La hipocresía y lo macabro

Martín Vázquez-. Clima áspero el que se prepara.




La desaparición de un militante en el sur generó una noticia que involucra a Entre Ríos y hasta ahora, pasó sin pena ni gloria.
Un camionero radicó una denuncia en una comisaría de entrerriana diciendo que en Ceibas levantó a Santiago Maldonado porque tenía la bicicleta rota y que luego lo vio en la tele como desaparecido.
Los medios oficialistas porteños se aprestan a difundir la noticia, porque exime de responsabilidad a Gendarmería. Los medios K minimizan la cuestión, como hicieron durante tantos años con Julio López.


Ambos gobiernos, con idéntico cinismo, ofrecen recompensa, como si el problema no estuviera dentro de las entrañas oscuras del mismo Estado. Del propio Estado.
Por cierto, un Estado cuyas zonas oscuras perduran al servicio de los gobiernos que van cambiando.
Y los que ayer fueron gobierno denuncian que los que hoy son gobierno (y mañana denunciarán lo mismo como oposición) operan a través de esas zonas opacas del Estado contra los opositores.
Pero hoy en día se vive un clima distinto. Se cruzó un límite.
La prensa oficialista publica conversaciones de cristina Kirchner con su secretario, al que le pincharon el teléfono en una causa trucha para escucharla a la ex presidenta, las publican como si fuera legal, como si fuera normal, como si no fuera una brutal operación de prensa, de inteligencia y no debiera actuar de oficio la Justicia, con esos fiscales y jueces tan serviles al kirchnerismo ayer, tan serviles al macrismo hoy. Tan elogiados por la prensa oficialista de ayer, tan elogiados por la prensa oficialista de hoy.
En el medio hay gente de carne y hueso que sufre torturas, tormentos, cárceles inhumanas, detenciones arbitrarias, Códigos Contravencionales Fascistas (en Entre Ríos los progres miran para otro lado...) y personas desaparecidas. Tragadas por la tierra. Por la tierra oscura de las zonas oscuras del Estado.



Lo macabro convive con la hipocresía en Argentina. Se llevan bien.
La Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrrich, declara que un grupo de marginales que se reivindican como mapuches y cuyos militantes son un misterio, están ligados a Quebracho, el grupo de la SIDE y la Tupac Amaru, cuya líder está ilegalmente presa, es una presa política por la cual reclaman en todo el mundo ante la indiferencia de los tres poderes del Estado.
La Ministra prepara el terreno.
¿Querrá aplicar la ley antiterrorista?



Con Milani preso por delitos de lesa humanidad, el ejército perdió sus ínfulas de volver a tener poder político, pero se sigue usando para tareas de seguridad interior en las fronteras, porque antes y ahora, los gendarmes van a hacer campaña electoral del partido gobernante en los distritos donde la criminalidad ya no es socia de la policía sino su jefa. Para ordenar un poco las cosas, se mandan a los gendarmes. Mientras tanto, para cubrir las funciones naturales de gendarmería, se manda a los militares. Se viene haciendo desde que se creó el Ministerio de Seguridad, en el 2012.

Volvamos a la escena de Maldonado. Si la denuncia del camionero, como sospechan muchos, es una puesta en escena de la SIDE para desviar la atención. ¿Por qué eligieron Entre Ríos?
¿Por la experiencia de la policía y el gobierno local en montar estos show? ¿No recuerdan que en vísperas de la campaña electoral del 2015 hicieron algo parecido con Gómez y Basualdo?
Hasta el momento de escribir esta nota, el gobierno de Entre Ríos ni siquiera disimulaba que no estaba moviendo un dedo para encontrar a Maldonado.
Es de esperar que la prensa oficialista lo obligue a Bordet a simular algún tipo de actividad y, además, cargar con las sospechas, desviándolas del gobierno nacional.
Dócil, obediente y siempre dispuesto a humillarse, Bordet acatará lo que Patricia Bullrrich le ordene. De parte de Macri.
Aunque probablemente a Macri estos temas le resbalen y ni esté enterado de que "otro zurdito" desaparece en el país donde la hipocresía y lo macabro se dan la mano.

Suscribirse