Macri en Villa Paranacito



José Luis Regalado-. La visita del Presidente y una respuesta a as críticas de la diputada, oriunda de Villa Paranacito, Carmen Toller.


Tiempos difíciles para los retornos.

Se están transitando tiempos difíciles, generados por cambios de paradigmas para los cuales muchos no estamos preparados.
La negación y el no reconocimiento de estos cambios nos colocan en una posición bastante complicada que nos impide el avance en múltiples proyectos particulares y colectivos comunitarios.



Este comportamiento insume tiempo y energía que se mal aprovecha elaborando estrategias para evitar ingresar a este cambio.
A nivel global las ideologías populistas pierden estatus y comienzan a defenderlas radicalizando luchas violentas que son llevadas hasta las propias aulas, como estamos viendo o agrediendo y agraviando por los distintos medios.


Pocas veces nuestra comunidad fue visitada por la máxima autoridad de la república y es un honor para quienes militamos en política esta visita, más para una comunidad que supera en poco los tres mil habitantes.
Para la diputada Carmen Toller parece un agravio a la Ideología Nacional y Popular , que la misma dice embanderar, que las autoridades locales por respeto a la investidura y lo que representa para el lugar, reciban al presidente Macri.
En algunas declaraciones dijo “estar abocada a resolver los problemas pendientes".
Seguramente no tendrá tiempo ya que fueron innumerables los problemas dejados después de más de 25 años de desidia y falta de gestión. Por falta de ésta es que quedábamos aislados cada una de las crecientes y hoy decimos que podemos resolver problemáticas de emergencia en minutos, no en horas como en la década ganada, ya que llegamos en época de crecientes hasta el propio pueblo con los distintos móviles, esto con la gestión de un camino que en pocos meses se consolido trabajando mancomunadamente.



Hay logros que solo se pueden realizar  pensando colectivamente y no con un individualismo asistencialista y de amiguismo selectivo por conveniencia electoralista, visto en estas décadas pasadas.
“Me dicen que estoy en quinta”, quizás pudo enganchar algún CAMBIO, pero no es el correcto,  décadas en punto muerto estuvieron y están, castigando con esto a su pueblo y a su gente,  como los llamaban, todo responsabilidad de este matrimonio que con la alternancia dejo una grieta zanjada, para tratar ahora de utilizarla para volverá a costa de promesas que nunca cumplieron en el poder. Hablan de un retorno salvador, seguramente de los desastres por ellos generados que hoy quieren relegar. Seguramente estos ataques son fruto de ver una realidad en la comunidad que ellos no pudieron hacerla vivir.

El asistencialismo y el gobernar para amigos los perpetuó en el poder, amparados en  un financiamiento que hoy no tienen,  lamentan y es el principal motivo de regreso.
El facilismo del voto comprado y no el gestionado fue su estilo.

Si me preocupa hoy la memoria, si me preocupa el relato y las palabras mendaces,  que como en alguna parte de una nota decía de “Asemejarse a la ex presidente Cristina”, si la falacia y la mentira  son sus signos, no tengo duda después de verlas, escuchado y leído a ambas.

Basta con recordar que en su momento el pueblo se levantó para un cacerolazo pidiendo una ambulancia, con un senador médico, Melchiori y la intendente, su consorte. Después hubo que realizar otro por la persecución de algún profesional por reclamar la falta del móvil.

Ibicuy, un pueblo en el cual dice hacer base, debería tener memoria, ya que hoy hay un profesional médico, el Dr. Labaqui, imputado procesado y recibiendo su castigo por mala praxis, esto por responsabilidad del poder político, en su momento del departamento.
¿Quién ordenó el traslado de Villa Paranacito y por qué de este profesional a la comunidad de Ibicuy? Esto costó dos vidas, que terminó solo en el castigo por mala praxis del profesional sin otro responsable, que sabemos  hay.

Este es el sistema de salud que sufrimos durante décadas y hoy tenemos la desgracia que aún nos coordina el departamento. No pretendo ideologizar nada, todo está demostrado desde las obras, los actos y la concordancia en la defensa hasta en los derechos de los trabajadores. Jamás un gobierno nacional y popular negreo en estas décadas a los trabajadores municipales como este matrimonio, negándoles las afiliaciones a los distintos gremios, bajo amenazas constantes y persecuciones. Por eso no puedo permitirme desde el lugar que ocupe dejar pasar esta clase de mentiras.
No sé, señora diputada, cuáles son sus convicciones y las de su marido, seguramente están lejos de las mías, y rezo porque así sea. Con respecto a lo de ser negro o blanco, en estas décadas los vimos  y la vimos pasar por tantos colores, tonalidades y matices, que me es difícil contarlas o recordarlas, ni pensar los que veremos peleando por el retorno. Por eso antes de atacar y escribir es bueno rever su propia historia ya que los archivos hoy están a la mano de todos.