"Hacerles decir a las palabras más de lo que éstas pueden decir"

Rolando Revagliatti-. Antonio Ramón Gutiérrez nació el 29 de mayo de 1951 en la ciudad de Santiago del Estero, capital de la provincia homónima, y reside en la ciudad de Salta, capital, igualmente, de la provincia homónima. Obtuvo su título de Psicólogo en 1982 por la Universidad Católica de Salta, donde además de desempeñarse como profesor en diversas cátedras ha sido Profesor Titular de la Cátedra de Psicolingüística, y es Profesor Emérito desde octubre de 2017. Es docente del Centro de Investigación y Docencia (CID) del Instituto Oscar Masotta dependiente de la Escuela de Orientación Lacaniana de Psicoanálisis. En esta materia es autor de “La precipitación de lo real” (2005), “Lingüística y teoría del significante en psicoanálisis” (2010), e integra el volumen “Soledades y parejas. Luces y sombras” (2017). Además de concedérsele en 2012 el Premio al Mérito Artístico por su trayectoria literaria, otorgado por el gobierno de la Provincia de Salta, recibió, entre otros, el Primer Pre…

Los Kennedy (24)

Yamandú Rodríguez-. El Solitario



Los cañones cierran el río.
Centenares de bayonetas aislan el quebrachal. Es el cordón sanitario tendido por la dictadura para evitar que se propague la altivez.
Solo queda libre la costa, franja ceñuda de pajonales.
Ahora los Kennedy intentan el paso por allí. Gatean en los sitios calvos, aran el lodo, desfilan abriendo a pecho las hilachas del juncal. Mil metros recorren sin ser sentidos. Salen en la primer abra.
Y allí les espera un sujeto haraposo; el solitario. Le han visto siempre a distancia, porque anida en lo más cerrado del malezal. Huye del hombre. Con nadie habla. A nadie quiere. Vive tapiado en su melancolía, en su indiferencia, en su mutismo.
Por qué esta mañana permanece en el claro?
Quien le ordenó esperase a esos cuatro hombres que se acercan sigilosos?
Mario Kennedy sabe que el misántropo no responderá y es casi seguro huya; eso no obstante le pregunta:
- “No has andado hacia el Norte?”
Es sorprendente; ni huye, ni calla.
- “De ese lado vengo” – dice.
- “Qué has visto por allí”?
- “Hay muchas fuerzas tendidas a lo largo del monte. Han desembarcado y dicen que los vienen a buscar a ustedes”.
El rotoso emisario ha cumplido la orden que recibió del genio. Vuelve a su estado salvaje y se borra en la espesura.
Los Kennedy ya saben que el Norte está cerrado también.
Y en fila india, rehacen el camino de la costa.