"Hacerles decir a las palabras más de lo que éstas pueden decir"

Rolando Revagliatti-. Antonio Ramón Gutiérrez nació el 29 de mayo de 1951 en la ciudad de Santiago del Estero, capital de la provincia homónima, y reside en la ciudad de Salta, capital, igualmente, de la provincia homónima. Obtuvo su título de Psicólogo en 1982 por la Universidad Católica de Salta, donde además de desempeñarse como profesor en diversas cátedras ha sido Profesor Titular de la Cátedra de Psicolingüística, y es Profesor Emérito desde octubre de 2017. Es docente del Centro de Investigación y Docencia (CID) del Instituto Oscar Masotta dependiente de la Escuela de Orientación Lacaniana de Psicoanálisis. En esta materia es autor de “La precipitación de lo real” (2005), “Lingüística y teoría del significante en psicoanálisis” (2010), e integra el volumen “Soledades y parejas. Luces y sombras” (2017). Además de concedérsele en 2012 el Premio al Mérito Artístico por su trayectoria literaria, otorgado por el gobierno de la Provincia de Salta, recibió, entre otros, el Primer Pre…

Homenaje al Flaco

Joakito-. A 7 años de la muerte del expresidente Néstor Carlos Kirchner.







El día que el Flaco se fue estaba haciendo el censo en una de las zonas "peligrosas" de la ciudad.
Salía de la casa de una familia muy humilde, pero gigante de la cantidad de hijos menores a cargo.

Entonces podrán imaginar la bocha de tiempo que tardé en la primer casa.

Al salir y golpear en la casa de al lado...sale X a la ventana: una viejita..muy viejita que tenía los ojos llorosos...yo, para no ser tan irrespetuoso y pensando que estaba en alguna tragedia familiar, me ofrecí a pasar mas tarde.
- No, nene, ¿venís a hacer el censo? pasá, entrá...lo que pasa es que a Néstor le debo todo

No sabia muy bien a quién se refería y al entrar oigo la radio. Estaban dando La Noticia.
La vecina lloraba como si hubiese perdido a un familiar, a un hijo, no sé...y se sentía fuerte y quería viajar a Buenos Aires a apoyar a Cristina.



Ese día, ese 27 de octubre terminé de hacer el censo y con los datos reales, los del cara a cara y casa por casa, me fui a la plaza a homenajearlo.

Hoy 27, cansado de escuchar los reproches de "lxs isquierdistas" que me acusan de converso, pienso que la anciana tenia razón de llorarlo como a un familiar.
Se jubiló, sus nietos iban a la escuela, el PAMI le bancaba los remedios, sus hijos e hijas tenían trabajo, le escrituraron la casa, podía hacer milanesas para todos, incluso para mí, el censista...

Lo lloró a Néstor a su manera,  sabiendo que ese Flaco, narigon y con mucho poder, nos devolvió el amor y la igualdad.