"Hacerles decir a las palabras más de lo que éstas pueden decir"

Rolando Revagliatti-. Antonio Ramón Gutiérrez nació el 29 de mayo de 1951 en la ciudad de Santiago del Estero, capital de la provincia homónima, y reside en la ciudad de Salta, capital, igualmente, de la provincia homónima. Obtuvo su título de Psicólogo en 1982 por la Universidad Católica de Salta, donde además de desempeñarse como profesor en diversas cátedras ha sido Profesor Titular de la Cátedra de Psicolingüística, y es Profesor Emérito desde octubre de 2017. Es docente del Centro de Investigación y Docencia (CID) del Instituto Oscar Masotta dependiente de la Escuela de Orientación Lacaniana de Psicoanálisis. En esta materia es autor de “La precipitación de lo real” (2005), “Lingüística y teoría del significante en psicoanálisis” (2010), e integra el volumen “Soledades y parejas. Luces y sombras” (2017). Además de concedérsele en 2012 el Premio al Mérito Artístico por su trayectoria literaria, otorgado por el gobierno de la Provincia de Salta, recibió, entre otros, el Primer Pre…

Cristina, la republicana



Hugo Presman-. Hagamos un ejercicio de imaginación. Supongamos que muchos de los hechos que hoy suceden durante el gobierno de Mauricio Macri, hubieran ocurrido durante la presidencia de Cristina Fernández, explicado con los argumentos que levanta el gobierno del PRO.




En este juego el presidente es entonces Cristina Fernández, con las medidas tomadas por el actual presidente y con los Ministros del hijo de Franco, y el jefe de la oposición Mauricio Macri.
Las conclusiones quedan, como siempre, en el ámbito del lector. Pero me permito sugerir que reflexionemos sobre la importancia que tienen los medios en la imagen y evaluación de los respectivos gobiernos.


LOS DÍAS QUE CORREN

A pocos días de la celebración de nuevas elecciones, todas las encuestas pronostican un triunfo contundente del gobierno de Cristina Fernández. Se nota en la Casa Rosada una euforia desbordante que intentan disimular. Los columnistas de los diarios principales apoyan entusiastamente al gobierno mientras las pequeñas islas opositoras denuncian desde la posibilidad de fraude a manejos pocos claros en el escrutinio. Se encuentran escandalizados por una sucesión de hechos que dan pábulo que el gobierno se encamina decididamente a un escenario similar a Venezuela.
Para ello enumeran en un listado no taxativo sino meramente enunciativo: la desaparición de Santiago Maldonado cuando la gendarmería despejaba la ruta 40 y luego se ingresó sin autorización judicial al territorio mapuche. La Ministra de Defensa ha descartado la pista de la fuerza de seguridad y condujo la investigación con hipótesis como que Maldonado no estaba ahí, que se hubiera auto inmolado para perjudicar al gobierno, que estuviera en distintos lugares, que hubiera cruzado la cordillera, o que se hubiera ahogado en un río de escasa profundidad. El marino Alfredo Astiz, juzgado nuevamente ahora por otros delitos de lesa humanidad, ha salido a apoyar a la Gendarmería.

Mientras la presidente enarbola la bandera que ella es la nueva política, se repite hasta el cansancio lo del dialogo y el consenso, la policía entra a varios colegios, encapuchados cuyos rostros son detectados por las cámaras de algún canal opositor, cometen tropelías al finalizar varias marchas de protesta, al lado de la policía, precisamente en dos multitudinarias concentraciones reclamando la aparición con vida de Santiago Maldonado. En una nueva muestra de la hipocresía de la Presidente, primero su Ministro de Justicia pide la presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA y luego su Jefe de Gabinete lo difiere para después de las elecciones. A su vez el Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas declaró:
“Estamos altamente preocupados, por las manifestaciones públicas de los funcionarios del gobierno, rechazando la hipótesis del involucramiento de Fuerzas Estatales en los hechos, así como la tipificación de los mismos en una desaparición forzada. Además, pasó mucho tiempo antes que las autoridades iniciaran su labor investigativa” 
La Ministra de Seguridad, fiel a la línea de un gobierno que no acepta las presiones extranjeras ha respondido:
“Deben tener la voz no solamente de un grupo que puede tener intereses políticos". 
Es la misma Ministra que ha declarado que el RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) mantiene reuniones cotidianas con La Cámpora y la Universidad de las Madres y recibe financiamiento y apoyo logístico de las FARC colombianas y grupos extremistas kurdos de Turquía.




A todo esto, resulta preocupante, que a menos de veinte días de las elecciones que definirán el rumbo de la política de los próximos años, se vivió una insólita escena cuando el líder de la oposición que gobierna desde hace 8 años la ciudad de Buenos Aires, el empresario Mauricio Macri que había sido convocado a un reportaje en C5N, se encontró con un allanamiento de la gendarmería en dicho canal. En C5N, un cartel y una voz dramática nos pone al tanto: “C5N  puede desaparecer”. Alfredo Leuco sostiene “que nos han declarado la guerra” y junto a Luis Majul denuncian que la libertad de prensa está en peligro y ADEPA y la SIP, bastiones de su defensa, envían una delegación para respaldar a una oposición en peligro. En su pronunciamiento recuerdan la extemporánea decisión de la Presidente, que trató de designar por decreto a dos miembros de la Suprema Corte de Justicia, uno de ellos abogado del grupo Clarín. Luego el intento del 2 por 1 con el impulso de los jueces designados, la puesta en discusión del número de desaparecidos, el encuentro con los familiares de los condenados por crímenes de lesa humanidad por parte del Ministro de Justicia, la maniobra grotesca de reemplazo de un miembro del Consejo de la Magistratura con la complicidad del presidente de la Suprema Corte Ricardo Lorenzetti, demuestran palpablemente que la división de poderes es letra muerta. La presidente Cristina Fernández se encuentra denunciada en los Panamá Papers donde se descubrió que ella y su marido muerto formaron parte de numerosas empresas. Consultada, explicó que eran cuestiones de su vida privada y que sólo prestó el nombre a empresas de su papá. Con un rostro en donde no hay espacio para la vergüenza, a poco de terminar su primer mandato logró sacar del Congreso una ley de blanqueo y que gracias a la fiscal de la República Elisa Carrió se evitaron dos cosas: que no pudieran participar del mismo familiares de los funcionarios y obviamente de la Presidente y que no fueran sancionados los periodistas que informaran sobre quienes se acogieran al blanqueo y multados con una cifra similar a lo blanqueado por el evasor denunciado. Luego demostrando que el camino hacia Venezuela está a vuelta de la esquina, la Presidente por decreto anuló esta limitación y seguramente porque Carrió estaba distraída, mantuvo un silencio que no se lo conocía.
Hace algunas semanas se conoció una medulosa investigación en donde se descubrió que la hermana del Presidente y miembro del directorio de varias empresas había blanqueado 35,5 millones de dólares. En tanto el primo del jefe de gabinete blanqueó 6,2 millones de dólares. Un amigo de la presidenta, socio en algunos de sus empresas, que gana la mayor parte de las licitaciones blanqueó 26,5 millones de dólares. El empresario vinculado a la energía que se sostiene compró una de las empresas de la Presidente, blanqueó 44 millones de dólares. En total contribuyeron a la reparación histórica de los jubilados en 132,5 millones de dólares. Lo llamativo es que la Presidente declaró bienes por 82,6 millones de pesos, más otros 44 millones en un fideicomiso, en total 126, 6 millones. Es decir que su hermana sinceró por un importe cinco veces mayor que el patrimonio declarado por la primera mandataria. Junto con el miedo que quiere usar como disciplinador, despidiendo opositores, deteniendo a una pareja de lesbianas por besarse, reprimiendo, por ejemplo, a los trabajadores de PepsiCo, ingresando la Gendarmería en Rosario a la Universidad, la Presidente, según lo informado en Radio Mitre por el periodista Marcelo Cantón, tiene una lista: “Son 562”, dice Cristina en charlas privadas. “La cifra es inventada por mí, pero no debe estar alejada de la realidad”, añade. Son, para ella, los argentinos que frenan el cambio en el país. Una lista bastante acotada, por cierto. Dice que hay empresarios, jueces, gremialistas, políticos, periodistas. En sus términos, puro “círculo rojo”. Se niega a dar más detalles, aunque a veces da indicios. “Son tipos que creen que tienen derecho a un pedazo del país” sostiene. En el entorno de la Presidente, la interpretan, y dan alguna precisión sobre el tema. Dicen que el populismo está entre los factores que más se concentra en ese grupo de los “562”.
Otra versión sobre el tema da cuenta que la Presidente dijo: “Hay que ponerlos en un cohete y enviarlos a la luna”.


Al intentar el empresario y automovilista Orly Terranova comprar el multimedio de Cristóbal López, se entrevistó previamente con Cristina Fernández para conocer su opinión quien le dijo categóricamente: “Si pensás financiarte con publicidad oficial, no compres nada, porque no la vas a tener” según lo escrito por el columnista Carlos Pagni, quién más adelante revela en la misma nota: “Los Tribunales de Comodoro Py son otro objetivo del gobierno” Aunque es una flagrante violación a la división de poderes, el periodista no se asombra ni lo critica. El periodismo en su oficialismo militante ha enterrado su espíritu crítico, dejando su autodenominado “periodismo independiente” al punto que en su apasionamiento y fervor oficialista, el escritor y columnista Jorge Fernández Diaz califica a la presidente como “la pasionaria del Calafate”. El periodista Jorge Lanata que realizó investigaciones recordadas en otros tiempos, ahora manifiesta un oficialismo a ultranza en consonancia con el medio que lo contrata y que es el principal beneficiario.

La presidente ha vendido o simulado que vendió su participación en una empresa aérea y en la autopista del Sol, pero previamente se otorgó nuevas rutas aerocomerciales y aumentado los peajes, por lo cual recibió significativas diferencias. Estuvo a punto de pagarse una cifra millonaria por el correo, que está congelada esperando vientos favorables después de las elecciones del 22 de octubre.
Afortunadamente en la oficina anticorrupción está una perspicaz militante política como Laura Alonso, que no ha podido aún ocuparse de estos temas menores y en una demostración de su agudeza les ha pedido a los empresarios de la construcción, más que sospechados de negocios non santos, ayuda para combatir la corrupción.     

El Jujuy, permanece en prisión domiciliaria Milagro Sala, con la espada de Damocles de volver a la cárcel, a quien el gobernador de la Provincia decidió fabricarles causas. Morales maneja a su voluntad la justicia, porque inmediatamente de asumir aumentó de 5 a 9 miembros a los integrantes del máximo tribunal con dos diputados que votaron a favor de la ampliación. Sometido a todo tipo de vejámenes, Sala ha recibido el apoyo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Mauricio Macri ha declarado que el caso Milagro Sala es otro ejemplo de que Argentina se encamina a ser Venezuela y lo comparó con la persecución que sufre el referente opositor al gobierno de Maduro, Leopoldo López.



EL GOBIERNO REPUBLICANO DE CRISTINA FERNÁNDEZ


Ante esta situación dramática, declaró Mauricio Macri, la ciudadanía sana, los argentinos bien nacidos, los republicanos respetuosos de la democracia, los que quieren terminar con la corrupción, los que no se apropiarán del Estado para hacer negocios, los que aspiran al ejercicio irrestricto de la libertad, a una justicia independiente, división de poderes, un Parlamento que discuta y que no sea una escribanía, los que anhelan insertarse en el mundo, jugar del lado de los ganadores, alejarse de los países perdedores, abrir la economía, terminar con la inflación,  alinearse con EE.UU en relaciones maduras, la única salida a este desastre es votar por CAMBIEMOS. De esa manera se recuperará el cumplimiento estricto de la Constitución, pero prometemos que la totalitaria ley de medios largamente discutida y analizada será arrumbada y si es imprescindible se recurrirá a un decreto de necesidad y urgencia en defensa de las instituciones. Se recurrirá al endeudamiento del país todo lo que sea necesario, no como un beneficio de la pesada herencia recibida, sino como una reafirmación que el mundo confía en un gobierno que garantiza la seguridad jurídica. 
No lo dude, afirmó enfáticamente Mauricio Macri, sus hijos, nuestros hijos y nietos se lo agradecerán, por el país feliz que les dejaremos. Aunque tengan que vivir eternamente pagando la deuda externa. Eso no es una carga sino un placer, que se degusta eternamente. Sólo un instrumentador de mentiras, alguien que no conocía el “sí se puede”, cómo el escritor uruguayo Eduardo Galeano pudo escribir:
“Aquí yace la Argentina. Vivió pagando, murió debiendo”