Cuándo empieza REALMENTE la primavera



Daniela Sánchez-. La festividad de la primavera tiene un origen religioso que hoy se ha perdido en el tiempo.


¿Está mal o está bien que el sentido religioso de festejar la primavera se haya perdido en el tiempo?
Si así no fuera, quizás me hubieran echado a la hoguera por bruja 👿...

Alegoría de la primavera, Boticelli, pintado en 1481 


La "Alegoría de la primavera de Botticelli es una obra icónica del paganismo en torno a la primavera. Es una las obras clásicas del paganismo en torno a la primavera, cuya celebración, como todas las de su tiempo, estuvo impregnada de simbología religiosa. Estamos hablando de la era medieval.
Aunque el sentido religioso de la primavera es anterior.




En 1573 Arcimboldo pintó un cuadro, con su particular estilo, con cada estación. El de la foto de arriba es el de la primavera. El elogio de este pintor medieval por parte de los surrealistas a principios del siglo XX, le dio el aura de paganismo, irreverencia y sátira con el que hoy se lo conoce.

Giunt' è la Primavera e festosetti
La Salutan gl' Augei con lieto canto,
E i fonti allo Spirar de' Zeffiretti
Con dolce mormorio Scorrono intanto:
Vengon' coprendo l' aer di nero amanto
E Lampi, e tuoni ad annuntiarla eletti
Indi tacendo questi, gl' Augelletti;
Tornan' di nuovo al lor canoro incanto:
Largo
E quindi sul fiorito ameno prato
Al caro mormorio di fronde e piante
Dorme 'l Caprar col fido can' à lato.
Allegro
Di pastoral Zampogna al suon festante
Danzan Ninfe e Pastor nel tetto amato
Di primavera all' apparir brillante.
Llegó la primavera y festejándolo
La saludan los pájaros con alegre canto,
Y las fuentes con el soplo de los cefirillos
Con dulce murmullo discurren entretando:
Vienen cubriendo el aire con negro manto
Y rayos, y truenos, elegidos para anunciarla
Callando así estos, los pajarillos;
Vuelven otra vez a su canoro encanto.
Largo
Y así, sobre el florido y ameno prado,
Al caro murmurar de bosques y plantas
Duerme el cabrero con el fiel can al lado.
Allegro
De la pastoral zanfoña al son festejante
Danzan ninfas y pastores en el techo amado
A la brillante llegada de la primavera.
Del soneto Las cuatro estaciones de Vivaldi (compuesto en 1721)



Actualmente, pocos países tienen a la primavera en su calendario de feriados. En Argentina se celabra como "Día de la Primavera". En Paraguay se le agrega a la estación el "Día de la Juventud" además de la primavera. En Perú también, pero es el 23 de setiembre. y en México el 21 de marzo.


Las civilizaciones antiguas festejaban la llegada de la primavera porque ésta les traía el crecimiento de sus semillas y la vegetación que alimentaba a los animales para cazarlos. Por lo tanto festejaban su propia supervivencia durante un año más, cuando podrían guardar alimentos para el crudo invierno. Por supuesto, no medían los años en "años" tal como los conocemos, sino que medían las estaciones por los cambios que veían a su alrededor y en su cuerpo.
Como no podían explicar estos fenómenos desde la ciencia, tal como hoy sí podemos, lo hacían desde las diversas culturas religiosas, que eran los sistemas interpretativos de la época y que a la vez definían la moral de esa sociedad y sus sistema político. Prácticamente la totalidad de la vida, tanto personal como social de la comunidad, estaba regida por la interpretación religiosa, el único sistema interpretativo disponible en ese momento histórico.
El equinoccio de primavera se situaba en lo que hoy conocemos como 20 o 21 de marzo o en nuestro costado del planeta, el 22 o 23 de setiembre.
Desde la vigencia del calendario gregoriano en 1582, la primavera siempre ocurrió el 23 de setiembre o el 22, nunca el 21 como lo conmemoramos nosotros. Nuestro hemisferio, el hemisferio austral, tiene el fenómeno astronómico que se conoce popularmente como primavera, el 22 o 23 de setiembre.
Pero como bien sabemos los entrerrianos, la inmigración europea -cuyo hemisferio boreal tiene su primavera el 20 o 21 de marzo- originó la confusión de fechas. Además del sincretismo religioso por la conquista española y las religiones de los pueblos originarios de nuestra región.


En Europa, el Concilio de Nicea en el año 325 estableció que el 21 de marzo era una fecha religiosa católica, por la llegada de la primavera. Desde entonces, aún con el cambio del calendario gregoriano dos siglos después, el 21 de marzo se celebra la Pascua. Esa celebración pascual sigue siendo feriado en Argentina pero en otra fecha. Es un resabio del clericalismo oscurantista en el que vivimos.
Por suerte, nos quedó la primavera para ejercitar el discreto encanto del paganismo.
Aunque otro resabio del oscurantismo religioso es la elección de "la reina" que se sigue haciendo en Paraná y diversas localidades del interior entrerriano. Una tontería. Por suerte nadie le presta atención.