La democracia es compleja



Eduardo M Romero-. Es complicado entender la democracia actual ya que de una forma de gobierno, como fue en sus orígenes, ha evolucionado hasta considerarse hoy en día como un estilo o forma de vida de toda una sociedad.


Como refería, en un principio en la antigua Grecia, la democracia surgió como una forma de gobierno opuesta a la tiranía y por aquellos comienzos era de carácter directa, esto significa que el gobierno era elegido por una elección directa y que los asuntos de Estado también eran tratados en forma directa por la Asamblea de ciudadanos.
Pero en realidad esta forma que aparenta ser la más pura democracia no lo es porque para ser ciudadano, que eran los únicos que podían votar, debían ser ciudadano Atenienses, libres, varones que hubieran terminado su servicio militar; por ello la consideración de que la democracia es el gobierno “del pueblo” no es tan ajustada a la realidad ya que no podían votar ni las mujeres, ni los esclavos, ni los metecos que eran los extranjeros mercaderes o profesionales; hay quienes señalan que de tres habitantes solo uno era ciudadano de donde el poder en realidad era ejercido por un tercio de la población.



Mucha fue la evolución de la democracia hasta nuestros tiempos en primer término la aparición de las democracias representativas donde “el pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes”; luego las monarquías democráticas y posteriormente las democracias republicanas este concepto de democracia poco a poco evolucionó hasta considerarse en nuestros días no solo una forma de gobierno sino que excede al gobierno y se constituye en una forma o estilo de vida de una sociedad, ante lo cual podría existir un gobierno democrático en una sociedad totalitaria, o a la inversa un gobierno totalitario que someta a una sociedad democrática.

Veamos algunos ejemplos: Adolfo Hitler en la Alemania nazi recibió el respaldo de elecciones democráticas que lo instalaron en el poder, es decir elegido por el voto popular instaura con el asentimiento de la sociedad un régimen que pretende el exterminio de otras razas que no sea la pura Aria desatando en este propósito el Holocausto y la segunda guerra mundial que culminó con el lanzamiento de dos bombas atómicas a Japón por su alianza con el eje.

Cuanto de democracia tienen regímenes de gobierno como los Estados Unidos que pretende transformase en el abanderado de la defensa de las democracias del mundo y con derecho a intervenir en otros países cuando se sabe que en Oriente ayudaron y facilitaron armamentos y logísticas a grupos islámicos para que derroquen a gobiernos opositores y que hoy esos mismos grupos sean considerados por Estados Unidos como una amenaza mundial; en este mismo sentido Estados Unidos ayudó a Fidel Castro para que derroque a Batista y luego propició el bloqueo contra el pueblo cubano y podemos seguir: Vietnam Afganistán, Irak y muchos otros.

Por ello si bien es importante que el gobierno sea elegido de manera democrática es más importante aún que la sociedad en su conjunto entienda que hoy en día el concepto de democracia exige el compromiso de toda la sociedad en pos de aceptar la posibilidad de disentir, debatir, discutir, pero aceptar que otro piense distinto, viva distinto y no imponer solo la mayoría para acallar a quienes piensan distinto.

Tampoco las minorías pueden dejar de respetar lo sostenido por las mayorías ya que no se trata de una cuestión numérica, lo que sería sencillo de resolver, sino que se trata de una cuestión compleja “ponerse de acuerdo o intentar todos los medios el acuerdo o el entendimiento”.

Resulta alarmante que en la Alemania, que alguna vez soportó o toleró el nazismo, vuelvan partidos políticos que representan a sectores sociales con ideología nazis, o que España no encuentre otro camino para evitar la separación Catalana que no sea el uso de fuerza y recordemos que España antes de ser república fue la suma de reinos que habitaban en el península y que los árabes estuvieron 8 siglos en España.

Resulta alarmante un gobierno como el de Trump que pretende imponer la fuerza por cualquier camino y nos tiene al borde de una severa crisis con Corea del Norte, surja de una sociedad democrática.

En nuestro caso como en todos no se trata de una cuestión de números; cuando estaba en el gobierno el kirchnerismo decía que a pesar del triunfo de Cristina la suma de los votos de oposición representaban que eran más los que habían votado en contra, hoy es lo mismo que señala Cristina del Presidente Macri y en realidad piensa que la democracia solo es una mera cuestión numérica cuando en realidad en más compleja.

Son tiempos difíciles para esta complicada democracia y por ello debemos, independientemente de nuestra ideología, independientemente de nuestro candidato, o incluso independientemente de nuestros intereses pensar que la evolución del concepto de democracia nos compromete a vivir en una sociedad donde el disenso, las visiones distintas, el respeto mutuo, la tolerancia solo nos harán capaces de gestar una país más grande y más digno de vivir.