"Hacerles decir a las palabras más de lo que éstas pueden decir"

Rolando Revagliatti-. Antonio Ramón Gutiérrez nació el 29 de mayo de 1951 en la ciudad de Santiago del Estero, capital de la provincia homónima, y reside en la ciudad de Salta, capital, igualmente, de la provincia homónima. Obtuvo su título de Psicólogo en 1982 por la Universidad Católica de Salta, donde además de desempeñarse como profesor en diversas cátedras ha sido Profesor Titular de la Cátedra de Psicolingüística, y es Profesor Emérito desde octubre de 2017. Es docente del Centro de Investigación y Docencia (CID) del Instituto Oscar Masotta dependiente de la Escuela de Orientación Lacaniana de Psicoanálisis. En esta materia es autor de “La precipitación de lo real” (2005), “Lingüística y teoría del significante en psicoanálisis” (2010), e integra el volumen “Soledades y parejas. Luces y sombras” (2017). Además de concedérsele en 2012 el Premio al Mérito Artístico por su trayectoria literaria, otorgado por el gobierno de la Provincia de Salta, recibió, entre otros, el Primer Pre…

2) Manuscritos de un periodista maldito



Lucas Carrasco-. Segunda parte. Escenas de un periodista maldito. Un día en la radio. Los manuscritos, reconstruidos de memoria. Ninguno de los mencionados debe hacerse cargo de mis anotaciones y crónicas.


La primera parte de esta crónica comienza acá.




Año 2008.
-Convidame un Imparciales, se me acabaron los míos.
-Luquitas, mientras no se nos acabe el whisky antes de que termine el sitio a la Casa de Gobierno, estamos bien. Acá tengo otro paquete de cigarrillos. Pero cuando se me acaben, salgo y a la puta. Que vengan de a uno.
-José, vos fuiste boxeador, yo mido metro y medio.
-Ponete atrás mío.
-Nos van a cagar a trompadas, son miles y miles. Si viven todos acá cerca, en el centro.
-Por eso no hay que vivir en el centro, siempre te lo digo. Está lleno de esta gente.
-Yo soy parte de esta gente, crecí con esta gente, sé cómo piensan.
-¿Piensan?
-No, son unas marmotas. Egoístas, violentos, primitivos. Pero siempre fueron o se sintieron dueños de la sociedad, portadores impolutos de sus valores. Los dueños, casi, de la moral.
- Es el antiperonismo de siempre, pero Menem les hizo creer que nos habían domesticado. Se creen que los políticos debemos estar a su exclusivo servicio y que los otros, el pueblo, el 90% de la gente, se joda.
- Sí, están tan enojados por las retenciones que andan soñando con un país atendido por sus propios dueños.
-Nunca lo van a lograr.
-Nunca lo van a lograr.



Año 2017.
-Tenemos un país atendido por sus propios dueños.
-Tenemos un país atendido por sus propios dueños.
-Yo reconozco que subestimé a esta derecha, los veía como tipos que no entendían la política...
-¿No te parece que también sobrestimaste el gobierno de Cristina, José?
- No, para nada. Aunque ganen mil elecciones. Sé que no vas a coincidir conmigo pero para mí el gobierno anterior fue mil veces mejor que éste.
-Para mí, en casi todos los aspectos, también fue mejor que éste.
-Pero yo creo que fue el gobierno más parecido a Perón y Evita que tuvimos.
-Sí, yo soy más crítico, José. O fui más crítico.
-Igual, ahora qué importa. Ahora vienen por todos. Por los kirchneristas, por los peronistas que reinvindicamos a Néstor y Cristina como yo, por los peronistas disidentes, por la izquierda, por todos.
-Es cierto.

Año 2008.
- Son urquicistas, nos odian desde antes del peronismo. Antes del kirchnerismo. Antes de que naciéramos ya nos odiaban, José.
-Por supuesto, por eso estoy convencido de estar en el lugar correcto. Aunque esto signifique el final de mi carrera política, no me importa. Soy militante peronista y moriré militante peronista.
-Nos estamos quedando sin hielo.
-Tengo otra botella de whisky. Y no podemos salir. ¿Te me volviste fino, ahora, Lucas, y no tomás el whisky caliente?
- Andáaaa. ¿Escuchás? Los cánticos. Te putean en veinte idiomas. Jajajaj.
-¿Che, me contaron que te amigaste con Almará y fuiste a trabajar a su radio?
-Sí, sí, pero...
-Te fuiste a la semana...jajajaja
-Sí, pero no fue por lo de la 125. Él sabía que yo estaba a favor.
-No, ya sé. Fue porque en el medio de tu editorial el operador te pasó una llamada al aire, una señora que quería vender un lavarropas...
-Era una cocina usada.
-Una cocina usada, jajaja, dicen que te levantaste y dijiste "yo no estoy para vender cocinas usadas" y te fuiste.
-Es verdad.
-¿Pero el loco Almará te dejaba decir lo que quieras?
-Sí, sí, eso sí. Pero bue, el estilo de su radio es así.

Año 2017.
-Señor Carrasco, voy a su casa de calle XXX o a la de XXX.
-La de XXX, chofer. Che, José, la situación actual me hace acordar al 2008.
-¿En qué sentido? Sí, entiendo lo ideológico, el clima que se vive, que estamos jodidos. Pero me interesa saber en qué sentido lo decís.
-En lo siguiente. Yo, como periodista, oponerme señalando lo que nadie se anima, hace que quede marginado un tiempo, como siempre. Tampoco es nada nuevo. Mientras tanto, vivo, vivo bien, además. Pero vos, como político, plantado en la contra irreductible, sin fanatismos imbéciles como las sectas antiperonistas que por táctica hoy se disfrazan de peronistas, vas a tener todo en contra en el mediano plazo. Pero si resistís, después el tiempo te va a dar lugar. Acordate cuando estuvimos toda la noche, solos, en la Casa de Gobierno, con la Sociedad Rural sitiando el edificio de la Legislatura y eras el único diputado que se oponía a los terratenientes. El tiempo te dio la razón. Terminaste siendo ministro, vicegobernador, seguís siendo autoridad partidaria...
-El problema son los compañeros, necesitan comer hoy, acá, ahora.
-Sí, ésa es la diferencia entre el político, hombre de acción, y el intelectual, hombre que trata de ver más allá.
-¿Y qué pasa si el intelectual -puro, ultracoherente, meando agua bendita- se equivoca mirando el más allá? Muere gente mientras tanto, eh.
-¿Qué pasa? Simple: pasa eso, muere gente de camino.
-¿Y no te duele?
-Sí. Me duele.
 -¿Y entonces?
-Entonces, es simple: no sirvo como político, vos lo hacés mejor. Sirvo como provocador. Como librepensador. Pero vos hacés mejor la tarea que me pedís que haga.
-Si fuéramos más, sería más fácil.
-Si nadie señalara, contra viento y marea, las críticas, cuando las nubes del poder se esfuman y nadie viaja en alfombras mágicas...; los críticos somos los que estuvimos pensando en cómo volver a empezar.
-¿Siempre quedás bien en tus historias?
-Sí, cuando las relato yo, sí.


Año 2008.
-Che, conocí una mina que me hablaba del Fen Yui o algo así, ¿sabés algo, Lucas? ¿Qué es el Fen Yui?
-Ni la más puta idea, José, pero lo googleo.
-Naaa, qué me importa.
-El mundo está lleno de boludos.
-Boludos somos todos, todos somos un poco boludos. Solo que hay algunos boludos que son insoportables.
-¿Por ejemplo?
-Los que conocen más de una marca, o una sola marca nomás, de perfume. O los que saben elegir qué loción de afeitar deben usar. Y nos quieren convencer de que vivamos como ellos.
-Servime más whisky. ¿Te queda otro paquete de Imparciales?
-Obvio.
-Está por amanecer. ¿Se irán en algún momento estos imbéciles de la Sociedad Rural?
-¡Me extraña! Noooo, si se levantan a las 6. Como en el cuartel: al pedo pero temprano. Se van a quedar hasta que el país sea atendido por sus propios dueños.
-Se van a quedar hasta que el país sea atendido por sus propios dueños.