¿El mate trae cáncer?



Antonina Della Marisa-. En Italia, a una amiga le convidé un mate. Vino una tarde y me encontró con el termo y una taza con una bombilla que me traje de Argentina. Hoy en día se consigue yerba mate en cualquier parte del mundo. No siempre fue así. Y existen una cantidad de páginas de internet de dudo rigor que dicen que el mate trae cáncer. Eso es lo que me dijo mi amigo en Italia y motivó esta nota.



Yerba mate se consigue en todos lados. Por supuesto, que en Europa su consumo no es masivo, así que no se encuentra con la facilidad que se encuentra en Argentina, ni que hablar en Entre Ríos, donde hasta los kioscos venden yerba.
 Lo que no se consigue en el exterior es mate, el recipiente. Menos que menos, uno de calidad. Hay que traerlo de Sudamérica.



Con lo que no conviene viajar, para evitar los seguros problemas en los aeropuertos, es con yerba. Los agentes de control generalmente no saben qué es. Si de por sí es difícil explicarles qué es la yerba mate, imaginate tener que hacerlo en un idioma que el trabajador del aeropuerto no conoce.

A mi amiga le gustó, dijo que le recordaba una bebida de su pueblito natal en el norte italiano, hecha a base de hiervas y con el objetivo de actuar como tónico, especialmente contra la resaca. Por lo que me describió, se trata de algo parecido al fernet cordobés (que en realidad, utiliza una fórmula inventada en Italia), aunque sin alcohol.
Pasaron los días y me llama. Había averiguado sobre el mate y leyó que traía cáncer.


Hace algunos meses, la BBC, la principal cadena pública de Inglaterra y quizás, en tanto cadena pública, del mundo, difundió un informe que aseguraba que el mate trae cáncer.
No es la primera vez que se difunden informes de este tipo.


La provincia de Misiones, según investigué, trató de refutar el informe pero en palabras del entonces gobernador K y hoy diputado nacional macrista. Cero credibilidad. No es de mala pero hasta el aspecto de Maurice Closs da poca credibilidad a cualquier cosa que diga. Sus argumentos fueron políticos, diciendo que había una conspiración inglesa para beneficiar al té en detrimento del mate. Un disparate total.



Desde Paraná, donde se realiza la Fiesta Nacional del Mate, no hubo mayores repercusiones más que una nota de Noticias Entre Ríos riéndose del tema.
Como le explicaba a mi amiga, el informe en inglés, el original, no dice absolutamente nada sobre el mate como infusión cancerígena. Lo que dice es que tomado a cierta temperatura -prácticamente hirviendo- puede generar a largo plazo cáncer.
Específicamente, a una temperatura superior a los 100 °C.
Esta información contrarresta los increíbles efectos positivos del mate. Incluso en lo que hace a sus antioxidantes, es superior al té verde, tan de moda en las grandes ciudades del mundo entre los sectores acomodados.



Vamos de lleno al asunto: el té verde, bebido constantemente a una temperatura superior a los 100 °C trae los mismos potenciales efectos cancerígenos.
Más todavía: CUALQUIER bebida que se beba a esa temperatura durante muchos años, trae el mismo riesgo, porque el problema es la temperatura a la que se bebe, no la bebida. Incluso, una bebida como el mate (y el té verde) en realidad disminuye esos riesgos por sus componentes y propiedades.

Pero veamos: a esa temperatura, beber cualquier bebida es para quemarse. Excepto que uno esté en Suiza o en la Antártida sin calefacción, pero aún así, esa temperatura pasa a ser relativa porque tiene mucho que ver la temperatura corporal. Desde ya que en el Polo tu temperatura corporal no es la misma que en la siesta entrerriana.

Así que basta de verso, el mate no trae cáncer. Lo que trae cáncer es tomarlo quemándose la boca, la lengua, el estómago y la vejiga.
Y eso por supuesto no es aconsejable. Obvio.