Holanda y la comida biológica



Miguel Angel Cervantes -. La agricultura de Holanda, una de las mejores del mundo, analizada desde la perspectiva de la agricultura de España, otro país avanzado en la materia.




En la agricultura del sureste español, siempre hemos visto con cierta envidia como Holanda, un país mucho más frío que el nuestro, llegan a producir 3 o 4 veces más producción que nosotros. Vamos a conocer a qué es debido esto.




¿Cómo se explica que un país de apenas 42 mil kilómetros cuadrados, comparados con los 504.000 de España, es decir apenas un 8 por ciento de la superficie que nosotros, con muchas menos horas de sol al año, y un clima más frío, nos haya desbancado como el mayor exportador de muchas hortalizas del mundo?

Pero no sólo esto es sorprendente. A pesar de su tamaño,  Holanda es el segundo mayor exportador de alimentos y flores de todo el mundo.
Volvamos a los números para ponerlo en perspectiva.
De su superficie total, una quinta parte está ocupada por agua (lagos, ríos, canales), así que le quedan apenas 34 mil kilómetros cuadrados para dedicar a vivienda de sus casi 17 millones de habitantes, a terrenos industriales y a la producción agrícola.

Hoy,  la  agricultura  holandesa  representa  el  10%  de  su Producto Bruto Interno (PBI) y es el sector económico más fuerte del país. Las principales actividades se centran en el ganado vacuno y la horticultura.
El 75% de su producción se exporta.
Holanda apunta a una agricultura sostenible que no dañe la naturaleza, cuide el bienestar de los animales y la calidad de sus productos.

Mención especial merece la horticultura holandesa, concepto que abarca mucho más que los bellos  tulipanes que la  simbolizan.  Sus  productos  más  importantes  son  las flores, verduras, frutas, champiñones, árboles y bulbos de flores.

Holanda es el mayor punto nodal para el comercio mundial en flores y plantas, y por sus canales de distribución se puede abastecer una flor a Nueva York el mismo día que fue cortada en Holanda.
Dentro de la horticultura, el cultivo de flores y plantas en invernaderos es la actividad más importante.  Los invernaderos holandeses cubren un  área de más de 60 km2, formando una ciudad de vidrio.
Los invernaderos son de alta tecnología, enfocada en eficiencia de energía y reducción de CO2. Inclusive, existen invernaderos inteligentes que producen más energía de la que usan.  En el transcurso de los años, la horticultura ha ido adquiriendo una mayor importancia, tanto desde el  punto  de  vista  económico, como por la superficie que cubre.



Los productos más importantes son flores, verdura, fruta, champiñones, árboles y bulbos de flores.
El sector del cultivo en invernaderos está realizando grandes inversiones en el medio ambiente.
El Gobierno y el mundo empresarial han firmado acuerdos sobre el modo en que se deben alcanzar los objetivos de medio ambiente. Entre otras cosas, se trata de abonos, productos de tratamiento de plantas y residuos.
También el cultivo en invernaderos está poniendo en práctica un convenio regulador entre Gobierno y empresarios para la reducción de emisiones de CO2 y para un aprovechamiento más eficiente de la energía.

Para  proteger  los  cultivos contra insectos perjudiciales y enfermedades, hoy día se emplean generalmente enemigos naturales,  para limitar el uso de productos de tratamiento de plantas.
En  la agricultura  biológica, el empresario apenas utilizaproductos químico-sintéticos para el tratamiento de plantas, o abonos artificiales.




Para lograr un desarrollo positivo de gran alcance se trabaja en una mejor estructura de mercado, precios más competitivos para los productos biológicos y una mejor gestión empresarial.
El mercado mismo también muestra cada vez más interés. La  cadena  de  supermercados más grande de  Holanda,  Albert  Heijn,  tiene  planeado dejar de vender productos en los que se hayan utilizado productos de tratamiento de plantas químico-sintéticos.
En la actualidad, alrededor del 30% de los consumidores holandeses compra con mayor frecuencia productos biológicos.


  

Dentro del sector ganadero, el ganado vacuno es la mayor rama.

La agricultura se está moviendo hacia espacios interiores, donde el sol nunca brilla, la lluvia es irrelevante y el clima es siempre adecuado. Sus  defensores  dicen  que  esto,  o  algo  parecido, puede ser  una  respuesta  a  los problemas alimentarios del mundo.
En  su  estación  de  investigación,  fresas,  pimientos amarillos, plantas de albahaca  y banano adquieren un inquietante resplandor rosado bajo las bombillas de color rojo y azul de tecnología LED.
El agua se escurre en los moldes cuando se necesita, cualquier exceso se  recicla, y la temperatura es constante.
Las  luces se encienden y apagan, simulando el día y la noche, pero de acuerdo al ritmo de la planta.


Holanda también mantiene una posición líder en el desarrollo de material genético, cultivo de tejidos y en la producción, comercio de semillas y plantones.

Cuando pensamos en la zanahoria nos viene a la mente el color naranja, pero eso no siempre fue así. Antes del siglo XVII, la mayoría de las zanahorias eran moradas.
Los productores holandeses comenzaron a cultivar zanahorias naranjas en tributo a William of Orange, líder en la lucha por la independencia de los Países Bajos.

En Europa, Holanda es el segundo país que más invierte, de forma privada, en desarrollo e investigación agrícola. Se preocupan muchísimo por la calidad de la comida, que sea saludable y segura, aparte de tener seguridad alimentaria.
Es el primer productor de cebollas y exportan 1/4 de los tomates a nivel mundial. También es un líder global en producción avícola, de carnes rojas, quesos y pastelerías, que exporta en su 80%. El valor de la exportación agrícola de Holanda es de $101 mil millones.
¿Quién ha dicho que el sector agrícola no puede ser rentable?


¿Cómo le sacan tanto jugo a sus recursos naturales?
Combinando alta tecnología, mucha eficiencia y gran productividad, consiguen cosechas cinco veces mayores, que el promedio por hectárea en otros países europeos.