Insomne

 Ramiro Pereira-. Insomne





¡Tanto y la nada!

Pecesitos de colores que se funden

y refunden

¡y suena!

control, manos que guían

y ahí sigue la quinta

en la pantalla.

Fines de la pena

y de mi pena

y sigue la quinta.



Rostros que se sienten

¡Tanto y la nada!

y yo, que busco

y me pregunto, nocturno

y aguardo

y veo y persisto.

También, recobré imágenes

y una calidez preciosa

inesperada.



Las cuerdas y los vientos

señalan

que la marcha incesante

debe ceder a la noche y al sueño.

Y el sueño entonces gruñe

se resiente y atávico, perdura.