de llegar el sobre, la campaña de Feinmann recrudeció: el político se convirtió en uno de los blancos permanentes de Radio 10.  Abogado especializado en derecho comercial, Feinmann señala a Santos Biasatti como su maestro y a Daniel Hadad como su guía en los complejos laberintos del lobby periodístico.”






UN MISTERIO QUE EMPIEZA ACLARARSE

Una pregunta que atravesó durante buena parte de los dos meses que lleva la desaparición de Santiago Maldonado, es la razón por la que el gobierno decidió abrazarse a la Gendarmería al punto que la misma ha sido caracterizado como “forzosa”. La actitud del gobierno va en sentido contrario a la asumida por la gobernadora María Eugenia Vidal con relación a la Policía Bonaerense, quien ha desplazado rápidamente a los efectivos denunciados; o al propio gobierno nacional con Gómez Centurión en la Aduana. Dos interpretaciones develan el misterio: Joaquín Morales Solá escribió en La Nación del 10 de septiembre: “El Presidente tiene dos prioridades: que Santiago Maldonado aparezca cuanto antes con vida y que ningún dato nuevo desacredite a las fuerzas de seguridad. Las necesita y las necesitará. La certeza más común en su gobierno es que la violencia callejera será una constante de los próximos tiempos…..”  La segunda, enlaza Maldonado y Nisman. La defensa incondicional de la Gendarmería ensayada por la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, precisamente la fuerza que actuó en el intento de despejar la ruta 40, colocó al gobierno bajo la sospecha de su complicidad. Detalles que se fueron conociendo posteriormente dieron un margen de credibilidad cada vez mayor a la hipótesis de Leopoldo Moreau, de un pacto del gobierno con la Gendarmería por la cual, a cambio de protección del oficialismo a la fuerza, la misma llegaría a conclusiones en la pericia encomendada sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman que contradijeran la realizada por peritos de la Corte, los que se inclinan decididamente por descartar el homicidio, conclusión que adelantara Clarín en una nota de periodismo de anticipación formidable firmada por Julio Blank el 28 de mayo.


NO HAY MILAGRO PARA SALA       

El republicanismo del gobernador de Gerardo Morales, se arrastra por el barro de la ignominia. Su odio a Milagro Sala lo obnubila al punto de recordar los hechos más reaccionarios posteriores a la Revolución Fusiladora. Horacio Verbitsky escribió en su libro “La libertad no es un Milagro”: “Asumió la gobernación a las seis de la tarde del 10 de diciembre de 2015. En su discurso inaugural, anunció que se proponía “profundizar la independencia del Poder Judicial (sic). De inmediato envió a la Legislatura un proyecto de selección de funcionarios judiciales por concurso para “evitar que el amiguismo o el compromiso político determinen la elección y designación de los miembros del Poder Judicial, a fin de que lo que se evalúe sea la capacidad, idoneidad, valores morales de los concursantes, así como el respeto por las instituciones…….Pero Morales también convocó a sesiones extraordinarias de la Legislatura para que se tratara un proyecto de ampliación del Superior Tribunal de Justicia, de cinco a nueve miembros, para generar “resultados óptimos”, sin seguir ninguno de los pasos contemplados en el otro proyecto. Bastaba con disciplinar por la cabeza. Lo que a Carlos Menem le había llevado un año en la Nación, Morales lo consiguió en una semana en Jujuy: el 15 la Legislatura convirtió en proyecto de ley por 25 a 21, es decir, con la oposición del Frente para la Victoria. …… Entre los 25 votos afirmativos estuvieron los de los diputados radicales Pablo Baca y Beatriz Altamirano. El 16, Morales los designó para integrar el tribunal, junto con el ex candidato radical a la vice gobernación Federico Francisco Otaola y su amiga la jueza Laura Lamas. El 17, a las diez de la mañana, Baca y Altamirano presentaron su renuncia a la Legislatura, Baca en papel con membrete del bloque radical, y ambos con sus sellos como diputados por la UCR. A las 3,36 de la madrugada siguiente la Legislatura les dio acuerdo, sin que la Comisión de Asuntos Constitucionales, formada de facto por siete diputados del oficialismo, recibiera sus antecedentes:  “No hace falta, ya que todos nos conocen bien” argumentó Baca.
Baca no era un diputado cualquiera. El 21 de mayo de 2014, en ocasión de una de las movilizaciones de la Túpac Amaru  hacia la Legislatura, formuló una objeción global a la organización de Milagro Sala y la Red de Organizaciones Sociales que conducía. Usó todos y cada uno de los tópicos que Gerardo Morales retomaría al llegar a la gobernación…A los cuatro nuevos jueces se sumaría para constituir el bloque oficialista la recién electa presidenta del tribunal, Clara De Langhe de Falcone, que integraba el cuerpo desde la jubilación del juez y escritor radical Héctor Tizón……”
En Jujuy, el radicalismo ha llegado a su degradación más profunda, enterrando sus mejores banderas. Morales ha decidido sepultar a las mismas definitivamente, apuñalando su mejor historia, la de Yrigoyen y Alfonsín. Parece sentirse satisfecho de ubicarse a la derecha de Mauricio Macri, quien le envía generosas partidas.
En ese escenario, sin justicia ni república, que sólo están en los discursos, Milagro Sala es sometida a degradantes situaciones en la cárcel o en la mal llamada prisión domiciliaria, en condiciones que no han padecido ni padecen condenados por delitos de lesa humanidad.



PERLAS EN EL BARRO

“No son las perlas las que hacen el collar, es el hilo” afirmaba el escritor Gustave Flaubert. Es el hilo, en este caso el barro, donde se pueden extraer las perlas falsas que grafican una época que atraviesan a una sociedad desde el periodismo canalla a la justicia como última trinchera del poder, pasando por una desaparición que mantiene insensible a una parte importante de la población.
Hay períodos difíciles en la historia de los pueblos. Donde hay una tendencia a bajar los brazos por el peso de la contramarea, de los vientos arrasadoramente en contra. Es el momento de recordar a Honoré de Balzac: “La resignación es un suicidio cotidiano”. Y para avizorar el horizonte, el filósofo francés Henri Bergson, Premio Nobel de Literatura de 1927, escribió: “El futuro no es lo que va a venir, sino lo que nosotros vamos a hacer.”