Premiar al que incumple, castigar al que no

Eduardo M. Romero-. En nuestro país existe desde siempre la idea que se puede engañar con mucha facilidad los controles del Estado y por ello es fácil obtener ventajas que no nos corresponden y que si nos descubren nunca han castigado a nadie por ello ni tampoco exigirle la reparación del daño.


Esta apreciación es real y tan real es que siempre hemos oído de casos en que personas obtienen ventajas del Estado mediante mentiras o falsas declaraciones o maniobras más complicadas pero que siempre sirven para obtener una ventaja económica y nunca hemos visto ni oído que se castigue a quienes son descubiertos.



Repasemos algunos hechos cuando la, DGI antes ahora AFIP, descubre maniobras impositivas que permiten que algunos evadan; en lugar de denunciar penalmente a los evasores endurecen los formularios y tramites en general para los que están dentro del sistema; o lo que es igual señalar que castigan a los que cumplen y perdonan a los evasores.

He oído que muchos años atrás algunos pagaban todos los consumos de farmacia con medicamentos recetados, cuando esto se conoció nadie fue condenado pero se establecieron los vademécum de los remedios que cubrían la obras sociales y cuando los médicos llegaron a atender tantos pacientes que no alcanzaban las horas diarias se limitó la cantidad de consultas medicas pero nadie fue sancionado por esta irregularidad y cuando se detectaron otras irregularidades en la salud las obras sociales impusieron las auditorias; todo ello complicó la utilización de los servicios de salud para los que cumplían pero no trajo ninguna sanción a los responsables de estas acciones.

Y son muchos los casos que podríamos usar para graficar lo señalado: las empresas que incurren en actos de corrupción siguen pudiendo contratar con el Estado y no se las castigan...
El Estado hace más engorrosas las licitaciones publicas sirviendo solo para alentar hechos de corrupción en la búsqueda de levantar barreras de control; se permiten blanqueos de capital proveniente de lavado de dinero que puede venir de la corrupción y para ello se establece la prohibición de que sus datos sean utilizados en investigaciones judiciales, sin embargo no quieren establecer leyes que permitan la misma impunidad para quienes denuncien hechos de corrupción de los que participaron.

En definitiva, a diferencia de otros países no se castiga a quien tiene acciones para obtener sin derecho ventajas del Estado y para evitar la continuidad de estas acciones se endurecen los requisitos para quienes en el futuro puedan ingresar al beneficio de estos derechos; es decir se perjudica a quienes no cometieron la acciones en contra del Estado sino a quienes tienen el legitimo derecho.

Este gobierno sostiene que se han otorgado sin derecho beneficios a personas que no eran discapacitados e incluso se denuncian políticos de la oposición que tienen en esta condición muchos familiares directos; ahora bien deberían someter a investigación, análisis o comprobaciones a los casos sospechados pero el gobierno toma el mismo camino de siempre en nuestro país, están todos bajo sospecha y se investigan, analizan o comprueban la totalidad de los beneficios; es decir que someten a personas que deben soportar condiciones de falta de algunas capacidades a exigencias de tiempo, trámites engorrosos, temores innecesarios solo porque algunos vivos conseguían acceder a reconocimiento que no le correspondían; ¿no sería más fácil eliminar a los que son denunciados como percibiendo sin derecho y dejando a los demás tranquilos y sin molestarlos?.

En los últimos tiempos han circulados informaciones que dan cuenta de la percepción de pensiones de viudez que se habrían obtenido ilegítimamente ante lo cual se indica que todas las viudas deberán revalidar su situación para poder continuar percibiendo su pensión; pregunto: hoy con los adelantos informáticos y el cruce de datos ¿no sería más fácil conocer los casos ilegítimos y solo actuar con ellos y no involucrar a personas ancianas sometiéndolas a tramitaciones agobiantes y complicadas para muchos de ellos incluso algunos impedidos de valerse por sus medios?

Pero volvemos a lo de siempre. Zafan los que cometen acciones en contra del Estado y pagan con su esfuerzo quienes nada tienen que ver con estas acciones.

Alguno puede señalar que es difícil la individualización de cada caso y que por ello se debe avanzar en la investigación del conjunto, esto puedo haber sido en otros tiempos pero en el siglo XXI con la informática por encima de cualquier barrera es sencillo determinar mediante cruces de datos quienes están cumpliendo y con derecho y quienes están defraudando al Estado y actuar en consecuencia.



Uno observa países como España, que no resulta por cierto el más avanzado de Europa, y observa que muchos ídolos populares son descubiertos en maniobras de evasión impositiva y además de pagar lo adeudado y sus multas se ven con la posibilidad de caer presos y reprobados por la sociedad y observa países como el nuestro donde a la inversa los que cometen estas acciones nunca son descubiertos o descubiertos se les condona sus deudas por insolvencia aparente cuando ostentan fortunas y mientras se persiguen viudas y discapacitados y uno termina comprendiendo porque nos va como nos va.

Seguirán ocurriendo estos hechos mientras unos, reconocidos por todos como vivos, defrauden al estado y se castigue a viejos, discapacitados y a los que quieran cumplir con el sistema.-