El mitrismo hoy



 Gonzalo García Garro-. El mitrismo hoy.





En la actualidad ya prácticamente nadie habla en serio de la historia “mitrista”.

Los historiadores oficiales hace ya tiempo que se han rendido ante el revisionismo histórico, tanto en el terreno de la investigación, como en el de la polémica.
Ahora venden historia como se podría vender alimento balanceado. Y se vende en base a una permanente reiteración de sus slogans publicitarios por medio de agentes menores en las inauguraciones, actos de desagravio, aniversarios y este tipo de eventos.

Ni Yrigoyen, ni Perón, dos caudillos nacionales y populares, afrontaron la revisión histórica con la decisión política que demandaba la integración espiritual de los dos movimientos nacionales.

Don Arturo Jauretche, refiriéndose a esta carencia en tono de autocrítica lo expresa claramente:

 “Comprendo el error porque lo he compartido y sólo después de dos duras experiencias políticas argentinas he percibido la importancia fundamental de esa integración en el plano del pensamiento político nacional”. 

Según Don Arturo entonces, la historia oficial sigue viva por los errores políticos e historiográficos de los grandes movimientos populares que subestimaron en su momento el rol de la historia y no cuestionaron hasta la raíz la historia oficial.

La historia oficial, liberal o mitrista, entonces ha podido sobrevivir hasta hoy por un simple hecho de poder.

Subsiste en la medida que, desde ciertos sectores oligárquicos y del extranjero sostienen los instrumentos de difusión, pero se encuentra completamente al margen de la ciencia de la historia y de la opinión pública.