¿Quién nos defiende de la estafa telefónica?

Daniela Sánchez-. Cada vez aumentan más los costos de las llamadas, los abonos, los mensajes de texto (que ni siquiera queremos usar) y la navegación por internet a través de celulares. Sin embargo, el servicio es cada vez peor. La situación ya es altamente insoportable y lo peor es que desde el gobierno, las autoridades correspondientes, los políticos, no solo no ofrecen una solución, sino que son parte del problema.




¿Por qué Argentina tiene el servicio de telefonía móvil más caro de Latinoamérica y a la vez es el peor servicio? Hablamos de Latinoamérica. Por ejemplo, Haití, UNO DE LOS PAÍSES MÁS POBRES DEL MUNDO tiene mejor servicio de celulares y es más barato que en Argentina.


Ahora que volvimos a volver al mundo, el actual menemismo 2.0 podría tomar nota que con Carlos Primero por lo menos, cuando se privatizó ENTEL, los teléfonos empezaron a funcionar. Hasta que las mismas empresas se dieron cuenta que siendo monopólicas era más fácil estafar a la gente. Pero tuvieron sus años de gloria, la gente estaba contenta CON ESA privatización.
Después, el kirchnerismo amagó hacer una empresa de telefonía celular estatal que sirva como empresa testigo. Quedó en la nada. Vaya una a saber si por la ineficiencia que tanto demostró el kirchnerismo entre el discurso y la realidad o porque no se quería afectar los intereses de Telefónica, la empresa española que más ganó gracias a la revolución nacional y popular.
Con el macrismo, si bien nunca prometieron nada del otro mundo, sí prometieron que íbamos a vivir mejor...estamos viviendo cada vez peor. Y no se lo podemos contar a nadie porque no andan los teléfonos.



En Paraná es una odisea, especialmente en el centro de la ciudad y en algunos barrios, hablar por teléfono. Una manda un mensaje de whatsapp y con suerte llega al otro día. Lo más conveniente, incluso si alguien quiere comunicarse con otra persona desde Paraná a Concepción del Uruguay, lo más conveniente es mandarle una carta por Oca o hacer dedo en la ruta.
Es impresionante el contraste cuando se viaja a cualquier otro país del mundo.
Se ve a la gente mirando videos, leyendo los diarios desde sus celulares, mirando películas online, canales de TV, radios. ¡ACÁ ES IMPOSIBLE SOSTENER POR MÁS DE TRES MINUTOS UNA CONVERSACIÓN SIN QUE SE EMPIECE A CORTAR!



Ya nos fuimos acostumbrando a hacer largas colas para pagar facturas de telefonía que aumentan sin previo aviso, prácticamente todos los meses. Ya nos fuimos acostumbrando a que sean mentiras las promociones, que lo del 4G es un cuento de hadas, que es mentira que una empresa sea distinta a otra, que son todas iguales y que viven un viva la pepa estafando a los usuarios total nadie los controla.

En las oficinas de Defensa del Consumidor las denuncias se acumulan. Desde ya, nunca hicieron nada. Están pintados como en un cuadro de Dalí.
Para los políticos, hablar de estos temas pareciera ser un tabú. En los medios se entiende el silencio por las pautas publicitarias. No solo de las empresas telefónicas sino fundamentalmente las pautas publicitarias del Estado. Porque vamos, no se puede actuar tan impunemente sin que haya corrupción, coimas en el medio.
En algún momento, en el Grupo Clarín se atrevían a cuestionar a su competencia, Telefónica, que era la empresa favorecida por el kirchnerismo. Hoy, Clarín es el favorito del macrismo y ya fue autorizado a vender telefonía móvil así que  entre bomberos no se van a pisar la manguera. Aparte de que Fibertel es una de las peores empresas del país y en muchos lugares no tenés opción si querés estar conectado al siglo XXI.


La única solución es vivir como los hombres de las cavernas. Volver al siglo dieciocho. Reimplantar el telégrafo. Porque quejarse no tiene sentido.
La corrupción puede más.
Sino me creen, tómense la molestia de llamar a cualquier oficina de Defensa del Consumidor, sea de la provincia o de la ciudad donde vivan. Si tienen suerte, los atienden. Si tienen más suerte aún, no se le ríen en la cara. y hasta puede que disimulen anotar algo, para sumar papeles de reclamos que ellos mismos saben que no van a ir a ningún lado. Porque los funcionarios de las áreas de Comunicaciones después cobran coimas -de otra forma no se explica- para que siga rigiendo esta sistemática estafa.

Mientras tanto, los candidatos a legisladores no tienen propuestas sobre estos temas. Hablan de cosas que solo a ellos les importan. Pero inventan personajes, como los locos, "María, una vecina de tal barrio, me dijo que..." ¿Nunca tu amiguito imaginario te pregunta por qué no hacés algo para que anden los teléfonos, para que nos dejen de robar con las tarifas, para que dejemos de vivir en el siglo pasado? ¿Siempre te tira flores tu amiguito imaginario? Que suerte que tenés, pero los locos son así...


¡ESTAFARON TELEFÓNICAMENTE A UN ANCIANO!
Esas noticias que nos informan de que alguien se hace pasar, telefónicamente, por un empleado bancario, son graciosas. A TODOS NOS ESTAFAN DÍA A DÍA TELEFÓNICAMENTE, PERO SIN EL CUENTO DEL TÍO, SINO LAS MISMAS EMPRESAS DE TELEFONÍA Y NUNCA VAN PRESOS.