Ingreso y fuga de divisas



Emilce Terré-. Según muestra el Balance Cambiario del BCRA, el ingreso de divisas para colocaciones financieras permitió al Central acumular reservas internacionales por USD 9.568 millones entre enero y agosto del 2017, incluso a pesar del déficit por cuenta corriente y la profundización de la “fuga de divisas” del sector privado. El déficit por cuenta corriente sumó USD (-8.761) millones entre enero y agosto, pero resultó más que compensado por el superávit de cuenta capital y financiera por USD 16.190 millones.





El rojo de la cuenta corriente cambiaria resultó menor en los primeros meses de este año 2017 respecto al déficit acumulado en el mismo período del año anterior, aunque lejos aún de pasar al terreno positivo en que estuvo afianzado entre la salida de la crisis del 2001 y el año 2012. Con un resultado parcial de USD (-8.761) millones, la salida de divisas por este concepto se achicó un 15% respecto al acumulado de los primeros ocho meses del año pasado.



Con un ingreso de dólares por más de 40.000 millones en concepto de exportaciones y un egreso de divisas por el pago de importaciones de bienes por casi 36.000 millones, la “cuenta mercancía” muestra un resultado ajustado, pero aún positivo Sin embargo, el déficit por importaciones vs exportaciones de servicios más que compensa este resultado, arrojando un rojo de USD (-7.109) millones, más otro agujero de USD (-6.428) millones que deja en neto la entrada y salida de divisas en la subcuenta ingresos primarios, y que se explica mayormente por el pago de intereses.



El déficit de divisas por cuenta corriente, de cualquier modo, se ve más que compensado por el ingreso de moneda extranjera por cuenta financiera. Esta última acumula hasta agosto un superávit de US$ 16.074 millones que se explica, fundamentalmente, por el aumento del endeudamiento externo y otras operaciones del Sector Público Nacional y del Banco Central.



En efecto, los movimientos netos de divisas del sector privado no financiero (SPNF) continúan mostrando un creciente y cuantioso déficit que, en el acumulado del 2017 suma USD (-13.316) millones. Ello es casi un 50% más alto que el rojo acumulado entre enero y agosto de 2016, y el mayor déficit por este concepto desde el año 2011 cuando el Gobierno Nacional impuso la batería de controles de cambio que se conocieron como “cepo cambiario”.

Del lado opuesto, los principales ingresos netos de divisas han provenido de la operatoria financiera en bonos y títulos de deuda del Sector Público, quien por la subcuenta formación de activos externos registró un ingreso neto de USD 3.640 millones, y por otras operaciones un acumulado positivo de USD 18.857 millones.

Respecto a la inversión extranjera en Argentina, ésta muestra una tibia recuperación en la dirigida a activos físicos o inversión extranjera directa (IED), mientras que continúa aumentando firmemente la focalizada a portfolio o papeles financieros. La IED registra entre enero y agosto un superávit de USD 1.725 millones, un 5% más que el año pasado, mientras que la inversión de portafolio de no residentes acumula USD 5.413 millones, un 340% más que en los primeros ocho meses del 2016. El neteo por préstamos financieros, títulos de deuda y líneas de crédito, en tanto, dejó un saldo positivo de USD 7.771 millones, cayendo un 20% respecto al año anterior.

Como el superávit de ingreso de divisas por cuenta financiera más que compensó el déficit por salida de dólares para transacciones comerciales, el Banco Central pudo sumar reservas por un total de USD 9.568 millones en lo que va del año 2017, la mayor acumulación de moneda extranjera en manos de la autoridad monetaria para el período desde el año 2007.